Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Bizcochos de soletilla (o «Tanto monta, monta tanto»)

20 agosto, 2016

Bizcochos de soletilla (o «Tanto monta, monta tanto»)

0 Comentarios

¿Habéis amanecido alguna vez con unas ganas irrefrenables de tiramisú (de esas que ponen en serio riesgo vuestra estricta dieta low carb y casi os tientan a salir corriendo y arrasar la sección de postres lácteos del súper)? A mí me ha pasado hoy.

Así que (con el digno objetivo de hacerlo yo y evitar males mayores) me he echado la manta a la cabeza y he empezado a mezclar ingredientes para apañar unos bizcochillos de soletilla low carb.

 

 

La urgencia era tal, que he considerado innecesario buscar la boquilla plana de la manga pastelera para darles su bonita forma y he optado por aplanarlos con los dedos ansiosamente. Y sabed que, efectivamente, ¡tanto monta, monta tanto! Quedan menos uniformes, pero tremendos igual (para más datos, esperaos una suerte de medio-bizcocho medio-galleta) 😀

 

 

Así que no renunciéis a hacerlos vosotros (ni caigáis en la tentación de comprarlos hechos) por no buscar la boquilla plana de la manga pastelera, porque sin ella saciarán vuestros anhelos igual (y ni el mayor experto mundial en comer tiramisú se enterará).

 

 

Si os encontráis en mi misma tesitura, sabed que, para el alegre platillo de la foto (que se basta y se sobra para un tiramisú para cuatro comensales de buen yantar), necesitaréis:

  • un huevo
  • edulcorante al gusto (yo le echo una mini-cucharadita de xylitol)
  • dos cucharadas de harina de almendra
  • una cucharada de harina de coco
  • una puntita de impulsor químico
  • la ralladura de medio limón
  • un chorrillo del zumo del limón
  • mantequilla o aceite para engrasar el molde

 

Y solo hay que batir por un lado la clara a punto de nieve y por otro mezclar el resto de ingredientes. Unid ambas preparaciones con cariño y meted la mezcla en una manga pastelera con boquilla plana (o no 😊).

 

 

Haced churrillos sobre un papel encerado y al horno precalentado a 180ºC con ellos. En unos 10 minutos estarán cocidos y estupendos (y poco después serán curiosos trozos de carbón incomestible). ¡Mejor no os alejéis mucho!

Y ya los tendréis listos para «tiramisurear» alegremente y saciar esos antojos mañaneros (o mojaros un poquito los pies… sin sumergiros en un océano infinito de guarradas insanas) 😋.

Curiosos y amantes de la causa, ¡ved aquí su resumen nutricional!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.