Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Casi-cuscús II o «no juzgues por el tiempo que dura, …

28 octubre, 2018

Casi-cuscús II o «no juzgues por el tiempo que dura, …

0 Comentarios

…sino por la huella que deja»,

dice un antiguo proverbio árabe. Acatando la sabiduría ancestral de su cultura originaria, procedo a juzgar este apaño de cuscús: absolutamente sublime. Ha durado apenas unas milésimas de segundo… pero ha dejado una huella indeleble.

 

cuscus low carb

 

De veras, si tenéis mono de comida árabe pero sois poco amantes de las coles y/o preferís dejar el cuscús de coliflor para alguna fiesta de guardar, no dejéis de probar esta victoria apabullante del «paleo-low-carbismo», un exquisito, súper-rápido y estratosféricamente nutritivo «casi-cuscús» de semillas de cáñamo.

 

 

A este «casi-cuscús», como a su primo high carb,  le sentará estupendamente lo que sea que haya quedado relegado en el fondo de la nevera, aunque creedme si os digo que esta versión en particular os hará sentir que vuestra vida por fin tiene un sentido 😊

 

 

Así que si andáis pelín faltos de motivación vital, sabed que, para daros este pequeño empujoncito, necesitaréis:

  • cachillo de pollo
  • vasito de caldo de pollo (sustituible por agua si no tenéis)
  • un puñaíco de semillas de cáñamo (obviamente, en el todopoderoso Amazon las encontraréis, aquí os dejo el enlace de mis favoritas hasta la fecha, convenientemente peladas y ecológicas)
  • verduras en juliana (yo hoy he tirado de calabaza, cebolla, calabacín y unas judías verdes)
  • si la ocasión lo merece, unos poquiños garbanzos (en pequeñas dosis, yo abogo por permitirnos un pequeño garbeo por el mundo de las legumbres de vez en cuando, ved aquí por qué)
  • toquecillo de curry en polvo, de mezcla de especias marroquíes o la que más os guste (yo echo un poquito de todo)

 

 

Empezad por dorar el pollo (idealmente a dadicos) en un chorritín de aceite de oliva. Reservadlo y sofreíd las verduras en el mismo aceite. Cuando estén doradas, añadid el caldo, las semillas de cáñamo y el pollo. Dejadlo cocer unos minutos y servid caliente.

 

 

Veréis qué gustazo… Incluso la textura es idéntica, ¡no os creeréis que no es cuscús!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *