Deja de contar calorías

Y regálate tu mejor tú

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Libros por Karma y pastel keto-Battenberg

24 mayo, 2021

Libros por Karma y pastel keto-Battenberg

9 Comentarios

¿Tienes un corazón enorme y un monedero pequeñito?

¡Pues tengo un regalico para ti!

 

¡Dime qué has hecho hoy para ganarte un pelín de buen karma!

Mándame un e-mail, déjame un comentario abajo o etiquétame en una foto de Instagram (¡estoy aquí!) contándome tu buena acción del día y te mandaré el enlace para descargarte mis e-books de keto-dulces en formato imprimible*.

 

¡Y que el buen karma nos acompañe!  😁

 

 

[Debajo del amoroso pastel Battenberg dejo el enlace a la compra de ambos e-books en formato Kindle por si lo prefieres.]

 


Y para celebrar tamaño acontecimiento kármico… ese soberbio dulce aristocrático inglés 😋

 

Pastel keto-Battenberg: homenaje al amor

 

 

¡La idea original no es mía! Esta belleza de pastel nació para conmemorar el enlace de una nieta de la reina Victoria de Inglaterra con cierto príncipe austríaco llamado Luis de Battenberg.

 

El pastel en todo su esplendor, con su damero de vainilla/frambuesa embadurnado en mermelada de albaricoque y su irresistible mazapán

 

He aquí una de las ventajas de no nacer en la corte británica del s. XIX: podemos rebozarnos en pastel de mazapán sin tener que casarnos con quien nos diga la abuelica 😁

 

 

Si queréis uniros a mi particular homenaje al amor (o celebrar que por vuestras venas no corre ni gota de sangre azul), sabed que solo hay que empezar por apañar dos bizcochos low carb, cada uno con:

  • 3 huevos (las claras a punto de nieve bien firme para un extra de esponjosidad)
  • 1 yogur natural (idealmente bien graso y de cabras/ovejas felices)
  • edulcorante al gusto
  • 5-6 cucharadas de almendra cruda molida (dependerá del tamaño de los huevos y del día que tengan, lo ideal es que la masa final tenga textura de mayonesa)
  •  2-3 cucharadas de harina de coco (ídem)
  • 1 cucharada de aceite (de coco o de oliva)
  • medio sobrecillo de impulsor químico
  • un chorrillo de extracto de vainilla

 

 

La única diferencia entre el bizcocho rosa y el amarillo es que al primero le añadimos una cucharada hermosa de frambuesa en polvo, pero el resto del proceso es idéntico (e igual a los demás bizcochos que encontraréis por aquí).

Estos los he hecho en un molde rectangular de 30cm x 10cm de lado para que no quedasen muy altos ni muy bajos (aunque siempre se puede recortar, así que tampoco es como para estresarse).

 

 

Y no tenéis más que mezclarlo todo (idealmente, añadid las claras al final, con cariño y movimientos envolventes para que no se bajen) y hornear, como de costumbre, en horno precalentado a 180º (para esta cantidad, yo lo he tenido unos 30 minutos, hasta que el viejo truco del palillo me ha «chivado» que ya estaba).

Y como siempre que andamos “bizcocheando”, yo prefiero dejarlos enfriar sobre una rejilla (para evitar que el vapor hierva y “tortillee” los bizcochos cuando salen del horno).

 

 

Y una vez reposaditos y templadicos, ya podréis recortarlos alegremente en dos rectángulos larguiruchos de sección cuadrada, para luego darle la forma del Battenberg original.

Llega el feliz momento de la mermelada de albaricoque. Para cubrir el pastel entero, apenas necesitaréis 3 o 4 piececitas de fruta cortadicas y el zumo de un limón, que pondréis a cocer a fuego lento hasta que la fruta se deshaga. Probadlo de dulce a ver si preferís edulcorarlo un pelín.

 

 

Yo disuelvo en la mermelada caliente una lámina de gelatina neutra prehidratada para darle más consistencia (lo que ayuda a que luego el pastel mantenga su forma), pero no es necesaria en absoluto.

Antes de que se enfríe y cuaje (si es que decidís incorporarle esa gelatina), embadurnad los cachos larguiruchos de bizcocho con la mermelada y colocadlos formando un damero.

 

 

¡Y ya pasó lo más trabajoso!

Meted el “mega- damero 3D” en la nevera para que asiente y se pegue bien, al menos un par de horas.

Y ya por fin llega el momento más divertido de todo el proceso: cubrirlo con mazapán 😁

 

 

Para envolver un pastel de este tamaño, habría que mezclar un par de claras de huevo (como no se cuece, yo suelo tirar de claras pasteurizadas), 200g de almendra molida (más o menos, debe quedar como una plastilina manejable pero sin llegar a ser mazacote), un pelín de edulcorante y el eterno chorrillo de extracto de vainilla.

 

 

Amasad la mezcla y aplanadla sobre un papel film o de horno (veréis que es bastante agradecida – se rompe con apenas mirarla, pero se vuelve a pegar muy fácilmente).

Una vez tengáis una placa de masa bien finita (como de medio centímetro de grosor), recuperad el “mega-damero 3D” del frigorífico y colocadlo encima.

 

 

Enrolladlo en el mazapán (a mí me resulta más cómodo hacerlo manteniendo el papel film entre mis dedos y el mazapán), recortad los bordes feos (y dedicadlos a la noble causa de “probar cómo ha quedado”) y proceded a cortar el pastel en rodajas para que al presentarlo se aprecie toda su belleza.

Al probarlo entenderéis ese apodo de “homenaje al amor”… (que no tiene nada que ver con las bodas reales del s. XIX) 😊

 

 


Aquí os dejo los enlaces a los libros por «algo más que karma».

Espero que (sea cual sea la forma en la que lleguen a vuestras manos) os gusten y os evadan de la pandemia tanto como a mí 😇

 

keto-tentaciones e-book keto dulces

 

 

¡Un abrazo!

 


(*)  Siempre fiel a la legislación vigente, me comprometo a no compartir tus datos personales con nadie y a no spamearte, ni enviarte nada aparte del enlace a las descargas. ¡Prometido!

Para más detalles, consulta mis imperdibles Política de Privacidad y Aviso Legal.  



9 pensamientos sobre “Libros por Karma y pastel keto-Battenberg”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *