Deja de contar calorías

Y alimenta a tu mejor tú

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Tartitas-Sundae de chocolate y aguacate (fabulosas)

29 mayo, 2021

Tartitas-Sundae de chocolate y aguacate (fabulosas)

0 Comentarios

He aquí mi humilde homenaje a la eterna fábula de la rana y el escorpión. ¿La conocéis? Cuenta la historia de una rana confiada y un escorpión cautivador que se encuentran a la orilla de un riachuelo.

Él se ha empeñado en cruzar al otro lado, pero no sabe nadar, así que echa mano de su encanto y le pide a la rana que le ayude. Ella se siente un pelín reticente pero, ávida de buen karma, le pregunta «¿cómo sé que no me picarás?»

 

 

A lo que el escorpión responde, con contundencia, «si te pico, nos ahogaremos los dos».

Ya que la respuesta tiene cierto sentido, la rana se convence y decide que esa sea su buena obra del día. Pero apenas tocan el agua, el escorpión no puede resistirse a clavar el aguijón en su bienhechora porteadora.

 

 

La rana, aturdida, le pregunta «¿por qué lo has hecho? ahora nos hundiremos los dos…»

A lo que él contesta, sonriente, «porque… soy un escorpión» 😅

 

 

¿A que la fábula se merece un postre cremoso y suave (en homenaje a todas las veces que hemos ejercido de «rana» 😅)?

Pues nada mejor que este cremi-fabuloso dúo de helados verdi-marrón, que queda muy curioso y es súper fácil de hacer.

 

 

Si también os apetece presentarlo en modo tartita con base crujiente de chocolate y pistacho, solo tenéis que picar los pistachos (idealmente crudos) y añadírselos a unas oncitas de chocolate bien negro derretido (al baño maría o en tandas de pocos segundos en el micro). A mí me gusta echarle un poco de mantequilla para mayor cremosidad, ¡pero eso va a gustos!

Para las bases de estas dos tartitas, apenas he mezclado 4 oncitas de chocolate 100%, una cucharadita de mantequilla y un puñado de pistachos. Una vez listo el fabuloso mejunje, he colocado unos moldes redondos sobre un papel de horno y he vertido el chocolate “pistacheado”, repartiéndolo por toda la base.

 

 

¡Ya podéis sacar la nata para montar de la nevera y batirla! Con 100ml os bastará para 2 tartitas. Edulcoradla y divididla en dos.

La trufa se consigue sencillamente mezclando cacao puro en polvo con una de esas mitades de nata montada.

 

 

Y para la fase “aguacateada”, solo tenéis que triturar un aguacate madurico con un chorrillo de zumo de lima y un pelín de edulcorante e incorporarlo a la nata para montar batida de rigor.

A mí me gusta con apenas 50ml de nata, así se aprecia más su frescura y el verdor, aunque las cantidades no son especialmente cruciales (quedará más o menos “aguacateado”, pero rico igual).

 

 

Y ya podéis distribuir graciosamente ambas fases sobre la base crujiente de chocolate y pistacho, o en una copa, o abrir la boca directamente.

Fabuloso o no, la verdad es que en este mundo hay mucho escorpión suelto… y faltan ranas 😅

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *