Archivo de la categoría: No-patatas

‘Nicht-Kartoffel’salat II (con berenjena)

Qué rica está la berenjena… Y sí, como ‘no-patata’ en esta opción de nicht-Kartoffelsalat (o ensalada de patata alemana)  queda de rechupete. La hice con las berenjenas al horno que me sobraron de la ensaladilla rusa (podéis ver cómo las hice aquí).

P1040584

De hecho, si os soy sincera me gusta mucho más que esta opción con palmitos. Si bien la textura no es harinosa como la de las patatas cocidas, ¡sin duda os encantará!

P1040613

El procedimiento es el mismo, solo que en lugar de mezclar los ingredientes con los palmitos, se mezclan con los daditos de berenjena al horno: una cena rápida y deliciosa 🙂

P1040617

Ensaladilla rusa low carb (con no-patatas de berenjena)

Ahora que se acerca el buen tiempo, ¿quién echa de menos una buena tapa de ensaladilla rusa? Yo no, desde luego, porque esta opción es más que capaz de librarme del “mono” 🙂

De hecho, creo que me gusta incluso más que la versión con patata.

P1040584

Como supongo habréis intuido al leer el título, la idea es tan simple como sustituir la patata cocida por berenjena blanca (o negra, queda estupenda también) al horno (queda más sabrosa y menos chorreosa que cocida).

Para un par de platos, necesitamos:

  • 1 berenjena
  • 1 latita de atún en aceite
  • 1 huevo duro cortado a daditos
  • una zanahoria cortada a daditos
  • un puñado de guisantes congelados
  • 1 salchicha de frankfurt (sin féculas ni azúcar) cortada a daditos
  • un puñado de aceitunas (si las tenéis rellenas de anchoa, mejor que mejor)
  • una cucharada de mayonesa

Empezamos encender el horno a 180º y cortar la berenjena a tiras, salarla y dejarla unos minutos que suelte el agüilla y el amargor. La secamos y la cortamos en daditos y los colocamos en una bandeja de horno engrasada. Los horneamos unos 10 o 15 minutos (según el tamaño de los daditos) hasta que estén tiernos.

P1040595

Mientras se hornea la berenjena, cocemos la zanahoria y los guisantes y los reservamos. Solo quedará mezclarlo todo, coronarlo con un poco de perejil picado y proceder a darse el gustazo.

P1040619

No-patatas fritas I (de berenjena)

Sí, existe una manera de comer no-patatas fritas de berenjena fácil, rápida y que las dejará tiernas y apetitosas. Además, de paso evitará que absorban todo el aceite de la fritura como viles esponjas. ¿Cómo? Os preguntaréis. Pues existe un truquillo para que queden así de deliciosas, y consiste básicamente en sumergirlas media horilla en cerveza después de cortarlas.

P1040469

Alguno dirá que si no va a ser peor el remedio que la enfermedad, pero puedo aseguraros que no. Como secaremos bien las berenjenas después del baño, los restos de cerveza en la misma serán ínfimos (aunque mejor sustituidla por gaseosa si sois celíacos o alérgicos/intolerantes al gluten). La cerveza por su parte tendrá un sabor poco apetecible y si cabe más amargo aún, por lo que no tendremos tentaciones de bebérnosla. Yo por si acaso la uso a temperatura ambiente, así no hay miedo 🙂

En el resultado final, la cantidad de carbohidratos es prácticamente negligible (a parte de los que buenamente aporta la berenjena y la harina de coco).

Aclarado esto, al lío. Necesitamos:

  • Un platico con cerveza
  • Una berenjena cortada en tiras – así el autoengaño es completo
  • Harina de coco para rebozar

P1040472

Luego la cosa no hace sino simplificarse aún más, puesto que solo queda secarlas bien con papel de cocina, pasarlas por la harina de coco, freírlas en aceite abundante, escurrirlas y salarlas. ¡Veréis cómo no volvéis a echar de menos las patatas fritas!

P1040491

Sin gluten, sin huevo, sin lácteos y low carb. Tengo en tareas pendientes encontrar una manera fiable de hacerlas más crujientes por fuera, pero desde luego el sabor es suculento, ¡y basta para matar el mono de patatas fritas!

P1040493

Low carb shepherd’s pie (con puré de no-patatas)

No diré que es una receta rápida, pero sí fácil y muy agradecida (además el resultado nada tiene que envidiar a la shepherd’s pie original de puré de patatas).

P1040374

Para los que os preguntéis qué leche es una shepherd’s pie, os diré que es un pastel de carne y puré típico inglés (lo cual, por una vez, no implica en absoluto que sea poco recomendable para paladares exigentes 🙂

Para una shepherd’s pie mediana (para dos comensales bien avenidos o un comensal y un tupper):

P1040342

  • Puré de no-patatas de media coliflor (ver receta aquí)
  • 100 g de carne picada
  • 1 cebolla
  • 1 zanahoria
  • 1 par de ajos
  • 1 tomate rallado
  • 1 vaso de vino tinto
  • queso para gratinar

Empezad por sofreír la cebolla y la zanahoria picadas en un chorrillo de aceite de oliva.

P1040345

Cuando empiecen a dorarse, añadid los ajos picados, dadle un par de meneos y haced lo propio con el tomate. Dejadlo sofreír unos minutos y añadid la carne. Dejad que se cocine un poco y verted el vino.

P1040356

Removiendo de vez en cuando para que la carne quede bien desmenuzada, dejadlo hasta que se evapore el vino y empiece a oler de vicio. Salpimentad. Llegados a este punto, sólo queda montar el pastel. Sobre un molde apto para horno, colocad el relleno de carne y cubridlo con el puré.

P1040360

Coronadlo con queso rallado (si os gusta, el tipo parmesano le queda de vicio).

P1040363

Y al horno con ella unos 15 minutos (dadle un toque final con el gratinador).

P1040372

Listo. Sin gluten, sin frutos secos, sin huevo y low carb: es uno de esos platos que te proporciona una sensación inmediata de confort.

P1040378

Además tiene la ventaja de que congelado queda estupendo, no como su versión “original”. ¡Veréis como repetís!

Puré de no-patatas I

Sí, de nuevo mi bien hallada coliflor. Y sí, de nuevo puedo afirmar que la idea es apta para paladares poco amantes de las coles.

P1040310

No tiene más misterio que el de cocer la coliflor, triturarla, echarle un poco de mantequilla o queso crema y salpimentar al gusto. Si estáis de buenas, con un toque de puerro queda de lujo.

P1040327

Usadlo para acompañar carnes y pescados, o para sustituir el puré de patatas en general. ¡Probadlo con un toque de aceite de oliva y pimentón dulce!

Tortilla de no-patatas II (de bambú)

Aquí la tortilla de no-patatas ‘round two’. Si bien debo decir que una vez probadas ambas versiones me quedo con la primera,  que queda más suave (el bambú tiene un sabor menos camuflable), ésta tampoco está mal (quita el mono de tortilla de patatas también).

P1040141Para darle un toque usé, además del bambú, una cebolla, una puntita de jengibre rallado y una guindilla. No tenéis más que cortar la cebolla en juliana y sofreírla en un chorro de aceite con el jengibre.

P1040145Cuando esté doradita, añadidle el bambú y dejadlo cocinar unos minutos más (viene cocido, aseguraros de escurrirlo bien, ¡que el agüilla con la que viene huele a cloaca! 🙂 )

Y poco más, mezcladlo todo con un par de huevos salpimentados  y freídlo (seguro que todos sabéis cocer una tortilla y darle la vuelta felizmente).  Quizá si preferís los sabores fuertes os guste más la versión II, ¡quién sabe!

P1040158

‘Nicht-Kartoffel’salat (ensalada alemana de no-patatas) I

P1040030

Aquí otra de las típicas recetas de emergencia que en un plis te sacan de cualquier apuro (quizá no la elegiría para celebrar que me acaba de tocar la lotería, pero es más que recomendable para un día en que las ganas de tirarse horas en la cocina brillen por su ausencia). Esta variante tiene la ventaja añadida de ser aún más veloz que la ensalada alemana de sí-patatas, porque nos ahorramos cocerlas. Os reto a encontrar una cena más rápida y fácil (además de sin gluten, sin lácteos, sin frutos secos y low carb).

P1040020

Necesitamos (para dos personas o una persona y un tupper):

  • Un frasco de palmitos
  • Unos de pepinillos encurtidos
  • Una cebollita
  • Un par de gajos de manzana ácida
  • Una salchicha alemana (las de buena calidad tiene cantidades ínfimas de carbohidratos, ¡comparadlas antes de comprar!)
  • Un huevo duro
  • Mayonesa y mostaza de Dijon (a mi me gusta en proporción 4:1, pero va a gustos, probadla a ver cómo la preferís)
  • Perejil (el cebollino le sienta de lujo también)

P1040025

La receta se limita a: cortad  en cuadraditos los palmitos, la manzana, la salchicha y el huevo duro (escurrid bien los palmitos, de hecho si les dais un toque de grifo y luego los secáis, mejor que mejor: se notará menos el ácido cítrico de la conserva). Picad la cebolla y el perejil (o el cebollino). Mezcladlo todo, salad y añadid la mayonesa con mostaza. ¡Listo! Debo decir que la textura no es la misma (la patata cocida queda harinosa, el palmito es mucho más crujiente), ¡pero queda la mar de ‘apañao’!

Tortilla de no-patatas I (de hinojo)

Bueno, aquí el primer intento de aplacar mi ansia por una buena tortilla de patatas. No decaigáis si no sois fans del hinojo, que tengo muchas más ideas de bombero en la chistera 😉

P1030993

Sinceramente, el resultado es muy satisfactorio (teniendo en cuenta que se trata de mi primer acercamiento al mundo de las no-patatas).

P1030978

No creáis que el engaño es absoluto: no despistaría a un experto en la materia (ni a un semi-profano tampoco), aunque desde luego queda muy rica. No se aprecia apenas el sabor del hinojo. Eso sí, ¡no escatiméis con la cebolla!

Para una tortilla pequeñuza, han caído:

P1030980

  • 2 huevos
  • un bulbo de hinojo
  • una cebolla mediana
  • una guindilla (para darle algo de alegría, que el hinojo es sosete)

El procedimiento es sencillo, limitaos a cortar en juliana la cebolla y el hinojo y a sofreír la primera en aceite (con la guindilla) mientras cocéis el segundo en agua hirviendo con sal (unos 10 minutos, para ablandarlo un poco antes de freírlo).

P1030986

Escurrid el hinojo, mezcladlo con la cebolla ya casi sofrita y dejadlo cocinar 10 minutejos más. Retirad la guindilla y ya tendréis listas las no-patatas con cebolla para proceder felizmente al “tortilleo” 😀

P1030992

Una cena rápida y apetecible (más que capaz de aplacar vuestro anhelo de tortilla de patatas).