Sopa de ajo castellana low carb

Mmmm… Pocas cosas casan tan bien con los calificativos “reconfortante”, “raudo” y “fácil” como la tradicional sopa de ajo castellana. Si además la low-carbizamos convenientemente, se convierte en una auténtica gozada apta para los más vagos y/o poco duchos en habilidades culinarias.

Contamos con la ventaja de que la sopa de ajo ya es naturalmente baja en carbohidratos (hasta el instante en que se le añade pan). Así que omitiremos ese paso convenientemente 🙂

Es una receta antigua, así que no se mide por gramos sino por “puñaos” y “pellizcos”.  Para un platico generoso, necesitamos:

  • un ajo (o dos, si os gusta mucho)
  • unos cachillos de tocino, chorizo, morcillica y/o jamón
  • un huevo
  • un par de vasos de agua
  • un puñaíco de cortezas de cerdo (se ablanda y hace las veces de pan) y/o un puñaíco de torreznos a cachicos (si preferís que queden a modo de tropezones crujientitos)

Empezad por freír el tocino, el chorizo y lo que tengáis e incorporad el ajo a rodajicas. Antes de que empiece a dorar, echad el agua y cocinadlo unos minutos. Añadid el huevo batido y removed. Salpimentad, echad un toquecillo de pimentón dulce y añadid las cortezas y/o los torreznicos. Veréis como os reconforta en una noche de invierno.

Un comentario sobre “Sopa de ajo castellana low carb”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *