Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Pizza low carb (blandita y pro-encefalograma plano)

5 abril, 2015

Pizza low carb (blandita y pro-encefalograma plano)

2 Comentarios

Juro que por este planeta campan entes diversos con el poder de aplanar encefalogramas. Su mera presencia fulmina el raciocinio y la capacidad de procesar información. Y creo firmemente que esta delicia es uno de ellos: he aquí la espléndida pizza low carb.

No la toméis mientras conducís o manejáis maquinaria peligrosa 😀

 

 

Debo admitir que la base es una humilde (y blandita) tortilla con harina de almendra, así que no queda crujiente (ved aquí una que sí), pero ejerce a la perfección su labor y constituye una estupenda base fina de sabor exiguo pero soberbio.

No me la permito muy a menudo por aquello de los lácteos (ved aquí por qué los raciono), pero cuando acontece que sí… disfruto enormemente tanto saboreándola como regodeándome en el estado de sopor catatónico posterior.

 

 

Dicho esto (aunque la textura se aleje un poquiño de las míticas bases de pizza fina tradicionales), juro y perjuro que saciará cualquier antojo de las mismas sin requerir a cambio más que 10 minutos de vuestro precioso tiempo.

Si os decidís a probarla, sabed que para la base de una alegre y ultra-saciante pizza «individual» (para un «individuo» con hambre, un cierto saque o unas notables ganas de pizza), caen:

  • dos huevos
  • dos cucharadas generosas de harina de almendra
  • pizquilla de sal
  • toquecillo de orégano seco opcional

 

 

Y solo hay que mezclarlo todo y verter la mezcla en una sartén con un poco de aceite (o mantequilla) hasta que cuaje.

Hasta aquí han pasado unos 3 minutos. ¡Podéis ir encendiendo el gratinador!

 

 

Y es que una ventaja añadida de esta maravilla del «low-carbismo» es que ni siquiera hay que darle la vuelta a la tortilla. Basta que cuaje y se cocine por debajo, que luego se acabará de hacer en el horno (y así seguro que no se nos rompe tontamente en el proceso volteador).

Dejadla apenas un par de minutejos y colocadla sobre una fuente para horno (que la base es una tortilla y necesitará un soporte vital para no resquebrajarse 😀).

 

 

Cubridla con tomate (idealmente, casero), mozzarella y lo que sea que os apetezca saborear  sobre vuestra pizza blandita. Yo hoy he optado por una mezcla infalible: bacon, champiñones, cebolla y aceitunas negras. Tremenda.

¡Hasta aquí habrán pasado unos 6 o 7 minutos! Ya no queda más que gratinarla durante apenas 2 o 3 más.

 

pizza low carb

 

Llegó el momento feliz de buscar un lugar tranquilo que no requiera mantener una mente sagaz para disfrutarla.

Y es que no exagero en absoluto si os digo que en cuanto la veo en el plato mi encefalograma se aplana por completo, empiezo a salivar profusamente y en mi mente solo reverbera la palabra «pizza»… 😋



2 pensamientos sobre “Pizza low carb (blandita y pro-encefalograma plano)”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.