Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Brochetas de vieira y coles de Bruselas (sin rencores)

28 enero, 2018

Brochetas de vieira y coles de Bruselas (sin rencores)

0 Comentarios

Confieso que soy una rotunda fanática de las coles de Bruselas (recurro a ellas alegremente incluso para desayunar), así que no necesito aderezarlas (léase «disfrazarlas») en absoluto. Dicho esto, entiendo que su sabor ligeramente amargo puede desanimar a comensales menos entregados, pero pueden resultar un manjar de dioses si las apañáis un poquillo.

 

brochetas vieiras y coles de Bruselas paleo keto low carb real food

 

A vosotros (y a los demás también, que son una exquisitez súper paleo y low carb), os recomiendo encarecidamente que le deis una oportunidad a esta delicia de brochetas.

Prometo que (aunque quizás no saltaréis sobre ellas recién levantados) así sí os pimplaréis felices y sin rencores algunas de estas sabrosas crucíferas.

 

 

Y es que las coles de Bruselas caben holgadamente en la selecta categoría de los súper alimentos. Les tengo tanto cariño, casi, casi… ¡como a las vieiras! 😅

Son una bomba de vitaminas y minerales. Contienen vitaminas B1, B2, B3, B6, C, ácido fólico, calcio, potasio, hierro y zinc. Además, con apenas una ración (tamaño “delicioso acompañamiento”) de coles de Bruselas, alcanzaremos nuestros requerimientos diarios de vitamina K, fundamental para la óptima coagulación de la sangre y para mantener los huesos y dientes fuertes y sanos.

 

 

Si ya os he convencido, sabed que, además, el procedimiento no puede ser más simple.

Coced las coles de Bruselas (yo las hago en la vaporera para micro con un pelín de agua en 5 minutos) y ensartadlas en un brocheta con una vieira. Si son de madera, mojadlas antes para evitar que se quemen al cocinarlas.

Si las vieiras fueran tamaño «papá oso» como las que me he regalado hoy, dadles un garbeíllo previo a la «ensartación» para que queden bien hechas. Salpimentad y pasad las brochetas por la plancha hasta que el medalloncito de vieira quede dorado.

 

 

Están de vicio recién hechas.

El amargo de la col y el dulzor de la vieira maridan a la perfección. Y reitero que son perfectas para que los paladares poco amantes de las coles de Bruselas se reconcilien con ellas y empiecen a amarlas… ¡que la vida es demasiado corta para perder tiempo y energía guardando rencores! 

 

brochetas vieiras y coles de Bruselas paleo keto low carb real food

 

Y las coles de Bruselas tienen tanto que aportar… si les dejamos, claro 😊



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.