Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

No-arroz negro con sepia (o «sonriendo al destino»)

26 febrero, 2018

No-arroz negro con sepia (o «sonriendo al destino»)

2 Comentarios

«A mal tiempo, buena cara», sabiamente aconseja el refranero popular. Y es que por muy negro que pinte el futuro, nunca se sabe qué jugadas maestras puede tener en la chistera el amigo destino. Así que, puestos a esperar, más vale que sea con una sonrisa en los labios y con los anhelos de arroz negro convenientemente saciados (lo que prometo será ridículamente fácil para aquellos que sepan hacer sepia en su tinta y de lo más asequible para los demás).

La idea es «plusquan-simple», se trata de sustituir el arroz por nuestro muy recurrido no-arroz de coliflor y salsearlo en una deliciosa sepia en su tinta.

 

arroz negro low carb sin arroz

 

Os aseguro que con este apaño no echaréis de menos la verdadera paella de bello color azabache. El sabor de la coliflor queda 100% oculto por el dulzor del guiso de sepia y resulta un plato suculento, sin gluten, sin lácteos, sin huevo y felizmente bajo en carbohidratos (y si omitís la picada ampurdanesa, también sin frutos secos).

A mí me resulta más fácil añadir el no-arroz ya cocido a una exquisita sepia en su tinta (aunque he probado a cocerlo en ella alguna vez y no queda mal, pero se controla mucho más la cantidad de líquido si se añade al final).

Así que si os decidís a sonreírle al destino (saciando de paso vuestros anhelos de arroz negro), calculad que necesitaréis:

  • Una sepia limpia cortada a daditos (¡conservad la tinta!)
  • Una cebolla rallada
  • Un pimiento (verde y/o rojo, ambos quedan estupendamente)
  • Uno o dos dientes de ajo
  • Un puñadito de almendras y/o avellanas
  • Un tomate maduro rallado
  • Coliflor cocida cortada a cachitos (yo la hago en la vaporera para microondas en apenas 5 minutos con un pelín de agua)
  • Y (si la ocasión o los comensales lo merecen) unas gambicas

Empezad pochando la cebolla y el pimiento con un chorrito de aceite de oliva. Cuando empiecen a dorarse, añadid el tomate rallado y salpimentad. Dejad que se cocine unos minutos removiendo de vez en cuando hasta que huela que alimente. Añadid los daditos de sepia y un chorro de vino blanco. Cuando veáis que la sepia encoge y empieza a oler divinamente, añadid la tinta que habíais reservado, la picada (hecha machacando con el mortero las almendras y/o avellanas y el ajo) y las gambicas (o no).

Si veis que el vino se ha reducido y pide más líquido, añadid agua sin problemas. Dejadlo cocer unos minutejos más. Probadla, rectificad de sal y añadid el no-arroz de coliflor.

¡Listo para servir (o congelar, queda estupendo descongelado)! Y, por si quedase alguna duda, ved aquí su envidiable información nutricional.

 

 

Aunque no tengáis un antojo particularmente tenaz de paella azabache y/o el futuro pinte de color de rosa, no dudéis en probarlo, que tiene un toque a arroz negro del Ampurdán nada desdeñable (¡y os lo dice una ampurdanesa!)



2 pensamientos sobre “No-arroz negro con sepia (o «sonriendo al destino»)”

  • I tried this recipe tonight and was surprised at how good it was! Substituting cauliflower for rice was a brilliant idea. The dish still had great flavors from the sausage and shrimp that we added in addition to the cuttlefish. It was like having a black rice gumbo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *