Cerdito de casi-pan de Cádiz bastante low carb

Para mamá. Porque seguir una dieta sana no está reñido con ser fiel a las tradiciones, este año también tendrás tu cerdito. Ha salido curtidito por fuera y dulce por dentro… igualico que yo 😘

He aquí mi versión bastante low carb del delicioso (y ultra high carb) cerdito navideño de mazapán/casi-pan de Cádiz. En lugar de rellenarlo de boniato, membrillo y/o frutas escarchadas, viene “low-carbmente” repletillo de pseudo-mazapán de calabaza con canela, frambuesas y chocolate negro.  ¿A que suena bien? Pues os aseguro que sabe mejor… 😛

Para un cerdito medianito (no conviene pasarse, que aunque sea bastante low carb un piquillo de insulina sí caerá) necesitáis:

  • de cuatro a seis cucharadas de harina de almendra (según el tamaño de las claras y la humedad de la almendra)
  • edulcorante al gusto (yo le he echado una cucharadita de xylitol)
  • dos claras de huevo (¡guardad las yemas para pintar!)
  • ralladura de naranja y/o limón
  • mazapán de calabaza low carb con chocolate negro picadico (idealmente 100%, para compensar)
  • frambuesas

Empezad por amasar la almendra con la clara, el edulcorante y la ralladura hasta formar una bola manejable (debe quedar como plastilina) y dejarla reposar una horica en la nevera. Podéis aprovechar para apañar un poco de mazapán de calabaza para rellenar y echarle chocolate picadito con alegría.

¡Llegó el ansiado instante de empezar a “cerditizar”! Es un momento feliz (con un grado de satisfacción comparable sólo al de partirlo y probarlo)! Coged un buen cacho del mazapán de almendra y aplanadlo un pelín (reservad la mitad para cubrirlo y un cachillo de masa para las orejas y el rabillo).

¡Y el cerdito está listo para rellenar! Empezad por poner un buen pegote del delicioso mazapán de calabaza con canela low carb y extenderlo (con cuidado o a lo bruto, dará un poco igual). ¡Que sea un cerdito gordito y alegre!

Colocad encima una hilerilla de frambuesas y formad el cerdito cubriéndolas con el resto de la masa (esta vez sí, mejor con cariño). Llegó el momento ya de dar rienda suelta a vuestra creatividad y darle forma al cerdito. Como la escultura no es una de mis habilidades, me limito a apañarle un morrico y ponerle un rabillo y unas orejas.

Cuando el cerdito se ajuste a lo que dicte vuestro criterio artístico, pintadlo con la yema y horneadlo una media horica a 180ºC (o hasta que esté doradito). Veréis qué delicia: navideño, sin gluten, sin lácteos, paleo y bastante low carb (además de crujiente por fuera y jugoso por dentro)… Brutal. Se ha convertido en mi nueva tradición de navidad.

2 comentarios sobre “Cerdito de casi-pan de Cádiz bastante low carb”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *