Los caminos fáciles y apacibles…

¡no suelen llevar muy lejos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Tarta de limón, merengue y cautela cardiometabólica

5 diciembre, 2022

Tarta de limón, merengue y cautela cardiometabólica

0 Comments

Esta cítrica y nívea delicia es mi dulce homenaje a la nueva actualización de las directrices dietéticas para los españoles (cuya traumática disección encontraréis aquí). De todas las referencias a esperpénticos estudios nutricionales diversos que incluye (y me vi moralmente obligada a examinar), hubo uno que me dejó sin habla… porque me introdujo en el inhóspito mundo de «la muerte por enfermedad cardiometabólica debida a un consumo insuficiente de frutos secos».

 

tarta de limon con lemon curd paleo sin azucar sin lacteos keto low carb

 

Sí, no bromeo, no. Es una revisión (supuestamente científica y seria) que nuestro comité eligió para justificar su sutil Sinfonía a la Legumbre (cuya melodía dejo abajo para quienes tengáis el estómago y/o la curiosidad), que concluye que, en el año 2010, cerca de 2,5 millones de muertes en todo el mundo se debieron a un consumo insuficiente de frutos secos¹.

[1] Afshin, A., Micha, R., Khatibzadeh, S., & Mozaffarian, D. (2014). Consumption of nuts and legumes and risk of incident ischemic heart disease, stroke, and diabetes: A systematic review and meta-analysis. The American Journal of Clinical Nutrition, 100(1), 278-288. https://doi.org/10.3945/ajcn.113.076901

 

tarta de limon con lemon curd paleo sin azucar sin lacteos keto low carb

 

Me pregunto qué dirían sus insignes autores a los pobres alérgicos que no los pueden comer… ¿que vayan poniendo sus asuntos en orden?

Detalles escabrosos aparte, he elegido esta dulce exquisitez repleta de frutos secos para contribuir a la noble causa de alejarnos de ese poco alentador desenlace. Y aunque parezca una tarta difícil, solo es un pelín laboriosa (pero todo sea por eludir la muerte por enfermedad cardiometabólica debida a un consumo insuficiente de frutos secos).

 

 

Solo hay que decidirse e ir por partes tranquilamente. Primero, conviene preparar un delicioso keto-lemon curd, la sublime crema de limón inglesa. Después, necesitaremos hornear la base de galleta/masa brisa. Y ya, como colofón final, coronaremos la tarta con una celestial capa de merengue sabor limón.

Y una vez con las manos en la masa, veréis que no es ni la mitad de intimidante de lo que parece.

 

 

Para acolchar alegremente una tarta de unos 20cm de diámetro, apenas necesitáis agenciaros un poquiño de keto-lemon curd, mezclando «bien» (que no queden claras sueltas por ahí):

  • un huevo y una yema (podéis aprovechar la clara que sobra para una mousse o para el merengue de la tarta en cuestión)
  • 50g de mantequilla derretida
  • un limón y una lima (tanto su ralladura, como su zumo), alegremente sustituibles por un limón y medio
  • edulcorante al gusto (yo le suelo poner un poquito de inicio y luego lo pruebo cuando empieza a espesar, que el limón es muy engañoso)

 

 

Empezad por verter la mezcla en un recipiente que podáis poner en un baño maría sobre una cazuela con agua a fuego lento. Y solo queda remover y esperar a que se haga la magia. Según cuán espeso lo prefiráis, tardará más o menos. A mí me gusta con la consistencia de la mayonesa y lo tengo listo en apenas 10 o 12 minutos. Tened en cuenta que cuando se enfríe espesará un poquito más (y que la tarta en sí no va al horno, así que su relleno será ese lemon curd rico). Dejadlo templar por ahí.

¡Y ya vamos a por la base de la tarta!

 

 

Para ese molde de unos 20 cm de diámetro, apenas hay que mezclar:

  • un huevo
  • 40g de mantequilla blandita
  • la ralladura de una lima o medio limón (luego aprovecharéis el zumo también)
  • edulcorante al gusto
  • 4-5 cucharadas de harina de almendra (dependerá del tamaño del huevo, debe quedar como una plastilina)
  • 1-2 cucharadas de harina de coco (si no tenéis, no pasa nada, sustituidla por más almendra, saldrá una base más abizcochada)

Y solo tenéis que hacer una bola y meterla en la nevera envuelta en un papel film para que asiente (igualico que en las demás tartas anglosajonas que tenéis por aquí).

Cuando haya reposado un rato, id encendiendo el horno a 180ºC y sacando la bola de masa de la nevera. Colocadla sobre un papel sulfurizado y aplanadla con el rodillo (dejad el papel film entre el rodillo y la masa o se os pegará).

 

tarta de limon con lemon curdpaleo sin azucar sin lacteos keto low carb

 

Una vez aplanada, aposentadla (manteniendo ese papel sulfurizado siempre debajo) en el molde y dadle forma antes de retirar el film de la parte superior. Y ya podréis meterla en el horno hasta que los bordes se vean tentadoramente dorados. Sacadla y dejadla templar por ahí también.

Llegó el momento feliz de embadurnar esa base doradita con el lemon curd.

¡Y ya casi estamos! Solo falta apañar nuestro celestial merengue sabor limón. Para ese digno cometido, necesitaremos:

  • la clara que ha sobrado
  • el zumo de aquella lima (o medio limón)
  • una hoja de gelatina neutra
  • edulcorante al gusto

 

 

Empezad por poner la gelatina a hidratar en agua fría y el zumo de lima/limón a calentar. Cuando este rompa a hervir, sacadlo del fuego y disolved en él la gelatina hidratada y el edulcorante.

Dejadlo templar por ahí mientras batís esa clara a punto de nieve bien firme. Que desafíe la ley de la gravedad y no se caiga cuando pongáis el bol boca abajo. Solo faltará añadir el zumo de limón ya templado a la clara montada y acabar de batir.

¡Y merengue listo! Colocadlo alegremente por encima del lemon curd y a la nevera con todo ello.

En apenas una hora, la tarta ya estará tremenda y pidiendo a gritos ser catada, pero al día siguiente será un bocado sencillamente celestial. Y ya puestos a esperar finales felices…

 

tarta de limon con lemon curd paleo sin azucar sin lacteos keto low carb

 

que sea bien lejos de esa potencial muerte por enfermedad cardiometabólica debida a un consumo insuficiente de frutos secos.

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *