Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Empanada de atún para keto-paleo-picnic o «El encuentro»

10 junio, 2019

Empanada de atún para keto-paleo-picnic o «El encuentro»

2 Comentarios

El encuentro de dos personalidades es como el contacto de dos sustancias químicas: si hay reacción, ambas cambian. (Carl Jung¹)

 

 

He aquí el «encuentro» que os propongo hoy: la soberbia empanada de harina de sésamo y el «paleo-lowcarbista» anhelador de delicias empanadiles. Y puedo atestiguar que este encuentro provoca ineludiblemente una reacción (de sumo placer para el segundo… a costa de la paulatina desaparición de la primera) 😊

 

 

Y es que aunque la empanada de harina de soja queda la mar de «apañá», la de sésamo puntúa más bajo en perfidia y más alto en nutrición, al tiempo que empata en «peliagudez manipuladora».

Además, resulta un plan inmejorable para avituallar una cesta de picnic y salir a rebozarse en hierba, sol, paz espiritual y bichos diversos.

 

 

Y lo cierto es que apenas es menos manipulable que la de trigo (un pelín sí, que el gluten es muy útil para mantener la elasticidad de las masas), pero no requiere para nada una habilidad manual especial. Y encima acepta rotos en descosidos alegremente, así que si se os rompe la masa podéis tapar el agujero con toda tranquilidad y nadie se enterará (fijaos si no en el corazoncito de masa astutamente colocado… no está ahí porque sea una romántica empedernida, no) 😀

 

 

Así que no os abstengáis de probarla porque, si la manejáis con cariño y algo de paciencia, os aseguro que obtendréis una empanada exquisita (que, una vez horneada, apenas se distingue de la de trigo más que en el suave sabor tostado que le aporta el sésamo).

 

 

Si os decidís a darle una oportunidad a vuestro propio «encuentro», sabed que, para una empanada como la de la foto (que se basta y se sobra para dos comensales bien avenidos), solo necesitáis:

  • 50g de mantequilla blandita
  • un huevo
  • 6 cucharadas de harina de sésamo (más o menos, dependerá del tamaño del huevo)
  • una pizca de sal
  • el relleno que hayáis decidido destinar a la causa (yo hoy he tirado de pimiento rojo y berenjena asados y un poco de bonito en aceite)

 

 

Empezad por mezclar los ingredientes de la masa (id añadiendo las cucharadas de harina de sésamo una a una hasta que obtengáis una masa manejable con la textura de la eterna plastilina). Hacedla una bola, enrolladla en papel film y dejadla reposar en la nevera unos minutos.

 

El corazoncito astutamente colocado que os decía

 

¡Ahora llega la parte más divertida (y ligeramente desafiante)! Partid la bola en dos semibolas y aplanadlas entre dos papeles film (con papel sulfurizado también se puede hacer, pero requiere más paciencia y habilidad porque su rigidez dificulta un pelín la tarea).

Colocad una sobre un papel sulfurizado (ahora sí). Yo me ayudo con un molde en este primer paso para conservar la forma redonda, pero no es realmente necesario. Cubrid el interior con el relleno y coronadlo con la otra placa de masa.

 

 

Realmente, el único truco para este proceso es la paciencia. Si se os rompe la placa, pues añadís un roto al descosido y listo. Y si veis que la masa se vuelve menos manejable, solo tenéis que meterla unos minutos más en la nevera (la mantequilla solidificará y será más manipulable).

Unid los bordes con cariño, pintadla con huevo batido para que brille, esparcid (o no) unas semillas de sésamo adicionales y al horno precalentado con ella, a 180ºC, hasta que esté dorada. A mí me ha tardado unos 30 minutos.

 

 

Qué buena estaba, por favor. No tiene nada que envidiarle a sus primas de trigo. Realmente… ha sido un «encuentro» 😊

(1). Carl Jung fue uno de los padres de la psicología, colaborador del célebre Freud  y prolífico investigador del mundo de los sueños. No soy muy fan de sus tesis (no veo yo muy robusta la base empírica de su interpretación de los mismos), ¡pero las frasecitas las bordaba!

 



2 pensamientos sobre “Empanada de atún para keto-paleo-picnic o «El encuentro»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *