Paleo-coca “cumple-deseos” de San Juan (para que caiga esa breva)

Y después de la bella noche del solsticio de verano, un San Juan como manda la tradición: con una buena coca. Pero esta no lleva harina de fuerza, ni levadura de panadería, ni, por supuesto, aquellas hiperdulces-y-casi-plastificadas frutas escarchadas (que ni siquiera yo, una adicta al azúcar reconocida, echo demasiado de menos). Y tampoco es un mazacote que haya que remojar en ningún brebaje para poder ser ingerido 😊.

No, la que yo os propongo es una versión “coquificada” de mi muy celebrada tarta de calabaza, tuneada con un extra de cáscara de limón rallada y un generoso pellizco de mezcla de especias garam masala, coronada con unas primorosas brevas y abarrotada de exquisitos piñones. Perfecta para dar la bienvenida al verano con una buena dosis de ilusión, ternura y antioxidantes.

Y es que… ¿cuántas veces habéis pensado un deseo seguido de un resignado “no  caerá esa breva”? Centenares, ¡seguro! Pues sabed que, algunas veces, los astros se alinean y, contra todas las previsiones, las brevas caen.

Así que, puestos a esperar, que sea celebrando San Juan con esta suculenta coca y brindando por los deseos que lanzasteis al aire la noche anterior. No os puedo asegurar que se cumplan, pero sí que disfrutaréis de la dulzura del bocado sin apenas un atisbo de culpabilidad.

La he bautizado como “cumple-deseos” porque es en sí misma un deseo cumplido: una coca preciosa, además de deliciosamente melosa, sin gluten, sin lácteos, sin azúcar, paleo y bastante low carb. ¿Qué más se puede pedir? Vale, sí, a mí también se me ocurren un par de ideas, pero esta tiene la ventaja de que obtenerla solo depende de vosotros. ¡Feliz verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *