Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Tartaletas «tortolitos» (tan cerca… ¡pero tan lejos!)

22 junio, 2020

Tartaletas «tortolitos» (tan cerca… ¡pero tan lejos!)

0 Comentarios

Los mismos minutos que se hacen eternos cuando estás atascado en la autopista pasan volando cuando suena el despertador. Y es que todos sabemos que «el tiempo es relativo» pero… ¡el espacio también!

 

tartaleta sin gluten low carb keto sin azucar nata arandanos trufa
La «tortolita» de nata con arándanos

 

Igual que un segundo puede durar una eternidad, apenas un metro puede parecer un abismo. Especialmente, cuando ese metro te separa de algo que quieres y no puedes tocar… como una mini-tartaleta que te mira con ojitos tentadores desde el aparador de una pastelería. O mejor, dos 😁

 

El «tortolito» de doble trufa

 

Pues la estoica renuncia «mini-tartaletil» llegó a su fin. He aquí la dulce pareja de tortolitos que ha salvado esa distancia (corta en centímetros, pero infinita en dolor) entre las mini-tartaletas y yo.

El «tortolito» de doble trufa: intenso, cremoso y adictivo. Y a su vera, aunque a una distancia prudencial, la «tortolita» de gelatina de arándanos con nata: suave, pícara y tentadora.

 

 

Y no solo salvan distancias relativas aunque dolorosas, también están buenísimos y son mucho más fáciles de hacer de lo que parecen.

Por lo pronto, solo hay que apañar la base dulce de la tartaleta terapéutica de yogur, dividirla en dos mitades y proceder a «tartaletizarlas» igual. Con las cantidades para un huevo, da para los dos tortolitos.

 

 

Y una vez las bases estén listas y felizmente doradas (no las saquéis del molde hasta que se enfríen o se desmenuzarán), podéis optar por la tortolita de arándanos, por el tortolito de doble trufa… ¡o reunirlos en el tiempo y el espacio por fin! 

Para la suave, tentadora y pícara tortolita (si la hacéis grande y solitaria, doblad las cantidades), solo necesitáis:

  • un puñado de arándanos
  • un chorrillo de zumo de limón
  • edulcorante al gusto
  • una hojilla de gelatina neutra
  • unos 100g de nata para montar

 

 

Hay que empezar por apañar un coulis suave con los arándanos, poniéndolos a cocer con el chorrillo de zumo de limón, un par de cucharadas de agua y un poquito de edulcorante. Mientras rompe a hervir, poned la hojilla de gelatina a hidratar en agua fría.

Apenas 5 minutos de cocción bastarán para obtener un sabroso y tentador coulis de arándanos. Apagad el fuego y disolved en él la gelatina. Dejadlo reposar un poquito y vertedlo sobre la tartaleta. ¡Guardaos un poquito de coulis para decorar!

 

 

Cuando ya esté bien templado y a puntito de solidificar, podéis montar la nata bien fría (yo le he echado un poquito de coulis y algo de edulcorante cuando ya casi estaba montada) y colocarla encima de la gelatina de arándanos.

Los besitos con manga pastelera son una cucada, aunque a cucharadas quedará riquísimo igual. Y a la nevera, a esperar a su eterno amante lejano de chocolate.

 

 

Para el milagro del reencuentro en el tiempo y el espacio de los dos tortolitos (o para el amargo aunque adictivo amante de chocolate en modo grande y solitario, en cuyo caso también habría que doblar las cantidades), solo necesitáis:

  • otros 100g escasos de nata para montar
  • apenas un par o tres oncitas de chocolate bien negro
  • cacao puro en polvo (una o dos cucharadas bastarán)
  • edulcorante al gusto

 

 

Empezad por derretir el chocolate con un par o tres cucharadas de nata (en el micro se hace en un plis, pero aseguraos de hacerlo en ráfagas muy cortas o se quemará). Mezcladlo bien y probadlo a ver si preferís edulcorarlo un poquitín.

Queremos una ganache de chocolate, como las masas que conforman el relleno de las trufas: densa y cremosa.

 

tartaleta sin gluten low carb keto sin azucar nata arandanos trufa

 

Vertedlo sobre la segunda tartaleta, cubriendo toda la base mientras aún esté un poco caliente, que luego también solidificará (y quedará exquisita e intensamente chocolateada).

Y ya podéis batir el resto de la nata bien fría. Cuando ya casi esté montada, añadidle cacao puro en polvo y edulcorante al gusto para lograr esa «doble» trufa tan adictiva y acabad de batir.

 

tartaleta sin gluten low carb keto sin azucar nata arandanos trufa

 

Y de nuevo podéis colocar la nata «trufeada» sobre la tartaleta rellena con unos dulces besitos hechos con la manga pastelera y una boquilla estrellada o cubrirla a cucharadas alegremente.

Coronad el tortolito con cacao puro en polvo (dejadlo caer con mimo desde un colador) y a la nevera (junto a su paciente aunque distante tortolita) con él. ¡Y ya los tenéis!

 

tartaleta sin gluten low carb keto sin azucar nata arandanos trufa

 

Pobres tortolitos… qué poco tiempo han podido disfrutar de su relativo acercamiento… 😁

Igualico que yo. Estaba tan cerca… ¡pero tan lejos!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *