Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Saquitos sorpresa árticos (mi vil chantaje a Papá Noel)

4 noviembre, 2019

Saquitos sorpresa árticos (mi vil chantaje a Papá Noel)

2 Comentarios

Este año debo haber sido realmente buena. Papá Noel no solo se ha acordado de mí, ¡sino que se ha adelantado casi dos meses!

Y como el sabio conocedor de mis más profundas debilidades que es, me ha traído un sublime alijo de salmón ahumado y caviar rojo, recién llegaditos del polo norte.

 

 

Así que con el noble propósito de que no se olvide de mí por navidad con la excusa de que ya pasó por casa en noviembre, me he propuesto atraer su atención (o más bien «chantajearle vilmente») con esta soberbia delicia: los saquitos sorpresa árticos.

 

 

Que no solo son ultra-veloces y sencillísimos de hacer (a pesar de su considerable belleza), encima están absolutamente demenciales y aceptan casi cualquier relleno que se os ocurra.

 

 

Aunque dado que mi maquiavélico plan de hoy era atraer/chantajear Papás Noeles, he optado por una exquisita mezcla ártica: un poco de queso fresco picadito con cebollino y una cucharadita del inefable caviar rojo, todo bien aliñadito con sal y pimienta.

Si sois paleo estrictos o no es el día feliz en el que os permitís un garbeo por el mundo de los lácteos, sustituyéndolos por aguacate obtendréis unos saquitos menos árticos pero sorprendentes y riquísimos igual.

 

 

Disponed el relleno ganador en el centro de la loncha de salmón y proceded a su «saquitización», anudando una briznilla de cebollino alrededor del cierre. Veréis qué cucada.

 

 

Ya me diréis qué Papa Noel ignoraría mi chimenea después de ver esto. Ninguno de fiar. Y aunque mis inocentes saquitos sorpresa de salmón y caviar no logren su vil propósito, quizás el aromático cebollino atraiga a sus renos…  Por probar, que no quede 😁



2 pensamientos sobre “Saquitos sorpresa árticos (mi vil chantaje a Papá Noel)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *