Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Sopa benzodiacepina (Crema de calabaza con canela)

17 octubre, 2019

Sopa benzodiacepina (Crema de calabaza con canela)

0 Comentarios

Si tu otoño también se empeña en llegar acompañado de desgarradora incertidumbre pero tampoco quieres recurrir a más ansiolíticos que una copilla de vino ocasional, he aquí mi propuesta: la deliciosa y dulzona crema de calabaza con canela, renacida en benzodiacepina de urgencia.

 

 

Y es que si tuviera que definir este clásico de las mesas otoñales y rotunda maravilla del «bastante-low-carbismo» en dos palabras, serían «insultantemente» y «reconfortante». No sólo os apañará un primer plato delicioso y «aterrador» si os habéis erigido en anfitriones de una cena de Halloween, también saciará estómagos hambrientos y sosegará mentes intranquilas en los días de diario.

 

 

Si además os apetece vaciar un poquillo la cabeza de desazones otoñales, sabed que rebanando y liberando (otra) calabaza de pepitas y fibras diversas y horneándola a unos 180ºC durante apenas 20 minutejos (o hasta que el irresistible olor a calabaza caramelizada invada la cocina), podréis usarla felizmente a modo de cuenco. Apuesto a que vuestros asombrados comensales acabarán rebañando algo más que el plato.

Y si desconfiáis del aporte de carbohidratos de esta receta, sabed que la inclusión de mi bienamada canela no sólo le da un je-ne-sais-quoi exquisito, también aumenta la sensibilidad a la insulina (eso sí, idealmente, que sea de la verdadera que no daña el hígado).

 

crema de calabaza con canela

 

Además, es muy rápida y fácil. Solo hay que cubrir los cachos de calabaza con agua y cocerlos (si tuvierais por ahí, un poco de cebolla nunca está de más). Para medio litro de agua, suelo usar apenas 400g de calabaza y media cebollica, que en 10 minutejos estarán listas para ser convenientemente trituradas y aliñadas con aceite de oliva y sal. No olvidéis echarle un buen pellizco de canela molida.

Y benzodiacepina de urgencia dulzona y especiada lista.

 

crema de calabaza con canela

 

Creo firmemente que esta delicia cabe con holgura en una dieta low carb feliz de vez en cuando… especialmente cuando sientes como tus niveles de cortisol, la hormona del estrés, empiezan a subir como la espuma ante la situación política, económica y social que te rodea.

A veces me pregunto si pensar que cada día que amanece es un regalo y no encolerizar por banderas con más o menos franjas rojas me hace parte de la solución… o del problema.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *