Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Milhojas (bueno, tres) de alga nori crujiente con salmón

19 enero, 2019

Milhojas (bueno, tres) de alga nori crujiente con salmón

0 Comentarios

Aunque el hojaldre todavía se me resiste, desde mi particular epifanía sobre la posibilidad de usar alga nori en lugar de pasta filo, mis bandejas de canapés son mucho más vistosas (y sanas) que las de mis épocas pre-épicas. En lo que tardaba en cortar el «pan de molde-porexpan», hoy apaño unas bellísimas, sabrosas y crujientes bases para canapé de un intenso color verde dorado.

 

 

Y es que, además de rotundamente paleo, sin gluten y low carb, el alga nori es alegremente «milhojizable». Aunque creo que «tres» es el número óptimo de hojillas para que el bocado quede crujiente sin que suponga un pequeño reto para los incisivos.

El proceso es fácil a rabiar. Empezad por encender el horno a 180ºC. Coged las tres laminillas de alga nori, humedecedlas ligeramente pintándolas con un poquito de agua y pegadlas entre sí. Una vez bien unidas (veréis que el agua ejerce de pegamento), coged unas tijeras y cortadlas en cuadraditos (o circulitos, o corazoncitos, o trapezoides, o lo que fuera que os apetezca).

 

 

Colocadlas sobre un papel sulfurizado y horneadlas durante unos 10 o 15 minutos (id tocándolas a ver, que queden bien crujientes). ¡Y ya está! Podéis cubrirlas con las delicias que hayáis decidido destinar a la causa. Aunque con un poquito de salmón marinado, una puntita de espárrago triguero salteado y huevo cocido… el sabor del alga marida a la perfección.

 

 

¿A que queda chulo? Pues además está buenísimo y, de principio a fin, llevar esta belleza de platito a la mesa me ha llevado 15 minutos de reloj.

Si os gusta el alga nori, os aseguro que en modo milhojas la adoraréis. Y, si aún no formáis parte de su corte de admiradores, después de probar este crujiente «treshojas» verde dorado, apuesto a que os lo plantearéis seriamente 😊

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *