Terapia nutricional y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Tarta «anti-amargura» de calabacín, jengibre y limón

21 noviembre, 2019

Tarta «anti-amargura» de calabacín, jengibre y limón

2 Comentarios

Adoro el amargo (casi diría que mis imprescindibles dosis de café y chocolate 100% sacian mis necesidades diarias de placer sensorial), pero hoy rebosaba amargura por todos los poros (lo que en lenguaje llano vendría a ser que estaba amargamente rabiosa).

Así que (una vez convenientemente satisfechos mis requerimientos de cafeína) me he propuesto poner una saludable distancia entre lo amargo y yo.

 

 

Y este es el resultado: una deliciosa tarta de calabacín, jengibre y limón, que he bautizado «anti-amargura» porque sabe a dulce, salado, ácido y picante. Vamos, que menos a amargo, sabe a todo lo «sabible». Y está buenísima. No diré que ha logrado aniquilar mi rabiosa amargura, pero sí que la ha difuminado considerablemente.

La he llamado «tarta» para añadirle dulzor autosugestionado, pero no deja de ser una quiche (como esta, que además es anti-alzhéimer) «tartificada». Y como buena quiche, acepta cualquier relleno que se os ocurra o que ya empiece a sentirse demasiado cómodo en la nevera.

 

 

La base es una versión ultra-rápida de masa quebrada low carb para «no-panaderos» ansiosos u olvidadizos que no repusieron su alijo de semillas de lino molidas.

Y oye, nada que objetar. Para la tarta de la foto (que mide 20cm de diámetro), me he limitado a mezclar:

  • 1 huevo,
  • 1 cucharada de harina de coco,
  • 3 cucharadas de harina de almendra,
  • 1 cucharada de mantequilla blandita y
  • una cucharadita de jengibre molido.

Las cantidades dependerán del tamaño del huevo. Añadidle harina de almendra hasta que obtengáis una mezcla felizmente manejable y podáis hacer una bola de masa sin dejaros alma, espíritu y moral en la tarea.

 

 

Cubrid el molde (si es desmontable, luego probablemente lo agradeceréis) con papel de horno y colocad la masa formando una base. Si se os pega mucho, metedla en la nevera unos minutos. Aunque también podéis recurrir al viejo truco de aplanarla entre dos papeles de horno con un rodillo y depositarla en el molde con uno de ellos directamente.

¡Y ya podéis preparar el relleno!

Como mi amargura creciente apremiaba, no me he matado a hacer sofritos y he ido a lo fácil. He mezclado 2 huevos enteros batidos con 100ml de leche de coco para cocinar (aunque con nata quedará exquisito y cremosísimo igual), la ralladura y un chorrillo de zumo de un limón y una cucharadita alegre de jengibre molido. Lo he salpimentado y he volcado la mezcla sobre la base.

 

tarta de calabacin sin gluten sin azucar low carb

 

He cortado rodajitas finas de calabacín, las he colocado encima y las he pintado con un poquito de mantequilla derretida para que se dorasen que, por sí solo, mucha capacidad de iniciar una reacción de Maillard caramelizante, el calabacín no tiene.

He horneado la tarta apenas media hora a 180ºC, hasta que su olor decía claramente «cómeme y tu amargura huirá despavorida».  Y tanto mi yo de «tarta recién hecha», como mi yo de «tarta de ayer», pueden atestiguar que queda deliciosa, tanto caliente, como fría.

 

tarta de calabacin sin gluten sin azucar low carb

 

Si es que nadie se libra de «estar» amargado de vez en cuando, pero «serlo» es uno de esos «privilegios» que pueden ejercerse o no, como el derecho inalienable de todo ser humano a amargarse la vida 😊



2 pensamientos sobre “Tarta «anti-amargura» de calabacín, jengibre y limón”

  • Adoro venir aquí a saciar la curiosidad que me crea el seguir las redes donde aparecen estas maravillas de la ingeniería científica 😂😂
    Gracias por la aportación… Porque esta tarta de no manzana si hecha con calabacin… Puede ser una apuesta muy alta y vencer sin problema en el campo de batalla que es dar gusto a todos los comensales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *