Tarta de zanahoria bastante low carb (o qué llevar a ver la aurora boreal)

Esta celebrada versión de tarta de zanahoria va para ti, Dan, gracias.

Corría la víspera del 2 de febrero de 2015 (el que iba a ser mi 34 cumpleaños), en un lugar indeterminado a las afueras de Tromsø, Noruega, a tiro de piedra del polo norte.

Dan Steinbakk, un experto cazador de auroras boreales, nos prestó a mi adorada madre y a mí sendos monos rojos muy poco favorecedores con el fin de que sobreviviéramos algunas horas al invierno polar.

Desde aquí decreto mi amor eterno por este señor: no sólo consiguió que viéramos una aurora asombrosa, también nos mantuvo con vida durante las casi 8 horas que pasamos esperándola a 30º bajo cero. Allí, tiritando junto al fuego, probé (y adoré inmediatamente) su delicioso pastel de zanahoria casero. Era denso, reconfortante, jugoso y tenía un vigorizante sabor a canela.

Ésta es mi versión sin gluten y bastante low carb (básicamente porque la zanahoria en sí no puede llamarse low carb). Si queréis llevarlo a modo de kit de supervivencia a lo que preveáis una noche larga y fría, sabed que para un minimolde de 10cm caen:

  • 1 zanahoria hermosa cocida y chafada
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de coco (se puede sustituir por mantequilla o aceite de oliva)
  • 4 cucharadas de almendra molida
  • media cucharadita de bicarbonato
  • un pellizco de sal
  • una cucharadita de canela en polvo
  • edulcorante al gusto (yo le echo sólo una cucharadita de café de xylitol o de tagatosa, que la zanahoria ya es muy dulce)

El proceso es el de siempre: mezcladlo todo con cariño (clara a punto de nieve) y hornead a 180ºC hasta que se dore la superficie, se separe el bizcocho de los bordes y/o el palillo salga limpio. Veréis qué aroma invade la cocina… Queda brutal templadito con un buen té 😉

Si vais a Tromsø con la esperanza de contemplar la aurora, no dudéis en acudir a Dan. Si existe la más mínima posibilidad de que la veáis, la veréis. Os prestará el mono rojo de ir a Marte y os encenderá un fuego. Os contará tanto lo que dice la ciencia como las antiguas leyendas saami. Os hará fotos cuando el frío anule la batería de vuestras cámaras (él la lleva en sus calzoncillos). Y os mantendrá satisfechos y con vida a base de crema de verduras picante y un memorable pastel de zanahorias.

4 comentarios sobre “Tarta de zanahoria bastante low carb (o qué llevar a ver la aurora boreal)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *