Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Currywurst teutón low carb o «Todo tiene un final…

6 junio, 2019

Currywurst teutón low carb o «Todo tiene un final…

0 Comentarios

… menos la salchicha, que tiene dos»¹.

(1). Lo que es una ventaja, porque están suculentos ambos. Y embadurnados en esta adictiva y aromática salsa típica germana, más. 

 

 

Sí, todo tiene un final, lo cual puede ser una bendición (pensad por ejemplo en las eternas llamadas a los servicios de atención al cliente, los atascos en hora punta o las colas en el supermercado). Y no, la frase de la salchicha no es mía, es un refrán con el que los alemanes animan desenlaces varios… entre mordisco y mordisco a su mítico Currywurst.

 

 

He aquí un pequeño placer que me permito de vez en cuando (que la carne procesada, por muy low carb y ecológica que sea, el adalid de una dieta saludable no creo que sea) porque su sabor me fascina y me recuerda a Berlin. Y Berlin… me enamora.

Además, como la acompaño de Rotkohl o «la vivaracha col roja germana al rescate» en lugar de patatas fritas y la deliciosa salsa de curry lleva cúrcuma o «la piedra filosofal hecha raíz» a «puñaos», mi conciencia está tranquila… y mi «mono» del supra-sabroso Currywurst  teutón convenientemente saciado 😀

 

 

Si también queréis saciar anhelos germanos diversos y probar mi versión sin azúcar y low carb de esta delicia, sabed que solo necesitáis:

 

  • un par de salchichas idealmente ecológicas (o no, que esta salsa queda riquísima con cualquier cosa)
  • una cebollica
  • media manzanuca
  • un par de tomatitos rallados
  • un par de cucharadas de curry en polvo
  • un chorro alegre de vinagre de manzana 
  • aceite, sal y pimienta

 

 

Solo hay que sofreír la cebolla y la media manzanuca picaditas en un chorrillo de aceite hasta que empiecen a dorarse, momento en el que añadiréis el tomate y dejaréis que se cocine, removiendo de vez en cuando. Así obtenemos una salsa de tomate frito suave y dulzona. Cuando ya la oigáis pedir a gritos que alguien la pruebe, añadid el curry y el vinagre y salpimentad. Si estáis de humor, dadle un garbeo opcional con la trituradora.

 

currywurst low carb

 

Yo aprovecho y cocino las salchichas en la propia salsa un par de minutos para ahorrarme cacharros, aunque si las freís aparte el resultado es básicamente el mismo: una especiada y dulzona delicia que, lamentablemente… también tendrá un final 😀



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *