Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Bracitos de nata (que el fin del mundo te pille bailando)

28 agosto, 2020

Bracitos de nata (que el fin del mundo te pille bailando)

1 Comentario

“He experimentado de todo. Y no hay nada mejor que estar en los brazos de alguien a quien amas.” (John Lennon)

 

brazo de gitano keto sin azucar low carb sin gluten de mascarpone

 

No. No es lo mismo que perderse en los brazos de ese alguien amado, pero saborear estos bracitos… se parece mucho.

Así que si la cuarentena se alarga demasiado o esos brazos se hacen de rogar, siempre podéis recurrir a estos.

 

 

Sí requieren un poquito de paciencia y “habilidad digital” (de “dedos” 😁), pero son una verdadera delicia y muy agradecidos. Si queréis probarlos (que, andéis o no faltos de bailes y abrazos, valen la pena) calculad que necesitaréis, para 4 bracitos:

  • un huevo
  • 40g de mantequilla blandita
  • 3-4 cucharadas de almendra molida (dependerá del tamaño del huevo)
  • 1-2 cucharadas de harina de coco (¡ídem!)
  • edulcorante al gusto
  • nata para montar (con apenas 100 o 120ml bastará y sobrará para los 4 bracitos)
  • mantequilla para engrasar los moldecitos

 

 

Empezad mezclando los ingredientes de la masa brisa abizcochada (la idea es que quede como una plastilina), haciéndola una bola en un papel film y dejándola reposar en la nevera un rato para que asiente y sea más manejable.

 

 

Una vez firme, toca dividirla en 4 mini-masas y colocar cada una sobre un papel sulfurizado. Llega el feliz momento de aplanarlas con el rodillo (manteniendo entre el rodillo y ellas un trozo de papel film para que no se pegue) hasta lograr unos círculos cuyo diámetro aproximado encaje con la longitud de los moldecitos cilíndricos. No los hagáis demasiado finos o se romperán (un grosor de 1cm más o menos será perfecto).

 

 

Una vez tengáis los círculos de masa listos (con su papel sulfurizado debajo y su papel film encima), dejadlos en la nevera unos minutos más y engrasad a conciencia los moldecitos.

 

 

Y ahora llega el único momento peliagudo de verdad. Id encendiendo el horno a 180º y proponeos a acomodar los circulillos de masa alrededor de los moldecitos cilíndricos. A mí me resulta más fácil sacar primero el papel film e ir enrollándolos a través del papel sulfurizado sin retirarlo del todo. Así me queda un tubo de masa pegada por abajo a su cacho de papel de horno que puedo colocar en la bandeja felizmente. Y al horno con ellos.

Veréis que en apenas 10 minutos estarán dorados y listos para ser liberados.

 

 

Eso sí, no los intentéis desmoldar en caliente, que se rompen cosa mala. El desmenuce no es muy horrible tampoco, que luego la nata lo pega todo, pero ya que nos ponemos a hacer bracitos para sustituir abrazos… que sean bellos y robustos.

 

 

Mientras se enfrían, podéis ir batiendo esa nata alegremente. Añadid el edulcorante que estiméis oportuno cuando ya casi esté y dadle un par de garbeítos más. Solo faltará abarrotar los tubitos con esa dulce y vaporosa nata, decorarlos con unas almendras picadas (o no), dejarlos enfriar en la nevera y servirlos bien fríos.

Y aunque los bailes en brazos de quienes amamos no se puedan congelar y recuperar a voluntad… los bracitos sí 😁

 

brazo de gitano keto sin azucar low carb sin gluten de mascarpone



1 pensamiento sobre “Bracitos de nata (que el fin del mundo te pille bailando)”

  • Yo soy más básica 😂😂 hago una tortilla de claras y relleno con yogur y 🍓🍓o bien mermelada light de melocotón…y hago bracitos omelette 💯 Doy Fe que está 💓💓

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *