Blog de nutrición y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES QUE TE HAN TOCADO EN SUERTE NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y química en proceso (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y EX-gorda-depresiva-polimedicada)

Tartaleta “desarma-corazones” de yogur de oveja con higos

24 septiembre, 2017

Tartaleta “desarma-corazones” de yogur de oveja con higos

0 Comments

He aquí la escolta perfecta para aventurarse a pedir perdón, amor o dinero. Apuesto mi asignación mensual de tremendo-yogur de oveja Cantero de Letur a que con esta tartaleta conseguiréis desarmar los corazones más duros de roer.

 

tartaleta yogur sin azúcar low carb higos sin gluten

 

Desde luego mis recelos se esfumarían ante cualquier petición que viniera acompañada de un buen cacho de esta delicia. Así que como una nunca sabe qué le deparará la batalla, más vale prevenir y llamar a la puerta con una de éstas cuando seáis vosotros los que amanezcáis pedigüeños 😬

 

tartaleta yogur Cantero de Letur sin azúcar low carb higos sin gluten

 

No la incluyo en la categoría low carb porque el higo tiene una cantidad nada desdeñable de azúcar, pero cabe con holgura en la de bastante low carb o para ocasiones especiales. Para hacerla, necesitáis:

 

 

  • masa quebrada low carb edulcorada (yo hoy he sustituido la harina de coco por semillas de lino molidas por motivos de mera disponibilidad con un resultado más que óptimo)
  • yogur de oveja (o el que buenamente prefiráis)
  • casi-mermelada de higos
  • higos frescos

 

 

Haced la tartaleta con la masa quebrada y horneadla en un molde enmantequillado. Dejadla enfriar y rellenadla generosamente con la mezcla de yogur y casi-mermelada (¡guardad una cucharada de casi-mermelada para la cobertura!)

 

 

Cortad los higos en tajadiñas y colocadlas sobre el yogur. Pintadlos un poquiño con la casi-mermelada que habéis reservado.

Alejaos un poco para pillar algo de perspectiva. Respirad hondo y contemplad la belleza de vuestra obra. Sumergíos unos minutos en vuestro síndrome de Stendhal particular. Ay… Así sí.

 

 

Guardadlo en la nevera hasta el momento del soborno. Esperad a que lo prueben antes de poneros en plan pedigüeño para maximizar el efecto. No puedo aseguraros que os digan que sí, pero sí que les costará horrores decir que no 😉

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *