Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Crêpes con chocolate (mi balsámica válvula de escape)

22 mayo, 2019

Crêpes con chocolate (mi balsámica válvula de escape)

0 Comentarios

Para esos (desgraciadamente inevitables) días abrumadores en los que los astros se alinean (para mal) y nos sentimos como un reactor nuclear a punto de explotar… He aquí mi válvula de escape: las casi balsámicas crêpes con chocolate low carb. No puedo prometer que desalineen los astros y apaguen la mecha, pero que le caerán unos metros extra, sí. ¡Y toda piedra hace pared!

 

 

Y como asumo que «los días D» tampoco estáis de humor para apaños épicos, propongo empezar la mañana siguiente animando al nuevo día a ser mejor que el anterior con esta delicia de desayuno. Ni siquiera requerirá más de 10 minutos de vuestro precioso tiempo mañanero (prepararlo, que para disfrutarlo sí abogaría por que os regaléis un ratiño).

La susodicha válvula es una versión dulzona de mis muy adoradas crêpes de harina de sésamo o «Murphy también se equivoca» con un par de oncillas de chocolate negro derretido. Brutal.

 

 

Solo habrá que sacar del fondo del armario una plancha (o sartén) lo suficientemente amplia como para que la masa pueda expandirse como buenamente le apetezca y quede fina (aunque si la pereza os puede, en una sartén medianica quedará más gordita-tortita y menos crêpe, pero estará rica igual).

Si acontece que hoy es «el día después del día D», sabed que, para una mega-crêpe (como mi reconfortante bálsamo de hoy), solo necesitáis:

 

 

  • 2 huevos
  • una cucharada de aceite de coco o mantequilla para la plancha (con mantequilla quedan más doraditas, ¡pero hoy no tenía!)
  • 4 cucharadas de leche de coco
  • 4 cucharadas de harina de sésamo
  • pelín de edulcorante (yo le he echado una puntita de xylitol)
  • un par de oncillas de chocolate negro (idealmente 99% o 100%) picaditas

 

 

Como seguro os imaginaréis, se trata de mezclarlo todo y echar la masa en la plancha/mega sartén con el aceite de coco (o mantequilla) bien caliente. Eso sí, al faltarle el poder aglutinante del trigo, la masa es menos elástica, por lo que es más que probable que se os rompa al darle la vuelta.

Para esquivar ese pequeño obstáculo a vuestra ulterior satisfacción, ofrezco dos soluciones: (i) hacer la torta lo suficientemente fina como para que se cocine bien sin tener que darle la vuelta, o bien (ii) guardaros una cucharada de masa en el bol para «reparar» posibles roturas cuando le deis la vuelta de la manera tradicional.

 

crepes low carb con chocolate sin gluten

 

Cuando esté casi hecha (si seguís la opción (i)) o cuando le deis la vuelta (para la (ii)), esparcid el picadillo de chocolate por encima y salivad copiosamente mientras veis como se derrite felizmente. Enrolladla con cariño (o no) y servidla bien caliente.

Con unas semillas de sésamo resulta… de veras balsámica. Todo lo que me hizo rozar mi punto de ebullición el aciago día de ayer sigue ahí, pero la verdad es que ahora «combustiono» con mucha menos amargura 😊

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *