Blog de nutrición y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y química en proceso (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y EX-gorda-depresiva-polimedicada)

Sobre mí

¿Que cómo nace este blog? Pues como tantas cosas en esta vida, por pura casualidad. En un día feliz, mi adorado hermano mayor me prestó un libro: The Art & Science of Low Carbohydrate Living, de Volek & Phinney. Me pilló en una época curiosa (y ciertamente oronda), lo que contribuyó en gran medida a que me decidiese a darle una oportunidad.

No exagero si os digo que lo que empezó como un mero régimen de pérdida de peso, me cambió la vida. Nadie me había dicho nunca que la condición por la que llevaba 20 años tomando estrógenos a mansalva (mi síndrome de ovario poliquístico) era de hecho un trastorno metabólico cuya sintomatología resulta perfectamente controlable con meros cambios dietéticos (y un cuadro más de la ubicua resistencia a la insulina, “la caja de Pandora” de las enfermedades crónicas no transmisibles).

 

IMG_0815

 

Tampoco sabía que la medicación que tomaba (que se recetaba con mucha alegría) incluía la ansiedad patológica y la depresión mayor en su infinita lista de efectos secundarios, ni que los años de antidepresivos y ansiolíticos subsiguientes a sendos diagnósticos, añadirían más desorden al caos en lugar de ayudarme a zafarme de ellas.

Pero, lentamente, fui comprobando (en mis cada vez menos generosas carnes) que mantener a raya mi insulina me sentaba estupendamente. De hecho, mi dieta low carb mitigaba sobremanera no solo el hambre, sino también una miríada de síntomas típicamente asociados a la inflamación con los que me había habituado a convivir. No solo adelgacé… Básicamente volví a nacer.

Y, por si me quedaba alguna duda, un año después de mi completa conversión descubrí que mi dieta cetogénica había (como mínimo) “contribuido” a mantener a raya un cáncer de endometrio y otro de cuello de útero (ambos curiosamente asociados con los estrógenos que tomaba) y a ahorrarme la infausta quimioterapia. Así que, hoy por hoy, se me puede etiquetar tranquilamente de sectaria del low carb.

 

IMG_0824

 

Conforme dejaba atrás los años de incapacitante depresión, mi curiosidad inicial por el poder de la nutrición fue creciendo hasta convertirse en pura obsesión. Volví a la universidad (que había abandonado quince años antes) decidida a sacarme nutrición y psicología. Pretendía así no solo entender cómo y por qué, sino también disponer de los títulos que me permitieran utilizar mi propia epopeya para ayudar a quienes pudieran hallarse en una situación similar, pero no hubieran tenido tanta suerte como yo.

A día de hoy, no tomo medicación alguna y estoy mejor que nunca. Incluso he recuperado la carrera de química que dejé a medias cuando toqué fondo apenas cumplidos los 20. Tardaré un poco, pero me la sacaré 😊

Dicho esto, confieso que echo de menos los pasteles, las paellas, los bocatas, las pizzas, las patatas fritas y los macarrones como la que más. Aunque he comprobado que la autosugestión es poderosa: intento minimizar la nostalgia con algunas “imitaciones” más o menos logradas. Y ya que cuento con la inestimable ventaja de que “marujeando” en la cocina me lo paso bomba, mi objetivo es que quienes no compartáis esta pasión podáis ahorraros los experimentos y dedicar vuestro tiempo a lo que fuere que os haga felices, que la vida es corta. A cambio, solo os pido que les echéis un ojo a los “sermoneos para una vida larga y feliz” que disimuladamente camuflo entre las recetas y que se los trasladéis a quienes les puedan sacar provecho.

 

IMG_0793

 

No pretendo predicar las bondades de este tipo de dieta, ni discutir sus pros, sus contras o las dificultades que plantearía su difusión masiva. Si algo he aprendido, es que todos somos diferentes, no solo entre nosotros, sino también  en relación con nuestros yoes pasados y futuros.

La verdad, no tengo mayor pretensión que la de compartir información, triunfos y desastres en mi epopeya particular en pos de versiones low carb de mis añorados carbohidratos y de la sabiduría que hay detrás. Ojalá alguna de mis disertaciones os ayude a optimizar vuestra propia salud… y alguno de mis inventos a superar el “mono”.


23 pensamientos sobre “Sobre mí”

    • Gracias Alicia!
      Debo confesar que yo también me doy algún que otro capricho de vez en cuando 🙂
      Me ha encantado tu blog, es muy original! Aquí tienes a una seguidora más.
      Un abrazo!
      Inés

  • Buenos días Ines!!! que locura el encontrarte!!!
    llevo varios meses intentando/empezando esto del estilo de vida low carb y siempre me faltaban recetas para poder variar un poquejo…
    y voy y te encuentro, UNA LOCURA OYE!!!
    no se cuantas recetas me he visto ya, a cual más elaborada y rica. Como lo explicas todo de bien, con comentarios sobre como quedan. También nos recomiendas libros para que podamos mejorar nuestra salud. De verdad que mi más sincera enhorabuena por tu blog y muchas gracias por querer compartir con nosotros tus recetas y así ayudarnos.
    Por cierto, si algún día tienes intención de publicar algún libro de recetas, aquí un comprador.

    Un saludo.

  • Hola Inés, estoy flipando con tu blog, he leído algunas recetas y como se nota como te hace feliz este ” estilo de vida” y el cariño que explicas todo , enhorabuena !!!
    Yo acabo de empezar , estoy muy confusa con tanta información la verdad. Conoces algún nutricionista low caeb para indicarme en Barcelona ? Estoy sola en este camino y necesito ayuda, me gustaría ayuda profesional. Gracias

    • Hola Fernanda!!! Gracias, leerte me ha puesto una sonrisa enorme en la cara!
      Pues si te soy sincera, no conozco ningún nutricionista low carb en España. Aunque este junio espero serlo yo (me faltan las prácticas en empresa y el trabajo de fin de carrera) 😀
      También te diré que lo que se enseña en la carrera de nutrición a día de hoy dista mucho de lo que he aprendido por mi cuenta y en mis carnes, así que los nutricionistas que basen sus preceptos en lo que aprendieron en la universidad no te serán de gran ayuda.
      Dicho esto, cuenta conmigo para lo que necesites. Estaré encantada de ayudar o de recomendarte libros según tus dudas o inquietudes. ¡No decaigas, que vale la pena!

      • Gracias por contestarme ! Sabe lo que pasa ? Soy brasileña y vivo hace 12 años en España. Sabes, que una gran parte de los brasileños tienen la mentalidad de culto al cuerpo?y todo lo que sale de ” nuevo” para adelgazar tiene éxito jejeje pues no podría ser diferente con la low carb.
        En una bela tarde, cansada de estar gorda ( deje de fumar y engorde más de 10 kg) he dicho en mi Facebook si alguien conocía la dieta low carb. hija mía , empezarán a enviarme un montón de cosas que al final me he liado y por isso pido ayuda. No me fío mucho e la gente porque es como hacer la dieta de los 21 días a lo loco , me explico ? No me hace gracia ir así por la vida ! Si me puedes ayudar te lo agradezco de corazón ! Ya me lo imaginaba que sería difícil encontrar algo así aquí porque todas las nutricionistas que he ido, no son muy a favor y nos dan directamente una ” fotocopia ” de la dieta mediterránea de las 1200 kcal , en serio , no se reciclan ! Bueno me he pasado ya jejeje mira , si me puedes ayudar envíame un correo al fernandakaplun@hotmail.com y hablamos ?? saludos

  • Hola, acabo de descubrir tu blog buscando recetas del Protocolo Wahls porque me han diagnosticado hace poco esclerosis múltiple….Cuando he leído tu historia he flipado un poco porque resulta que yo también tengo Síndrome de Ovario Poliquístico y hace tiempo que venía comiendo de una manera parecida para controlar el SOP cuando resulta que me pasó igual que a ti….Sin tú saberlo te ayudó a mantener a raya el cáncer y sin yo saberlo a la EM que había aparecido dentro de mi sin yo saberlo, pero en serio, que según la neuróloga parece que la tengo desde hace tiempo pero en modo benigno….¿Será por el tipo de dieta que llevo desde hace tiempo por el SOP? Yo creo que sí….Pero la verdad es que ni se lo he comentado a mi neuróloga porque los médicos tradicionales no creen en esas cosas…Otra cosa que pienso es si el SOP será también una autoinmune porque todas ellas mejoran con la dieta paleo low carb…Y también parece ser que hay bastantes mujeres con SOP y EM…Las autoinmunes a veces vienen juntas…En fin, me quedo por aquí leyéndote ya que tu blog me parece un descubrimiento interesante

    • Patricia!
      Yo también he flipado con tu historia 🙂 y, muy a mi pesar, estoy de acuerdo contigo. Hoy por hoy es una pérdida de tiempo comentarlo con neurólogos/oncólogos (ni siquiera los endocrinos tienen muy claro qué es el SOP), pero sí, las autoinmunes vienen juntas y sus síntomas mejoran significativamente con la dieta paleo low carb. Me alegro de que ya siguieras la dieta, no me cabe duda de que contribuyó a mantener a raya la EM.
      Si hubiera algo en lo que pudiera ayudarte, cuenta conmigo. Aunque lo más importante creo que ya lo tienes: está claro que eres una guerrera, como la gran Terry Wahls.
      Un abrazo y mucha fuerza.
      Inés

  • Acabo de descubrir tu blog. En Abril de 2017 me diagnosticaron cáncer de ovario con metástasis, y después de una operación fallida y tres ciclos de quimio inútiles empecé a investigar todas las vías alternativas que podía seguir. Al cabo de inos meses, el tumor había parado de crecer, pero otros terapeutas me dijeron que no hacía falta ser tan estricta, la fruta es buena, puedes comer la que quieras… con lo golosa que soy… empeoré. Ahora estoy en manos de una clínica muy buena en a que confío plenamente, y hace dos meses que sigo la dieta cetogénica. Leerte me ha inspirado mucho! Gracias por existir! 🙂

    • Gracias a ti, Berta, por tus palabras (que me animan y me motivan a continuar) y por esa valentía tremenda que se infiere de tu historia. Me alegro mucho de haber contribuido un poquito a inspirarte y espero que esta dieta te ayude tanto como a mí. ¡Cuenta conmigo si pudiera ayudarte en lo que fuera!
      Un abrazo, mucha fuerza y a por él, sin piedad ?
      Inés

      • Bueno… Estoy teniendo un problema, ya que estoy evitando la carne (de momento) y mi cuerpo se está aburriendo del pescado. Tengo la sensación de que como demasiado poco, a pesar de que me harto, y encima el pescado, lo que debiera ser mi fuente principal de proteina y grasa, no me apetece nada. Como mantequilla, aguacate con jamón serrano, el queso intento evitarlo, pero de vez en cuando lo compro (ecológico, de cabra y de oveja), huevos, frutos secos, aceitunas … No sé, estaba buscando recetas para variar un poco cuando he encontrado tu blog. He intentado combinar el pescado con varias salsas pero da igual con qué lo camufle, si detecto el pescado mi cuerpo dice: noup. Jaja. Algún consejo?

        • Sí, que esta dieta te haga feliz se complica un poco cuando no se puede recurrir a la carne, ¡pero que comas pescado te abre un mundo de posibilidades! Quizás el marisco pueda ayudarte a engañar a tus aburridas papilas. ¡Un delicioso pulpo a la gallega apenas se parece (ni en textura ni en sabor) a la merluza o las sardinas! O una jugosa sepia en su tinta, unas gambas al ajillo, unos mejillones en escabeche, unas exquisitas vieiras vuelta y vuelta o unas navajas a la plancha con ajo y perejil. Y, si comes jamón, ¡utilízalo a modo de “gabardina crujiente” para alegrar el pescado blanco! También puedes recurrir a un buen cacho de atún rojo muy poco hecho (sin abusar, por aquello del mercurio) ¡su sabor y textura casi parecen de carne de res!) Y las huevas (de merluza, de salmón o incluso las de arenque que venden como caviar) son una auténtica delicia y una bomba de grasa y proteínas, ¡perfectas para añadir a las ensaladas! Leñe, qué hambre me está entrando 🙂
          Espero haberte dado alguna ideílla y que pronto puedas volver a consumir carne y así añadir variedad (y alegría) a tus menús.
          ¡Un abrazo gordo! ?

          • Ualaa no sabía yo que había tantas posibilidades!! Muchísimas gracias! Las vieiras fueron la primera receta que me llamó la atención de tu blog, por cierto jeje. Un abrazo muy fuerte y gracias otra vez!

          • Una pregunta más: qué opinas de estar en cetosis estrictisima de lunes a sábado y el domingo “romperla”? En plan aumentar los carbohidratos ese día y luego volver? He leído que eso reinicia el metabolismo y el sistema inmune.
            Gracias por tu atención!

          • Buenos días, Berta! Precisamente la “prota” de mi última entrada ?.
            Pues te diré que, por lo que llevo investigado, es una aproximación más que óptima. Aún quedan muchos huecos por llenar (y hoy por hoy no podemos más que absorber todo lo que los distintos sabios opinan y emitir nuestros propios juicios), pero es precisamente a lo que yo aspiro.
            Me porto estupendamente de lunes a sábado y el domingo me doy algún caprichillo (de los que puntúan en el límite del low carb). No solo me ayuda a mantenerme en la dieta, también parece ser que resulta la mejor alternativa. El mismo Thomas Seyfried (de “Cancer as a metabolic disease”) o Dominic d’Agostino (cuyo equipo está efectivamente reduciendo tumores con terapias metabólicas) recomiendan entrar y salir de la cetosis regularmente.
            ¡Así que cuentas con todo mi (y su) apoyo! ?

  • Hola Inesuka, te sigo desde hace unos meses. Te descubrí buscando información sobre recetas low-carb porque tengo lipedema. Me alegré sin conocerte cuando volviste a publicar después de anunciar que tenías una batalla por delante. Ayer recibí un mazazo que esperaba, aunque conservaba una mínima y loca esperanza de que no fuera: cáncer de mama. Me acordé de ti. No sé si te dedicas profesionalmente a la nutrición. Si así fuera, me gustaría contactar contigo. Gracias!

    • María del Prado, cuánto lo siento. Agradecí mucho tu mensaje cuando resurgí de mi propia lucha.

      Sé que es muy prematuro aún y que al principio el shock es imponente, pero una actitud combatiente y confiada es tu primera línea de defensa. La vida es una carrera de obstáculos, ¡y pronto este será solo un reto superado más! Una vez me cansé de llorar, patalear y maldecir, mi mantra fue “yo te he creado, yo acabaré contigo (cabronazo)”. Y me sentaba mucho mejor que el lloriqueo 🙂

      En cuanto a tu pregunta, te diré que he acabado la carrera y ahora empiezo el postgrado de la UB de Nutrición y Salud en Oncología, pero todavía estoy en proceso de establecerme para ejercer. Así que aún no puedo ofrecerte consejo profesional, pero cuenta conmigo como “compi” de batallón. Llevo muchas horas estudiando el tema a mis espaldas (con una motivación muy poderosa).

      Quizás te resultaría útil un ejemplo de menú semanal específico para la batalla (mi dieta ha cambiado considerablemente desde el diagnóstico) con algunas indicaciones adicionales. Me pongo a ello esta semana y te lo mando. Mientras, por si no lo hubieras visto, échale un ojo a la entrada sobre mTOR. Y si hay algo más que pueda hacer para ayudarte, por favor, cuenta conmigo.

      Pronto podremos contarnos nuestras sendas batallitas ante un humeante té con jengibre.
      Un abrazo y mucha fuerza en tu lucha.

      Inés

      • No sabes cuánto te lo agradezco. Me pilla en una situación familiar bastante delicada y no consigo pensar ni decidir nada coherente. Releeré el post de mTOR y me pondré ese té con jengibre en la lista de cosas pendientes por las que merece luchar. Mil gracias! ?

      • No sabes cuánto te lo agradezco. Estamos pasando una situación familiar delicada y entre unas cosas y otras me he quedado paralizada y no soy capaz de pensar ni de tomar decisión alguna. Releeré el post de mTOR y pondré ese té con jengibre en la lista de cosas por disfrutar y por las que luchar. Mil gracias ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *