Deja de contar calorías

Y regálate tu mejor tú

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Taquitos de chocolate (como mariachis en el estómago)

1 mayo, 2021

Taquitos de chocolate (como mariachis en el estómago)

0 Comentarios

Millones de gracias, México lindo y querido, por compartir con el mundo el más eficaz y placentero sustituto del amor: el chocolate.

Puede que saborear su divina untuosidad no alcance para despertar mariposas adormiladas en el estómago, pero para entonar a nuestros alegres mariachis internos, desde luego,  sí 😇

 

«Taco» de «chocolate» (si es que no se me ocurre dúo de palabras más irresistible)

 

Y nada mejor para homenajear a la generosa cuna del chocolate (y de paso regodearnos en el dulce amargor de este manjar de dioses) que unos tentadores taquitos de avellana, rellenos de trufa y embadurnados con chocolate. Infalibles.

 

 

Así que si también andáis faltos de mariachis (o queréis sumaros a mi eterna gratitud), contad que para unos 5-6 taquitos bien rellenitos, necesitaréis:

  • 1 clara de huevo
  • 1 nuez de mantequilla (unos 15g)
  • edulcorante al gusto
  • unos 30g de avellanas molidas (felizmente sustituibles por harina de almendras)
  • nata para montar (calculad al menos 50ml)
  • cacao puro en polvo
  • chocolate negro opcional (para embadurnar felizmente los taquitos)

 

 

Empezad por encender el horno a 180º. Podéis usar unos moldecitos para cupcakes grandes o prepararlos vosotros mismos con circulillos de papel sulfurizado (sin miedo, que la cantidad de masa que ponemos es tan pequeña y se cuece tan rápido, que no rebasa).

Mezclad la clara, la mantequilla derretida, un pelín de edulcorante y las avellanas y colocad cucharadas de masa en los moldecitos. Apenas queremos cubrir la base, como si hiciéramos mini-pizzas. Cuanto más finas las hagáis, más crujientes quedarán. Metedlas en el horno y no os despistéis, que se hacen en un plis.

 

 

Cuando los bordes empiecen a dorarse, id sacándolas del horno una a una y dándoles forma de teja mientras aún están bien calientes, que cuando se templen no se podrán manipular sin romperlas.

¡Y “tortillas” listas! Dejadlas enfriar mientras preparáis su chocolateado relleno.

 

 

Batid la nata hasta que empiece a espesar, añadidle el cacao y su poquito de edulcorante (o no) y seguid batiendo hasta que obtengáis una cremosa trufa. No os paséis con la batidora, que llega un momento que se convierte en mantequilla.

Llega ya el feliz momento de rellenar los taquitos generosamente de trufa. Y con un último toque de chocolate bien negro derretido por encima quedan… sencillamente brutales.

 

 

Y es que puede que el chocolate no mueva el mundo… pero sí hace que el viaje valga la pena 😅



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *