Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Pastas de té low carb (y un apacible mini-retiro zen)

13 mayo, 2019

Pastas de té low carb (y un apacible mini-retiro zen)

4 Comentarios

¿Cuánto hace que no os tomáis unos merecidos minutos de relax, alejados del mundanal ruido, mientras saboreáis un buen té? No os pido que meditéis cada día media hora haciendo el pino puente, pero los momentos de serena tranquilidad son tan necesarios para la salud como el sueño, el ejercicio o la nutrición¹. Yo busco tiempo debajo de las piedras para intentar regalarme unos minutos de plácido mini-retiro zen como mínimo una vez a la semana. Y si incluye pastas de té low carb… dos 😊

 

 

(1). Todo eso de nutrirse y hacer dieta sana y baja en hidratos está muy bien, pero si nos pasamos la vida histéricos tirándonos de los pelos y tenemos el cortisol (la hormona del estrés) por las nubes, se va todo al garete, que también estimula la segregación de insulina².

 

 

(2). Si os persigue un tigre dientes de sable, agradeceréis mucho disponer de todo el combustible posible para correr como la pólvora. En un momento de estrés, el chute pancreático de insulina sirve para obligar a las células a absorber la glucosa sanguínea en tropel y así poder quemarla de inmediato (si os persigue el susodicho tigre)… o almacenarla (si no). El problema es que ella no sabe que vuestro estrés no es “un tigre puntual”, sino “unos reiterados atascos, números rojos y reuniones con el jefe” 🙄

 

 

Así que no dejéis de regalaros esos ratillos de sosiego, no solo por vuestra salud mental, sino también por la metabólica. Y podéis empezar el proceso relajador preparando estas pastitas de té para acompañar el mini-retiro zen de después. Son muy fáciles y rápidas de hacer, pero quedan casi igualicas a las originales (las míticas galletas de mantequilla danesas), crujientes y con esa textura que se desmenuza entre los dedos.

 

 

Si es hoy el día feliz de vuestro mini-retiro, calculad que, para unas 8 galletas, necesitaréis:

  • un huevo
  • 80g de mantequilla derretida
  • una cucharadita de canela –idealmente, como siempre, de la que no daña el hígado- (las originales llevan vainilla en lugar de canela, que decida el gusto de cada sosegado galletero)
  • 80g de harina de coco
  • edulcorante al gusto (yo le echo una cucharadita de xylitol)

 

 

Empezad por encender el horno a 180ºC y seguid por mezclar los ingredientes en una aromática masa. Es poco manejable, pero es la manera de lograr que tengan la famosa “textura desmenuzante” una vez horneadas. Y solo habrá que hacer bolitas, colocarlas sobre papel de horno y chafarlas para darles la forma de pasta de té.

 

 

Metedlas en el horno, pero no os vayáis muy lejos, que se hacen en pocos minutos. De hecho, yo ya empiezo a elegir el té y preparar la tetera con toda la calma. En apenas 10 minutos estarán doraditas y pidiendo a gritos que las saquéis.

No puedo aseguraros que vayan a traeros paz espiritual, pero el antojiño de galletas danesas sí que os lo quitan. Y para acompañar (o mojar en) el té… lo cierto es que (con perdón de los sandwiches de pepino de los ingleses) no se me ocurre bocado más fácil y reconfortante.

 



4 pensamientos sobre “Pastas de té low carb (y un apacible mini-retiro zen)”

  • Hola: he hecho las galletas. He de decir que me han salido regular, poco dulces y muy harinosas. Me imagino que será practicando como me saldrán mejor. Una pregunta ¿a cuánto equivale en gramos tu cucharadita de xilitol? Gracias

    • Hola María! Jo, lo siento, a mí me encantaron, me recordaron un montón a las danesitas! Aunque harinosas y desmenuzosas sí quedan, desde luego. Pues he intentado pesar la cucharadita de xilitol pero mi báscula no es muy precisa, apenas llega a los 10 gramos. Aunque lo cierto es que mi criterio con el dulce es poco fiable, casi recomendaría probar un poquitito las mezclas antes de hornear a ver. Igual te gustarían más las de almendra, que quedan mucho más jugosas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *