Pulpitos encebollados de mamá

Aquí os traigo otra de esas recetas low carb de toda la vida, de sabor soberbio y reconfortante como pocas, que da pereciña hacer pero que todos los hermanos pedimos a mamá cuando nos acercamos a verla…

Es tremendamente sencilla y deliciosa, aunque laboriosa, básicamente porque hay que limpiar los pulpitos, lo cual es una tarea tediosa como pocas – sobre todo si hacéis como yo y compráis muchos de golpe para congelarlos y sacarlos felizmente aquellos días en los que necesitéis sentiros reconfortados 😀

P1050473
Supongo que sabréis limpiar pulpitos, si no, os diré que yo, igual que mi madre, les quito el pico y los ojos y doy la vuelta al caperuzo por si quedase algo indefinido dentro 😉

P1050489

Llegados a este punto, no queda más que sofreír un par de cebollas grandes por Kg de pulpitos en un chorro de aceite de oliva con una guindillita. Cuando esté bien doradita, añadid los pulpos y un chorro generoso de vino blanco y salpimentad. Habrá que dejarlo cocinar al menos media hora, según el tamaño que tengan – idlos probando y acordaos de retirar la guindilla.

P1050474

Si fuera necesario, añadid agua hasta que estén tiernos – que será cuando le añadiréis la mítica “picada” con un puñadito de almendras, avellanas y un ajo.

P1050491

Dejadlo cocinar unos minutos más. ¡Os aseguro que repetiréis!

image

Crackers de semillas y parmesano

Que queréis ofrecer algo para picar (a parte de las socorridas aceitunas) y aquellos torreznos que os quedaron del último partido os parecen poco chic para la ocasión…?? Pues a menos que os apetezca echar un ratillo y hacer alguno de los canapés que encontraréis en entradas anteriores – con los que seguro que seréis alabados el resto de la velada – esta es una buena opción. Fácil, rápida, rica y low carb. Y debo decir que vicia casi tanto como las patatas fritas.

P1050486

No tiene más secreto que el de colocar en una bandeja de horno previamente engrasada una mezcla de semillas y parmesano rallado al gusto (si las ponéis usando un cortador de galletas os quedarán igualicas, pero vaya, tiene su encanto que cada una salga como el destino buenamente disponga). Adivinad cuál de las 3 hice con cortador 😀

image

Hoy he usado una mezcla de semillas de lino dorado, sésamo y amapolas – sobra añadir que la mezcla de semillas no es inmutable, usad las que buenamente tengáis! Si tenéis pipas de girasol no dudéis en echarles unas poquillas, que les sientan estupendamente.

P1050476

Horneadlas unos minutos – no os paséis, que se queman! En 5 minutillos estarán listas para picar o como base crujiente de canapés!

P1050478

No-pasta de harina de boletus

¿Quién dijo que la pasta fresca debía hacerse con harina de trigo? Pues no sé, desde luego más fácil de ligar es (por aquello de las glutelinas y gliadinas que contiene), pero no vamos a rendirnos tan fácilmente. ¡No pasarán! – que decía aquél (sí, “aquél” que nadie sabe quién fue pero que dijo una barbaridad de cosas muy oportunas).

P1050517

Aquí os traigo un intento (pelín fallido, todo sea dicho) de pasta fresca hecha con harina de boletus y huevo.

P1050520

No he usado la proporción típica de 100g de harina por cada huevo – como solo quería probar si sería factible he usado 20g de harina de boletus con medio huevo. Debo decir que horrorosa no queda (tiene una textura y sabor muy agradables) pero es tremendamente difícil de manipular y no creo que compense el esfuerzo. En fin, ¡seguiremos investigando!

Soufflé de queso low carb

Hacía mucho que esta idea me rondaba por la cabeza, pero me faltaba tiempo para experimentar (y moral para lidiar con los inevitables primeros desastres 😀 ).

Llegados a este momento, me atrevo a afirmar que no echaréis de menos el soufflé de queso tradicional (aquellos afortunados que lo tuvierais en vuestro repertorio habitual), y que os convertiréis en adalides del mismo (los profanos en la materia). Vegetariano, sin gluten y low carb. Madre mía, qué rico estaba, ¡no dejéis de probarlo!

P1050481

Para 2 personas (hoy no os digo “o para una persona y un tupper”, ¡que esto hay que comerlo recién hecho!) necesitáis:

  • 50 g de queso (yo usé grana padano en polvo)
  • 2 Huevos grandes (o 3 pequeños)
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 15 g de harina de almendra
  • 5 gramos de harina de coco
  • 200 ml de leche (yo la usé de coco)
  • Sal y pimienta

El primer paso del soufflé es como el de la pasta choux de las lionesas, una bechamel espesa.

P1050475

Empezad por derretir una nuez de mantequilla  en una cazuela, añadid la mezcla de harinas y removed hasta que se forme una mezcla homogénea burbujeante. Verted la leche (si está calentita, mejor) y no dejéis de remover hasta obtener la bechamel. Salpimentad (si queréis, es el momento de añadir los extras, quizás un toque de nuez moscada o de orégano seco).

Cocinad la mezcla durante un par de minutos, a fuego muy lento y sin parar de remover (como haríamos con la consabida masa de croquetas) y reservadla.

P1050479Llegados a este punto, mezclad las yemas con el queso rallado y batid las claras a punto de nieve. ¡Y ya casi está!  Mezclad las yemas y el queso con la bechamel, y por último incorporad las claras, con cuidado y movimientos envolventes. Verted la mezcla en los moldes (que sean altos e idealmente individuales) previamente engrasados y hornead (mejor en la parte baja del horno) unos 20 o 25 minutos (el olor y la pinta os guiarán) a 180ºC. ¡Veréis qué lujo!

image

No os asustéis por las calorías que están calculadas para los 3 soufflés 🙂

No-tagliatelle de calamar con coliflor y salsa de tinta

Y siguiendo la estela del éxito arrollador de la entrada anterior, no podía dejar de probar esta. Y aún a riesgo de pecar de soberbia, debo decir que ha sido otro hallazgo!

Me diréis que la diferencia entre esta receta y una de coliflor con calamar en su tinta es poco menos que infinitesimal, pero qué queréis que os diga, al menos a mi ésta me da mucho más base para la autosugestión. La ilusión de comer pasta es casi completa 🙂

P1050500

Al lío. Tremebundamente fácil. Cortamos el calamar en tiras finitas – podemos cocinarlas en la salsa de tinta, pero para incrementar la ilusión he preferido cocerlas en agua a modo de tagliatelle 😉 Veréis que se cocinan en ná!

Para la salsa: sofrito de cebolla, chorro vino blanco, tinta y chup chup hasta que huela de maravilla. Si os apetece, trituradla y quedará fina y de lo más gourmet.

Y nada más! Servid la coliflor, los tagliatelle y la salsa – una gozada.

image

No-ramen I (de calamar)

Qué reconfortante y qué calentito y qué fácil y qué low carb!!!  Me ha encantado, un absoluto hallazgo, creedme!!

P1050494

¡Fácil! La idea, como a estas alturas habréis sin duda adivinado, es usar calamar cortado a modo de spaghetti para sustituir el ramen. Hay miles de variantes, pero hoy ha tocado ésta (básicamente porque me permitía usar lo que tenía en la nevera/congelador 🙂 )

Hacemos un sofritillo de ajo y jengibre rallados y añadimos el calamar cortadico a modo de spaghetti (se cocinarán en ná!). Y poco más! Lo añadimos a un caldo de pescado (yo aproveché uno de rape que tenía congelado de cuando usé los lomitos para hacer los fabulosos rollitos que tenéis aquí – debo añadir que para alguien que no se lo merecía – en fin, es la vida: te ilusionas, te caes, te levantas, te ilusionas, te caes, te levantas,…!)

P1050498Ya en el cuenco echamos unas rodajitas de chile rojo o verde, la cebolleta (si tenéis, unas tiras de alga nori) y algo de salsa de soja (que sea de la buena, no la bomba de azúcar/trigo con su gluten que intentan colar por ahí). ¡Listo!

image

Mmmmm… Un lujazo para un día de lluvia.