“Panellets” low carb

Y con el otoño llegan los ubicuos (al menos en Cataluña) “panellets”, unas bolitas de mazapán tradicionalmente rebozadas en piñones o almendra picada.

img_3842

Hoy día los hacen de chocolate, café, naranja y todo lo que se os pueda ocurrir, pero yo soy una antigua 🙂

La masa se suele hacer con almendra picada, yema de huevo, azúcar glass y patata cocida. Hoy me había decidido a probar una versión low carb (cuya base había sacado de este libro de repostería casera) sin azúcar ni patata.

img_3829

He seguido las cantidades para los llamados “empiñonados” que buenamente decía la receta, pero sustituyendo el azúcar por una cantidad proporcional de tagatosa molida.

img_3827

Para la masa, la receta propone 500g de almendra molida por cada 6 yemas (lo que se traduciría en unos 83g por cada yema, que la 7ª yema es para pintar), pero me ha parecido que quedaría pelín mazacote. Así que he mezclado 2 yemas con 120g de almendra y he añadido la tagatosa (han caído unos 30g). Y aún así, ha quedado una masa que bien habría valido como ladrillo para construir las pirámides de Giza. Con todos mis respetos para los autores de tan insigne obra, sus “empiñonados” podrían perfectamente hacer las veces de proyectil mortal.

img_3835

Me he prohibido rotundamente infligir dichas piedras cubiertas de piñones a nadie, así que me he propuesto apañar algún invento “bastante” low carb y “save the day” 😀

img_3836

¿Cómo? Pues he usado una pera y calabacín cocidos en un plis al microondas, que han hecho a la perfección su papel de puré de patata. Los he mezclado con una yema, un poco de ralladura de limón, una cucharadita de tagatosa y 4 cucharadas de almendra molida.

img_3837

Listo el mazapán, he apartado un cachito para hacer los de coco. Con el resto he hecho bolitas (o churrillos) y los he rebozado en clara de huevo y piñones (las bolitas) o granillo de almendra (los churrillos).  Al último cachito le he añadido coco rallado y le he dado forma de volcancito, como manda la tradición.

img_3839

Antes de hornear ha tocado pintar un poquillo la superficie con más yema para que quedase tostadica y al horno con ello. A 180ºC en poco más de 10 minutos estaban listos. Y éstos sí los he usado con toda alevosía para agasajar a ciertos incautos sin atisbo de culpa 😉

img_3841

Un postre de toda la vida que no puede faltar cuando los olores a otoño nos invaden: ahora sin gluten, sin lácteos y bastante low carb.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *