Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Ensalada «Al César lo que es del César» low carb

20 abril, 2017

Ensalada «Al César lo que es del César» low carb

0 Comentarios

He aquí una adictiva exquisitez cuyo origen se remonta a un momento de pánico. Se cuenta que esta sabrosísima ensalada nació en 1924 en un restaurante italiano de Tijuana, una noche con las mesas abarrotadas y la despensa vacía. El chef (llamado César) tuvo la sangre fría de improvisar un entrante con los pocos ingredientes que aún le quedaban… el día feliz en que el destino tuvo a bien disponer que fueran precisamente aquellos que conformarían la célebre ensalada César.

Así que no quisiera apropiarme de mérito ajeno (que no es poco, por cierto), que apuesto a que el hombre sudó la gota gorda antes de que sus clientes probasen y adorasen inmediatamente su curioso invento… Al César lo que es del César 😊

 

 

Que encima de rápida, está tremenda y resulta estupenda para cuando una llega a casa sin muchas ganas de trabajar. También tiene la ventaja de ser muy fácil de «low-carbizar», solo hay que sustituir (u obviar) los picatostes de pan.

Y además de lo sabrosa y saciante que es, resulta perfecta para aprovechar restos varios de pollo y/o parmesano y/o lechuga y/o anchoas y/o yema de huevo. Ya veis, hoy os traigo un primor de ensalada. Y es tan agradecida y fácil de hacer… El único mini-reto (que tampoco lo es) es la salsa (la estrella indiscutible del plato).

 

ensalada césar low carb

 

Ved a continuación las cantidades para una dosis nada desdeñable de salsa César (no pretendo hincharos a salsa, es que resulta poco cómodo partir las yemas). A menos que cocinéis para un ejército, sin duda os sobrará, lo cual es una bendición. Resulta deliciosa para alegrar cualquier otro plato de verduras, pescado, huevo o pollo, así que no dudéis en hacerla porque es de esas cosas que, cuando la pruebas, ineludiblemente quieres más.

 

ensalada cesar low carb

 

La ensalada es muy fácil, solo necesitáis reunir

  • pollo ya cocinado a cachillos (cualquier sobra o un cachillo de pechuga a la plancha, por ejemplo),
  • mezcla de lechugas (si es posible, no le pongáis solo iceberg,que en la variedad está el gusto – y las hojas con color intenso con bombas nutricionales, tanto de magnesio, como de vitaminas y antioxidantes),
  • virutas de parmesano opcionales (yo hoy no le he puesto porque ya había cumplido mi cupo mensual con un obsceno soufflé de queso low carb – ¡ved aquí por qué raciono las lácteos!), y
  • no-picatostes de torrezno y/o nuez (no son necesarios, pero le dan un toque crujiente delicioso y aumentarán felizmente el aporte de grasa)

y embadurnarlo bien con la salsa que resulta de emulsionar (léase, «batir hasta que quede con textura cremosa»)

  • una yema grande o dos pequeñicas,
  • 100ml de aceite de oliva suave,
  • un cachillo de ajo crudo al gusto,
  • una cucharada de vinagre,
  • una cucharadita de mostaza a la antigua (idealmente, sin azúcar ni aditivos raros),
  • 2 filetillos de anchoa,
  • sal y pimienta

 

 

En poco más de 10 minutos tendréis lista una exquisita ensalada sin gluten y low carb que hará las delicias de quien la pruebe… y la a priori modesta coliflor del tupper del día siguiente se convertirá en un manjar digno del mismísimo César.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.