Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Coulant de chocolate o «el secreto de la felicidad»

6 octubre, 2019

Coulant de chocolate o «el secreto de la felicidad»

0 Comentarios

Ni el éxito, ni el dinero, ni el reconocimiento, ni la fama, ni siquiera el amor… lo que realmente da la felicidad en esta vida es el chocolate. Y si encima acontece que aparece ante vuestros ojos en la forma de un obscenamente untuoso keto coulant... No solo abrirá de par en par las puertas de la felicidad, sino que el cañonazo que ahuyentará a vuestra tristeza retumbará kilómetros a la redonda  😁

 

 

Y es tan fácil de hacer que no os lo creeréis (ni vosotros, ni quienes tengan la suerte de encontrárselo delante gracias a vuestro gran corazón). El único mini-secreto es congelar el «proto-coulant» antes de hornearlo y servirlo recién hecho y calentito. Así que encima es doblemente maravilloso porque podéis tenerlo previamente congelado y aprovechar para meterlo en el horno precalentado cuando sirváis el segundo plato.

 

 

Si hoy es el día feliz en el que queréis sorprender a alguien especial sin sufrir por las consecuencias metabólicas de la sorpresa (o auto-regalaros un poco de auténtica felicidad), sabed que para dos coulants convenientemente cucos y pequeñitos (la idea es que quien se lo encuentre delante quiera volver a por más) o uno medianito «porque-yo-lo-valgo», solo necesitáis:

 

 

  • 40g de chocolate (el mío era 90%, que se deshace mejor que el 100% y hoy me lo merecía)
  • 40g de mantequilla (sustituible por aceite de coco para los paleo estrictos)
  • 1 huevo hermoso
  • edulcorante al gusto (yo le he puesto media cucharadita de xylitol, ¡pero mejor probad la mezcla y que vuestras papilas decidan!)
  • 1 cucharada colmada de harina de almendra

 

 

Y no tenéis más que fundir el chocolate con la mantequilla (al baño maría o en el micro, que se hace en un plis, a tandas de pocos segundos para que no se queme) por un lado, y batir el huevo con el edulcorante y la almendra, por otro. Listas ambas preparaciones, no queda más que mezclarlas y verter la deliciosa magia resultante en sendos moldecitos. No los llenéis hasta arriba, que en el horno algo subirá y no querréis desperdiciar ni un gramo de esta delicia. Si no tenéis moldes (para coulant o para mega-muffins) de silicona (que facilitan mucho el desmoldamiento posterior), podéis poner papel de hornear alrededor de moldecitos de toda la vida y problema resuelto.

 

 

Llegó el momento de congelar los «proto-coulants». Dejadlos al menos una hora, ¡que las ansias no son buenas para el pasteleo!  Y unos 5 minutejos antes del momento alegre de hornearlos, encended el horno a 190ºC para que el amigo los reciba en todo su esplendor. Horneadlos directamente del congelador. El tiempo variará según el horno y el tamaño del coulant, pero rondará los 15 minutos. No os despistéis, que son pequeñitos, queremos el interior jugosillo y el horno está muy caliente. Yo los saco así que veo que la masa empuja y la superficie empieza a desquebrajarse.

 

 

La ventaja añadida de esta versión paleo low carb, es que no hay trigo que cocer, así que da bastante igual el grado de «liquidez» del interior porque estará tremendo y no sembrará el caos en vuestro amado sistema digestivo. Y en cuanto a la felicidad que aporta… no tengo palabras para describirla. «Hasta el infinito y más allá» me sabe a poco. Lo que sí os puedo asegurar es que ni «miajita» quedará, ni de coulant, ni de tristeza 😊

 

keto coulant low carb de chocolate sin azucar sin gluten



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *