Archivo de la categoría: Para ovívoros

Desayuno low carb XXXI: Revuelto de espárragos trigueros, cebolleta, semillas y pipas

¡Para los que andáis buscando ideas de desayuno low carb!

Imaginaos rompiendo el ayuno nocturno después de una noche de sueño reparador con un vigorizador café a prueba de balas humeante y un jugoso revuelto con espárragos trigueros… ¡Ñam, ñam!

Imaginaos también que llevarlo a la mesa no os haya supuesto más de 10 minutos de ultra-valioso tiempo mañanero. Asumiendo que duermo sola, no se me ocurre mejor manera de empezar el día 😀

No sólo es un desayuno nutritivo con una burrada de fibra que será convenientemente adorada por vuestra microbiota intestinal, también os aportará cantidades estratosféricas de nutrientes y una energía y bienestar impagables.

Además es fácil a rabiar, la posibilidad de que salga mal es poco menos que inexistente. Por cada desayunador-low-carb a dopar necesitaréis:

  • un par de huevos (idealmente de gallinas felices)
  • una cebolleta
  • un manojillo de espárragos trigueros
  • una cucharada de mezcla de semillas y/o pipas
  • aceite, sal y pimienta

No tenéis más que saltear la cebolleta y los espárragos un par de minutos en un chorrillo de aceite, añadir los huevos batidos salpimentados con la mezcla de semillas y “revolverlo” todo. ¡Y ya! Desayuno low carb extra-fibra-saciante-nutritivo-vitamínico listo y desayunador-low-carb dopado y listo para salir al mundo 🙂

Malfatti low carb II (de queso fresco de oveja, espinacas y olivas)

Siempre me invade una enorme ola de gratitud hacia quien me contacta porque una de mis recetas no le ha salido bien, tanto por la ilusión que me hace que lo haya probado como porque se haya tomado la molestia de hacérmelo saber a pesar del chasco. Así que esta versión de los malfatti low carb va para Locura Sana, gracias 🙂

Hoy tenía una misión:  volver a medir los ingredientes de los malfatti de ricotta y espinacas, porque una nunca sabe si su tendencia a la ensoñación puede provocar un error garrafal en la transcripción de las “recetas a ojo” al blog. Pero mi misión empezó a parecer una carrera de obstáculos en el simple proceso de adquirir los ingredientes. No encontraba ricotta ni p’atrás.

Decidida a no darme por vencida, opté por apañar una versión sustituyendo el ricotta por queso fresco de oveja (de textura y humedad muy parecida al ricotta). El objetivo era medir las cantidades de la base de queso, huevo y almendra de los no-gnocchis o malfatti procurando mantener la mente centrada en la tarea e intentar dilucidar el misterio de por qué no salía la receta de los primeros malfatti¹. Idealmente, las cantidades se podrían extrapolar a cualquier relleno que aportase una proporción parecida de humedad y viscosidad (ricotta y espinacas incluido).

El resultado de la prueba empírica ha sido (y me ha encantado):

  • 50 gr de queso fresco de oveja
  • 1 huevo
  • 3 cucharadas de almendra molida
  • 1 cucharada de lino molido (sustituible por otra de almendra)
  • 1 cucharada de parmesano (o grana padano) en polvo
  • Sal y pimienta
  • Unas hojas de espinacas pasadas un minuto por el micro
  • 3 ó 4 olivas negras a cachillos

El proceso es idéntico al de los malfatti que le precedieron: mezcladlo todo, haced bolitas y cocedlos al vapor (yo los pongo en la vaporera para microondas un minutillo). Sin gluten y low carb, quedan de lujo tanto salseados como a palo seco a modo de buñuelo y se hacen mucho más rápido y fácilmente que sus primos de harina 🙂

  1. El misterio se dilucidó²: pensando seguramente en cierto sujeto que desde luego no se lo merecía, puse que se hervían en lugar de hacerse al vapor…
  2. ¡Mea culpa!

Desayuno low carb XXIX: Tortilla francesa rellena de huevo escalfado en 2 minutos

Qué fácil, veloz, reconfortante, saciante, nutritivo y delicioso desayuno low carb, por favor. Encima la yema sin cuajar os aportará una dosis extra de colesterol sin oxidar que os sentará estupendamente.

El proceso no puede ser más simple:

  • batid un huevo y salpimentad (para darle un aporte extra de salud, añadidle  un poco de cúrcuma en polvo)
  • echadlo en la sartén con un chorrillo de aceite o una nuez de mantequilla
  • colocad encima un huevo sin batir
  • cubrid el huevo sin batir con la tortilla con cariño
  • acabad de “tortillear” con amor
  • salivad a lo bestia mientras lo servís
  • desparramad la cremosa yema al cortar la tortilla
  • desayunad felices
  • lamed el plato y suspirad alegremente saciados

Con un poco de berenjena (si la hacéis al micro en 6 minutos está) bien remojada en la yema resulta una auténtica delicatessen. Así sí da gusto salir a afrontar lo que fuere que el día aguarde 🙂

Buñuelos de acelga II (con piñones y queso azul)

Por si os entran unas ganas tremendas de buñuelos de acelga low carb (cuando los probéis lo entenderéis), pero os habéis olvidado de comprar parmesano (como me pasó ayer a mí), sabed que con queso azul y piñones quedan buenísimos también.

La receta es la misma que para la versión sin harina de buñuelos de acelga, pero sustituyendo el parmesano por queso azul suavecito, añadiendo unas semillas de sésamo negro y un puñado generoso de piñones.

Perdonad la falta de modestia, ¡pero han quedado buenísimos!

Coulant de no-patata con butifarra, pulpo y yema

Por favor, mirad qué exquisitez e imaginaos el bocado perfecto: cremosa coliflor y sublime butifarra coronadas con delicioso pulpo, todo envuelto en untuosa yema templada y aderezado con el crujir de la sal gorda y el dulzor del pimentón. Una delicia…

Sabed que esta idea está básicamente copiada del blog “Mi blog de pintxos” de Astrid, una fuente inagotable de ideas cuya autora lamentablemente nos dejó ya. El pintxo es idéntico al que ella proponía, pero sustituyendo los gajos de patata por coliflor. Para ti va, gracias por compartir tus deliciosas ideas 😘

Como seguro apreciáis, este pintxo resulta perfecto para impresionar invitados (y al mismo tiempo nutrirlos de un modo convenientemente low carb). Sabed también que la magnitud de la “deliciosidad” del resultado supera con creces el esfuerzo/tiempo/dinero empleados, por lo que recomiendo encarecidamente que lo probéis.

Para un par de coulants, necesitáis:

  • dos huevos
  • un par de floretas de coliflor
  • una butifarra (no es por fastidiar, pero si encima es como la excelsa butifarra del Narcís de Corçà, se os abrirán las puertas del cielo con el primer bocado)
  • una patica de pulpo cocido (o media si es tamaño gallego)
  • sal gorda, pimentón y chorrillo de aceite de oliva

Para aseguraros de que la yema quede cremosa y el resto bien cocinado, yo aconsejo hacerlo por partes (que la gracia es que  la yema se desparrame ante el estupor de los afortunados comensales):

  1. Coced la coliflor (en el micro se hace en un plis) y hacedla migajas.
  2. Desmenuzad la butifarra, colocadla de base en un molde cortador y horneadla unos minutos hasta que esté dorada y tremenda.
  3. Separad con amor la clara de la yema y aprovechad la primera para hacer una mousse, un merengue o una pizza low carb.
  4. Cortad el pulpo en cachillos.

¡No queda más que montar el pintxo! Colocad sobre la butifarra ya cocinada las migas de coliflor a modo de lecho para la yema (y la yema) y salpimentad. Cubridlo todo con los cachillos de pulpo y dadle un toque de gratinado (sólo un toque, que no se cocine la yema).

¡Listo! Coronadlo con sal gorda, pimentón dulce y aceite de oliva… Os prometo que se convertirá en una de las recetas más solicitadas por vuestros suertudos invitados.

Huevos al nido low carb V (con no-patata paja de puerro)

Sin desmerecer los “huevos al nido” low carb que lo han precedido, que también están tremebundos, debo decir que ninguno antes de éste habría colado como “nido”. Y es que las ultra-crujientes y sabrosas no-patatas paja de puerro lo imitan a la perfección.

Para hacer los nidos me he limitado a darle cierta forma a las no-patatas paja de puerro a modo de lecho-de-paja-más-o-menos-tal-como-caiga y ponerle un huevo pasado por agua en medio.

Mirad qué maravilla de desayuno (con bulletproof coffee incluido)… Así sí puede una salir a la calle a afrontar desventuras y lo que se tercie 😀

Low carb Scottish eggs (huevos a la escocesa low carb o el desayuno de los campeones)

Pocas cosas en esta vida son más saciantes que los celebérrimos huevos a la escocesa, con la clara bien cocida, la yema cremosa, cubiertos de carne picada y convenientemente rebozados.

Son una auténtica bomba que todo el mundo adorará y que podéis low-carbizar felizmente obviando el rebozado de pan rallado.

Hoy me he decidido por el no-empanado de almendra y lino, aunque cualquiera de los no-empanados de frutos secos picados o semillas quedará genial.

Para que los huevos queden con la yema jugosilla a pesar del rebozado, cocedlos de 3 a 4 minutos (según el tamaño) y cortad la cocción sumergiéndolos en agua fría unos minutos.

Peladlos con mucho amor, cubridlos con carne picada y rebozadlos en huevo batido y vuestro no-empanado favorito.

Freídlos en aceite de oliva (o un par de cucharadas generosas de manteca de cerdo) bien caliente.

Listo. Puedo prometer y prometo que no tienen nada que envidiar a los originales con pan, que no dejarán a nadie indiferente y que saciarán los estómagos más hambrientos. ¿Oís la gaita a lo lejos? Dejaos conquistar por el espíritu escocés con el estómago feliz 😀

Flan de pimientos con acelgas y atún

Si andáis buscando un entrante fácil, sabroso, nutritivo, fresquito y que podáis preparar con antelación, probad este delicioso flan de pimientos. Que además acepta mil variantes y rellenos, así que podréis hacerlo con casi cualquier cosa que tengáis en la nevera y es perfecto como “aprovechador de restos varios”.

Yo hoy tenía un delicioso pimiento escalivado, un lomillo de atún congelado y unas acelgas cocidas. Le he dado un garbeíllo al atún para sellarlo y lo he mezclado todo con dos huevos batidos y un chorrillo de nata.

He vertido la mezcla en un molde de aluminio engrasado (que facilita el desmoldeo porque se puede romper felizmente 🙂 ) y he horneado el flan a 180ºC alrededor de media hora.

La próxima vez tendré en cuenta a mi yo del futuro y haré más cantidad, que ha durado segundos y me ha sabido a poco.

Casi-crêpes low carb II (con harina de sésamo)

Si os estáis preguntando si vale la pena comprar un cargamento de harina de sésamo cuando la encontréis por ahí, la respuesta es un sí rotundo. Qué rica, por favor. Ya la usé felizmente para rebozar espinas de sardina y me encantó, pero en modo crêpes queda deliciosa también.

Me he limitado a batir un huevo con una cucharada de yogur y otra de mi recién descubierta pero inmediatamente adorada harina de sésamo y poner un par de cucharadas de masa en la plancha con una nuez de mantequilla.

¿Sabéis cuando (muy de vez en cuando) las cosas salen curiosamente bien sin apenas esfuerzo? Pues estas crêpes son la encarnación de esa situación: sin gluten, sin frutos secos y milagrosamente low carb.

“Injera” low carb (no-pan etíope)

El injera es un pan plano etíope, mucho más jugoso que las tortillas de maíz mexicanas o el naan indio. El original se hace con harina de trigo pero, incansable en mi epopeya particular, hoy os traigo una versión sin gluten, sin frutos secos y low carb.

Lo más cerca de Etiopía que he estado es el restaurante Addis Abeba de Barcelona, pero parece ser que allí este pan se utiliza a modo de bandeja deliciosamente comestible. Así que (aunque las proporciones bien serán válidas para unas mini-crêpes), la idea es hacerlo bien grande para poder distribuir sobre él delicias etíopes varias.

Me ha encantado, la verdad. Para probarlo, necesitáis:

  • 2 huevos
  • 3 cucharadas de harina de soja
  • una puntita de bicarbonato
  • 2 cucharadas de leche de coco
  • una pizquilla de sal
  • aceite de coco para la plancha

Batidlo todo y a la plancha con ello. Vale la pena asegurarse de que toda la superficie está bien engrasada (con una brocha de silicona, por ejemplo), así vuestro “yo” del futuro no os maldecirá cuando le toque darle la vuelta 🙂