Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Flan de escalivada (un «caballo de Troya» bienintencionado)

12 enero, 2019

Flan de escalivada (un «caballo de Troya» bienintencionado)

0 Comments

No todos los «caballos de Troya» de apariencia amistosa e irresistible esconden malas intenciones. Algunas veces, la pinta celestial acompaña a un propósito noble y virtuoso. Es el caso del bello flan de escalivada con cúrcuma: es rotundamente irresistible, pero también una manera infalible de insuflaros una bomba de nutrientes muy bienintencionados… sin ser muy conscientes de ello.

 

flan de escalivada paleo keto sin gluten sin lacteos low carb vegetariano

 

Y apuesto a que los más reticentes a ella no tendrán la sensación de que están «comiendo verdura», sino más bien un cremoso y bello pastel amarillo especiado y dulzón. Y que repetirán. Y que os pedirán que lo volváis a hacer… Así que aseguraos de apañar un buen bidón de escalivada cuando os pongáis manos a la obra y congelarla felizmente para vuestros cómodos yoes del futuro.

 

 

Para ello, solo hay que hornear tantos pimientos, berenjenas y/o cebollas como os quepan en la bandeja del horno (tardarán tranquilamente 40 o 50 minutos a 180ºC en «escalivarse»). Dadles la vuelta alegremente si veis que se hacen más por un lado que por el otro. Cuando estén deliciosamente blanditos y dorados, sacadlos y dejadlos enfriar.

 

 

Ha llegado el momento de ponerse algo de música motivadora y mancharse las manos. Toca pelar los pimientos y las berenjenas (no queremos que nuestro flan nos cuele dentro lectinas de más) y dejarlos a modo de coloridos «colgajos». Aliñadlos y reservadlos alegremente. Ya tenemos las «buenas intenciones», vamos a por ese caballo de Troya irresistible pero bienintencionado que las contendrá.

 

 

Para 2-3 troyanos incautos, calculad que necesitaréis:

  • 3 huevos
  • 200ml (una media lata) de leche de coco (con su grasiña correspondiente)
  • una cucharada de cúrcuma
  • sal y pimienta
  • escalivada a discreción

 

 

Y solo hay que unirlo todo y verter la mezcla en el molde (si queréis presentarlo desmoldado, recomiendo ponerle un papelillo de hornear). Colocadlo al baño maría y al horno a 180ºC con él. El tiempo dependerá del tamaño del flan (usad el viejo truco del palillo que sale seco para ver si ha cuajado). Este caballito ha tardado alrededor de 30 minutos.

¡Y ya está! Queda deliciosamente cremoso tanto caliente como frío o templado, así que tanto vale como capricho rebosante de nutrientes de verano, de invierno, de entretiempo (o para dejar alegremente preparado de un día para otro).

 

flan de escalivada paleo keto sin gluten sin lacteos low carb vegetariano

 

Y no contiene solo las vitaminas y antioxidantes que le quedasen a las hortalizas, también los fitoquímicos casi mágicos de mi adorada cúrcuma y las irrebatibles bondades del huevo y del aceite de coco. ¡Ojalá todos los caballos de Troya de apariencia irresistible contuvieran tan buenas intenciones!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.