Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Pincho de tortilla con no-tostadita para paleo-picnic

17 abril, 2017

Pincho de tortilla con no-tostadita para paleo-picnic

0 Comentarios

Si queréis sorprender a quienes crean que en una cesta de picnic no caben más que bocadillos, he aquí una versión paleo, low carb y perfectamente llevable del pincho de tortilla, nuestro quita-hambre más castizo.

 

 

¿A que queda cuco? Pues además está riquísimo (el tupper no ha durado más de 2 minutos y tocaban a más de 3 pinchos por cabeza). Y puedo prometer que prepararlo no me ha llevado más de media hora. Y porque hoy me apetecía tunearlo con la no-tostadita y el guacamole que, si no, en apenas 10 minutos tendríais listos unos pinchos de tortilla estupendos cuya esperanza de vida apenas superaría la de estos.

 

 

Así que si os habéis ofrecido a contribuir con una delicia paleo low carb a un alegre picnic (y os ha convencido mi perorata anterior), sabed que solo necesitáis:

  • un huevo,
  • una cucharada de harina de coco,
  • dos cucharadas de harina de almendra y
  • una cucharada de aceite de oliva o de coco

para la torta que hará las veces de tostadita-base del pincho, y

  • una tortilla de no-patatas (cuyo podio tenéis aquí),
  • unos tomatitos cherry y
  • guacamole

para cubrir las tostaditas felizmente.

 

 

Es tan fácil como mezclar los ingredientes de la torta y aplanarla sobre un papel de horno engrasado. Horneadla a 180º (en apenas 5 o 10 minutos estará lista) y dejadla airear un ratillo antes de manipularla mucho. Una vez fría, no se desmorona y ejerce su función de base a las mil maravillas.

 

 

Yo he optado por cortarla en circulitos porque el plan era meter los pinchos en capsulillas de papel (para mayor asombro de los incautos comensales) y ponerles un poco de guacamole (porque soy fan y en la cocina me alejo del mundanal ruido), pero en modo trapezoide sin aderezos os quedarán tremendos también (y serán bastante más rápidos).

 

 

¡Y poco más! Colocad encima el cubito de tortilla (yo he optado por la de berenjena con cebolla) y pinchadle medio cherry. Ni rastro de mono de pincho de tortilla quedará. Y, modestia aparte, apuesto a que dejaréis con la boca abierta al resto de domingueros 😊

 

 

Además, como siempre, la ventaja ser quien cocina es que se tiene acceso privilegiado a las «sobras» (cuya esperanza de vida confieso ha sido rematadamente inferior incluso a la del tupper colectivo posterior 😋)



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.