Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Coquitos low carb (o «el kit de supervivencia»)

15 septiembre, 2017

Coquitos low carb (o «el kit de supervivencia»)

0 Comentarios

Hoy os traigo una versión low carb de los coquitos, mi primera elección (o quizás la segunda, tras la rotunda tarta de Santiago) cuando astutamente me ingenio un kit de supervivencia y/o desayuno/merienda/tentempié paleo low carb bien saciante para llevar.

 

 

Y no solo son llevables y resisten embestidas varias, además están tremendos. Admito que despiertan a la comedora compulsiva que hay en mí, pero son tan contundentes que ni siquiera yo puedo devorar más de 5 o 6 de una sentada (y, aunque no es algo de lo que me sienta orgullosa, soy famosa por mi infinito saque a la hora de engullir).

Aunque igualmente os juro que es físicamente imposible comerse solo uno 😋

 

 

Si optáis por recurrir a sus servicios, calculad que, para una bandejilla pequeñica (que bastará y sobrará para dos comensales de saque generoso o para el mismo comensal de buen yantar presente y futuro), necesitaréis:

  • un huevo
  • 50 gr de almendra molida
  • 20 gr de coco rallado
  • edulcorante al gusto (yo le echo una cucharadita de xylitol*)
  • pellizquillo de canela en polvo (idealmente, que sea de la verdadera que no daña el hígado)
  • yema para pintar (o no, pero queda más brillantito «con»)

 

 

El cómo se hace es lo mejor de todo: mezcladlo todo a lo bruto, formad los coquitos (podéis optar por el viejo truco de la manga pastelera con boquilla dentada o ir directamente a la bolita) sobre una bandeja con papel sulfurizado (idealmente engrasado), pintadlos con la yema (o no) y hornead (a 180ºC unos 10 minutos).

Dejadlos enfriar un poquillo y ya estarán listos para aniquilar cualquier antojo que pueda rondaros cuando os prodiguéis por mundos poco «paleo-low-carb-friendly».

 

 

(*) Si tenéis dudas sobre la conveniencia del uso de edulcorantes en una dieta anti-inflamatoria, ved Edulcorantes: El Dilema, ¡y decidid!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *