No-arroz con leche low carb

image

Comprenderéis que, habiendo echado mano de los curiosos pseudo-granos de arroz de konjac (más detalles aquí y aquí), no podía dejar de intentar convertirlos en no-arroz con leche.

image

¿Cómo? Sin duda os preguntaréis. Pues muy fácil: infusionando nata con una ramica de canela y echándole el no-arroz en cuestión.

image

La textura no es idéntica (los granos de no-arroz de konjac son más gelatinosos), pero os puedo jurar que el mono de arroz con leche os lo quita. ¡Palabra!

Maki sushi sin arroz VI (con requesón)

Ante el exitazo del maki con no-arroz de queso fresco (razón aquí), me he visto obligada a probarlo también con requesón.

image

Pensé que el sabor no variaría mucho pero la textura se asemejaría más a la del arroz. Y no os lo vais a creer, pero acerté 😀

image

Llegados a este punto, me veo capaz de apañar el podio de los maki sushi sin arroz catados hasta la fecha. Teniendo en cuenta textura, precio y facilidad de manipulación, propongo:

  • Oro: el excelso no-arroz de konjac con aguacate (vedlo aquí)
  • Plata: sin duda el delicioso no-arroz de coliflor con aguacate (ay, qué tendrá el primer amor que nunca se olvida…) que tenéis aquí.
  • Bronce: el estupendo, rápido y fácil no-arroz de konjac con queso crema (aquí)

image

No creáis que este podio implica que ceso en mi empeño de dar con el no-arroz para sushi perfecto, que me quedan muchas ideas de bombero en la chistera por probar 😉

Maki sushi sin arroz V (con no-arroz de konjac y aguacate)

image

Siguiendo la estela del maki de konjac y queso crema (razón aquí) y en mi incansable epopeya en busca del perfecto maki sin arroz, os propongo esta maravilla: sustituirlo por el pseudo-arroz de konjac (o rizoma del no-ser, curiosos aquí) y aguacate triturado a modo de conglomerante.

image

Debo confesar que aunque no sea la más guapa del baile, está delicioso (básicamente porque el consabido konjac no sabe a nada y el aguacate con salmón es una apuesta segura 😛 )

image

Maki sushi sin arroz IV (con no-arroz konjac y queso crema)

Tal como os adelantaba en mi disertación sobre el konjac o rizoma del no-ser (curiosos aquí), también lo venden en formato “arroz” (con idéntica ausencia de proteínas, grasas, azúcares, calorías y sabor).

image

Su textura gelatinosa sin embargo no resulta muy útil para sustituir por sí solo al arroz más bien glutinoso del sushi, así que lo he mezclado con un poco de queso crema. ¿El resultado? Espectacular 😀

image

Aunque “cuidao” con el konjac, que al estar formado casi exclusivamente por fibra vegetal tiene efectos laxantes (no os paséis 🙂 )

image

Casi-sobaos pasiegos low carb

Siguiendo la estela de mi adorada casi-quesada pasiega low carb (razón aquí), no podía dejar de ilustraros con esta estupenda versión low carb de sus paisanos, los sobaos. No quedan iguales, pero sin duda ganarían un concurso de dobles a pesar de ser sin gluten y low carb. Son sencillísimos y un vicio “de cuidao”.

El único contratiempo con el que podéis topar es encontrar capsulillas para sobaos. No decaigáis, que con papel de horno son muy fáciles de apañar. Os dejo aquí un mini “paso a paso”:

image

image

image

image

image

Vale, una vez tenemos las capsulillas apañadas, reunid (para 3 sobaos tamaño cantabruco):

  • 1 huevo
  • 30 g de mantequilla
  • 10 g de tagatosa (o edulcorante al gusto – adaptad la cantidad para 20g de azúcar)
  • 50 g de harina de almendra
  • unas gotas de esencia de vainilla (o idealmente las semillas de media vaina)
  • un pellizquillo de levadura (o no, que a menudo lleva gluten!)

image

Empezad por batir enérgicamente la mantequilla con el edulcorante y añadid el huevo (si hacéis más cantidad, id añadiéndolos de uno en uno). [Si queréis un extra de “bizcochez”, separad la clara de la yema y añadidla con cariño al final.] Verted la almendra molida, la vainilla y la levadura (o no), mezcladlo bien y llenad las capsulillas para sobaos. Metedlos en el horno precalentado a 180ºC y dejadlos unos 10 o 15 minutos (hasta que estén dorados). Veréis qué lujazo…

image

No-empanado XI (de nuez picada)

En esta larga lista de ideas de bombero para sustituir el pan rallado (y de hecho mejorar con creces su sabor y aporte nutricional), no podía faltar mi bienquerida nuez.

image

Qué apañada, sana y deliciosa es. Pues sabed que en modo rebozado no pierde un ápice de esas cualidades.

imageAdemás queda crujiente y sabrosa. Dará igual que el ente susceptible de ser rebozado sea pelín insulso, la nuez lo compensará con creces 😀

No-empanado X (de cebolla deshidratada)

Y seguimos para bingo… ¡Y ya van 10! Aquí va otra opción de rebozado sin pan: la mítica (o no) cebolla deshidratada.

image

¿Cuál es el veredicto? Pues que si lo que sea que queráis rebozar es muy fino y sois defensores a ultranza de la cebolla, éste es vuestro rebozado sin pan. Queda delicioso.

image

Pero si queréis empanar algo de cierto calibre, mejor optad por otro no-empanado, que se quema enseguida.

No-empanado IX (de semillas de amapola)

Aquí os traigo otro rebozado sin pan. Si bien puede que os resulte tan estrambótico como los otros, sabed que queda delicioso y es infinitamente más agradecido que la mayoría (básicamente porque no hay que ir picando frutos secos, basta con abrir la bolsa felizmente).

image

No he decidido aún el podio de los rebozados sin pan, pero sabed que si éste no pilla medalla será por los pelos.

image

Que además las semillas de amapola tienen mucho calcio, hierro y vitamina A. Ahí queda eso 😉

No-empanado VII (de pistacho picado)

Animada por el éxito de anteriores inventos no-empanadiles, aquí os traigo algunos más. Éste con huevo batido y pistachos picados.

image

Aún no me atrevo a apañar el podio definitivo de los rebozados sin pan porque me queda una larga lista de ideas de bombero por catar.

image

Aunque ya os adelanto que éste sin duda tendrá  medalla… 😛

Tocinillos de cielo low carb (o El Reto Repostero fase I)

Para papá, que aún hoy recuerda los dulces que tenía Juanita en la tienda 🙂

A menudo me acuerdo de las sublimes bandejas de repostería que comprábamos en la pastelería Sans de La Bisbal en días merecedores. Rebosaban de lionesas, bizcochitos borrachos, hojaldritos con nata y por supuesto tocinillos de cielo. Pues sabed que me he propuesto (con tiempo y un optimismo exacerbado) apañar una bandeja de repostería low carb a imitación de las de Can Sans. ¿Oís el pistoletazo de salida? Empieza el Reto Repostero Low Carb.

image

¿Se pueden low-carbizar los tocinillos de cielo? Sí. Eso sí, si en lugar de usar tagatosa optáis por otro edulcorante no podréis hacer un almíbar en condiciones. ¡Pero no decaigáis! Echad mano de un poco de gelatina disuelta con el pseudo-almíbar y problema resuelto. La textura no os quedará idéntica, pero tendréis listos los tocinillos a una velocidad vertiginosa y podréis añadirle el edulcorante que más rabia os dé.

image

Hoy he usado dos yemas y un almíbar hecho con dos cucharadas de agua y una cucharadita de tagatosa (así, a ojo de buen cubero). He rellenado moldecitos de mini-flan (tamaño tocinillo de bandeja de repostería) y los he cuajado a baño maría 10 minutejos.

image

Reto Repostero Low Carb fase I superado 😀