Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

«Caramelo-higadillos» al estragón con propina fúngica

23 septiembre, 2017

«Caramelo-higadillos» al estragón con propina fúngica

0 Comentarios

Cuánto sabían nuestras abuelas… No es un mero hábito de quien ha sufrido la posguerra, es que no hay nada por ahí con mayor contenido en vitaminas que el infravalorado hígado (¡y los higadillos!) Es un portento de nutrientes que deberíamos incluir en nuestra dieta regularmente (no lo digo yo, es otro de los preceptos en el que coinciden los sabios).

 

 

Si podemos, además, que sea de animales más o menos felices y que hayan comido lo que se supone que deben comer.

Y si (como yo) os regaláis unos higadillos de conejo ibérico (los descubrí hace poco en El Corte Inglés y rondan el par de euros) y algún que otro hongo/boletus edulis fresco… El «aquí no se tira nada» pasa ipso facto a la categoría de «gourmet».

 

 

No sé qué suerte de magia ocurre con esta mezcla, pero me tiene el corazón robado. La descubrí dando buena cuenta del higadillo del caramelo-conejo al estragón antes de que se cocinara demasiado y se secara. Sinceramente, creo que su exquisitez roza lo indecible.

Por si fuera poco, es una receta ultra sencilla, rápida y con una mínima lista de ingredientes: los higadillos de conejo, manteca (felizmente sustituible por aceite de oliva), coñac, estragón, sal y pimienta.

 

higadillos de conejo

 

Sólo hay que saltear los higadillos salpimentados en una cucharada de manteca (idealmente ibérica también) y una cucharadita de estragón. Cuando estén dorados (en poco menos de 10 minutos), añadid un buen chorro de coñac y dejadlo reducir. Listo. No necesita nada más. No os distraigáis con el móvil que si se cuece demasiado se seca y pierde toda la gracia.

 

hongos al estragón

 

Si además (como yo) habéis decidido que os merecíais un par de hongos* boletus edulis frescos y tenéis en la nevera un poco de margarina de estragón… Ya veis por dónde voy, ¿verdad? 😊

(*). Sabed que con champiñones queda delicioso también, pero como hoy me lo merecía, me he dado el capricho. ¡Hay que mimarse!

 

hongos al estragón

 

Con unos hongos salteados un par de minutos en una nuez de no-margarina de estragón (sustituible de nuevo por aceite de oliva), aquel «aquí no se tira nada» queda digno de estrella michelin.

No exagero si os digo que he acabado lamiendo el plato como si no hubiera mañana.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *