Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Calamares rellenos con salsa betún (para lamer el plato)

6 septiembre, 2018

Calamares rellenos con salsa betún (para lamer el plato)

3 Comentarios

¿Quién suspiraría de nostalgia por unos canelones pudiendo regocijarse hasta límites insospechados con unos suculentos calamares rellenos? Supongo que alguien habrá, pero apuesto a que es porque no ha probado esta versión súper-fácil e infalible. He aquí unos hermosos calamares abarrotados de sabroso pisto y convenientemente embetunados con salsa negra de tinta*.

 

 

(*) Increíble que siga soltera. Será porque ni siquiera delicias como esta compensan que no sé aparcar y que soy una cascarrabias en ciernes 😊

Y es que, modestia aparte, quedan absolutamente celestiales. Ni rastro de nostalgia de canelones ha quedado.

 

 

Y encima, como casi todo en esta vida, la receta admite un sinfín de variaciones. Así que no renunciéis a ella porque no seáis fans obsesivos del pisto (como yo), porque quedarán de lujo rellenos con casi cualquier verdurica, carne picada o restos variados que se os ocurran.

 

 

Lo único que hay que hacer, una vez decidido el relleno, será preparar los calamares (idealmente que sean grandecitos, pero no «tamaño navío» como la pota de mi adorada madre). Yo aprovecho la caperuza para rellenar y las aletas y patas para ejercer de relleno.

 

 

Así que solo tenéis que limpiar las caperuzas (quitadles la telilla fea y el pico) y picar las aletas junto con las patitas. Si optáis por el pisto (que sabréis que no es más que cebolla, pimiento, calabacín y berenjena sofritos a fuego lento), echad los daditos de «calamar de relleno» cuando este ya esté listo.

 

 

Dadle un garbeíllo y salpimentad (sabed que un toque de curry le queda increíble). Y ya tendréis listo el relleno para abarrotar alegremente las caperuzas. Ponedles un palillico para que no se abran (quedarían deliciosos igual, pero menos «canelonosos»).

 

 

¡Y al horno con ello! En apenas 15 minutos a 180ºC estarán felizmente listos para ser embetunados. ¡Guardaos el caldillo para salsa!

Y ya podremos preparar la deliciosa «salsa betún». Es muy fácil de hacer, pero el resultado es soberbio. Y no os preocupéis si vuestros calamares tampoco traían tinta, yo suelo recurrir a esos mini-sobrecitos tan «apañaos» que venden congelados y no he recibido queja alguna hasta ahora (más bien todo lo contrario).

 

 

Solo necesitáis una cebolla picadita, el sobrecico de tinta, un chorrillo de vino blanco, el caldillo y una picada de ajo, perejil y algún fruto seco que tengáis por ahí (yo suelo echarle piñones porque soy una fanática a ultranza de los mismos, pero cualquiera valdrá).

Y el proceso empieza como el de cualquier salsa con base de cebolla, con un alegre sofrito. Cuando esté dorada, añadid la tinta, el chorrillo de vino y el caldo. Dejadla reducir unos minutos mientras preparáis la picada. Echádsela y salpimentad. Dejadla cocinar un par de minutejos más. Probadla a ver (y flipad). Podéis triturarla o no, ¡según las ganas que tengáis de impresionar incautos!

 

 

Llegó el feliz momento de montar el plato y empezar a salivar. A estas alturas, los alegres calamares estarán listos para ser convenientemente embetunados. Sed generosos con la salsa, que aunque no podáis mojar pan, podéis lamer el plato con toda tranquilidad**. Veréis qué exquisitez rotundamente paleo y low carb.

 

 

(**) Ahora que lo pienso, quizás es por mi tendencia a lamer platos sin importarme dónde estoy que sigo soltera y no por «desaboría», que hay cada ogro bien casado por ahí…



3 pensamientos sobre “Calamares rellenos con salsa betún (para lamer el plato)”

  • Me encantan tus recetas tan imaginativas y tu sentido del humor al describirlas. Gracias por ayudarnos a seguir una dieta low carb, sabrosa, variada y apetecible. Además de las recetas, tus artículos serios me parecen muy interesantes e informativos. Un abrazo y continua siempre asi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.