“Frigo Pie” low carb

¡Qué regalazo (me hice)! Y es que a día de hoy soy la orgullosa dueña de los moldes para helados retro de Lekué. Entre ellos, éste del mítico Frigo Pie, que procedo a low-carbizar para mi disfrute e inmersión nostálgica subsiguiente 🙂

¿Que cómo se low-carbiza un Frigo Pie? Pues muy fácilmente. Si bien el sabor dista un poco (porque uso fresas de verdad en lugar de nesquick o petit suisse de fresa), os aseguro que me quita el mono de Frigo Pie y me traslada a épocas… no sé si “mejores”, pero ya sí bastante “lejanas”, igual que uno de verdad.

Para un precioso y riquísimo Frigo Pie low carb, he usado:

  • 20g de mascarpone
  • 20g de nata para montar
  • un puñaíco de fresas
  • edulcorante al gusto (yo he usado una cucharadita de tagatosa)

El proceso, como seguramente imaginaréis, es tremendamente sencillo: trituradlo todo y al molde con ello. Congeladlo un par de horas y ya podréis disfrutar de un Frigo Pie low carb sin el más mínimo atisbo de culpabilidad. Sí debo decir que si os molestáis en “heladearlo” previamente (con heladera o rompiendo los primeros cristales de hielo manualmente) a volcarlo en el molde, quedará tan cremoso como el de verdad.

“Calippo” de fresa low carb

Qué mejor manera de estrenar mis maravillosamente nuevos moldes de helados retro de Lekué que con el eterno Calippo… Hoy en su versión “fresa”.

Necesitáis licuar unas fresas con zumillo de limón, agua y edulcorante. Meted la mezcla en el molde y al congelador con él.

Sí debo decir que si os molestáis en “heladearlo” previamente (con heladera o rompiendo los primeros cristales de hielo manualmente) a volcarlo en el molde, quedará igualico al de verdad.

En un par de horas tendréis un calippo de lo más fácil, saludable, sin lácteos, sin huevo, sin frutos secos, sin gluten, vegano y low carb.

Y si en lugar de Calippo queréis hacer un maravilloso sorbete de fresa, tenéis dos opciones:

  1. echarla en una heladera que la sorbetice felizmente o

2.  a la vieja usanza (metiendo la mezcla en un molde y yéndolo removiendo conforme se congela para romper los cristales de hielo).

Veréis qué gozada.

Fajitas low carb I (de tortilla de lino)

¿Que tenéis mono de fajitas? Pues no flaqueéis, que con estas tortillas low-carbizadas sin maíz ni almidón podréis envolver felizmente rellenos varios sin el menor atisbo de culpabilidad.

Sí, de nuevo recurrimos al huevo en nuestra particular odisea low-carbizadora, pero es que es tan versátil y maravilloso…  Haremos las tortillas de no-maíz con huevo batido, semillas de lino molido (una cucharada por cada huevo) y (opcionalmente) un chorritillo de leche de linaza (razón aquí).  Una vez felizmente tortilleada, podéis proceder a rellenar la fajita con lo que buenamente os apetezca.

Esta versión tiene la ventaja de aceptar rellenos carnívoros y piscívoros por igual, no como la versión low carb de su primo el taco (que tenéis aquí). Es perfecta para apañar una cena rápida pero maravillosamente low carb.

Calabacín relleno

Ni yo misma atino a comprender cómo no había publicado antes esta insigne receta… Aunque no es el súmmum de la creatividad, queda deliciosa y admite mil variaciones.

Si además usáis calabacines redondos, además de delicioso quedará monísimo. ¡Usad un sacabolas para vaciarlo!

Cocedlos un cuarto de hora en el horno a 180ºC antes de rellenarlos (y después otro). Hoy los he rellenado con pisto (confieso que soy pisto-adicta), así que además de low carb es vegano. Probadlos con una boloñesa o carne picada y calabacín, veréis qué triunfo 😉

“Toad in the hole” low carb

Para Anthony, mi inglés favorito. Gracias 😗.

Aquellos que os hayáis prodigado por tierras británicas probablemente conozcáis el famoso “toad in the hole” (que curiosamente se traduce por “sapo en el agujero”), una receta de las de toda la vida (de allí ) que básicamente es una especie de quiche inglesa de salchichas.

Si os gustó la shepherd’s pie (razón aquí), o si queréis conquistar a un/a británico/a sin engordar excesivamente en el proceso, no dejéis de probar esta versión low carb del “toad in the hole”.  La textura no es idéntica puesto que no podemos usar hojaldre para la base ni harina para la masa, pero sin duda el/la interfecto/a lo achacará a vuestra “no-britanicidad” y agradecerá igualmente el detalle 😀

Necesitáis:

  • Masa quebrada low carb para la base (vedla aquí)
  • Huevos
  • Una cucharada de almendra molida por huevo
  • Una cucharadita de lino molido por huevo
  • Si tenéis, una cucharada de leche de linaza (vedla aquí)
  • Un chorritillo de nata líquida por huevo
  • Salchichas a discreción
  • Sofrito de cebolla y/o puerro
  • Toque de queso para gratinar

Nota: Si vuestro/a británico/a es muy purista mejor obviad los últimos dos ingredientes 😉 

El proceso es tremendamente simplón. Haced la masa quebrada y dejadla en la nevera mientras hacéis el sofrito de cebolla. Mezclad los huevos, la almendra, la nata y el sofrito. Cubrid un molde engrasado con la masa aplanada y verted la mezcla. Colocad luego las salchichas sobre ella y hornead unos 20 minutos o media hora según el tamaño. Y listo. Tendréis vuestro sapo en el agujero felizmente low-carbizado a punto (vuestro/a británico/a caerá rendido/a sin remedio).

Taco crujiente low carb

Mmm… Los que penséis que es imposible hacer un taco crujiente, apetitoso y bajo en carbohidratos, echad un ojo a esto: sin maíz, sin gluten, sin huevo, sin frutos secos y low carb.

El proceso es parecido al de la tulipa caprese (vedlo aquí), pero con dos diferencias:

  • haremos la torta con parmesano y con semillas de lino molido (le aportarán un extra de crujiente) y
  • en lugar de poner la torta sobre un bol, la pondremos sobre un mango de sartén (o similar).

El relleno obviamente admite mil variaciones, aunque quizás el sabor más bien quesero del taco en sí limita un poco la variedad “pescadil”.  Sí os diré que si el plan es meterlo en un “tupper” para llevároslo mañana al trabajo, mejor optad por la versión “fajita” (vedla aquí), que el taco está tremendo pero si lo calentáis al microondas se deshará el parmesano (y aunque estará buenísimo igual, perderá su “taqueicidad” 😉 )

Hoy me he decantado por un taco de salchicha, cebolla, pimientos y salsa picante. No me odiéis si os digo que estaba de rechupete 🙂

Leche de semillas de lino dorado

Sí, llegó la leche low carb perfecta: sin lácteos (obviamente 🙂 ), sin frutos secos, sin huevo, vegana y exageradamente low carb… Además es ridículamente fácil y veloz (sólo requerirá pelín de tiempo la limpieza instrumental posterior).

Necesitáis un par de vasos de agua por uno de linaza, toquecillo de canela y edulcorante al gusto.

El proceso es simple: metedlo todo en una licuadora y dadle caña unos minutos. Colad la leche (o no), y listo.

Para aquéllos que no la hayáis probado, os diré que muy sabrosa no es, pero si no podéis comer frutos secos os sentará estupendamente (y flanes, quiches y postres no-lácteos low carb os quedarán de rechupete…) ¡A modo de café con leche también queda bueno!