Descubre por qué las «dietas» no funcionan

Deja de contar calorías y empieza a nutrirte

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Pastelitos de fresa sobaícos para enamorados (o no)

6 febrero, 2021

Pastelitos de fresa sobaícos para enamorados (o no)

0 Comentarios

Supongo que el colmo de un fan acérrimo de San Valentín es currarte unos irresistibles pastelitos de fresa amorosamente rosas en un decorado romanticón (con peluche de corazoncito incluido)… para acabar comiéndotelos tú con «tigo» y tu «mismidad» 😅

 

 

Y es que el mítico 14 de febrero amenaza un año más con llegar. Idolatrado por unos y detestado por otros, yo lo delegué hace años a «día en el que me permito un keto-dulce color de rosa sin sentirme culpable». Y así nunca me decepciona 😅

Pues este es mi favorito hasta la fecha. Los llamo «sobaícos» porque la base son sobaos pasiegos low carb, a los que he dado forma redondica con un cortador de galletas. De un sobao tamaño cantabruco me han salido 9 bases de pastelitos. Ya veis, el primer paso está chupao’.

Aparte del sobao, han caído apenas 6 fresoncillos, una hoja de gelatina, el zumo de medio limón, 100g de nata para montar y un pelín de edulcorante.

 

 

Y el segundo paso (una vez descongelado o apañado el sobao) es tan sencillo como echar mano de los fresonciños, partirlos a cachitos y ponerlos a cocer en el zumo de limón para hacerlos confitura. Aprovechad esos 5-10 minutejos para poner a hidratar una hoja de gelatina en agua fría.

Si veis que se secan las fresiñas, echad un pelín de agua y tan contentos. Cuando empiecen a deshacerse, probadlas a ver si preferís echarle un pelín de edulcorante (que el limón es muy traicionero). Apagad el fuego, disolved la gelatina en la confitura y dejadla templar un poco por ahí.

 

 

Cuando ya esté medio templadita, partid los sobaícos por la mitad y embadurnadlos con la futura gelatina de fresa (yo también embadurno los bordes, que queda más cuco).

¡Y ya casi están!

Montad la nata bien fría. Cuando esté firme, añadidle la confitura que haya sobrado del «embadurnamiento», removed con cariño, metedla en una manga pastelera (o no) y colocad besitos de nata «fresizada» sobre los sobaícos embadurnados. A estos les he añadido un toquecillo extra de frambuesa en polvo (en concreto, de esta) para mayor colorido y deliciosidad.

 

 

Y a la nevera con ellos hasta que asienten. Si también los hacéis así de pequeños, en apenas una hora estarán a puntito de caramelo.

Y ya podréis celebrar el día de los enamorados como está mandao’ y declarar vuestro amor eterno, sea a esa persona especial… o a los pastelitos 😅

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *