Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Menú semanal low carb ovolacteovegetariano

25 junio, 2018

Menú semanal low carb ovolacteovegetariano

0 Comments

Como sé que uno de los «más difícil todavía» es compaginar el low carb con dietas exentas de carne y/o pescado, hoy os traigo un ejemplo de menú semanal low carb vegetariano (vedlo aquí) con el claro objetivo de animar a los ovolacteovegetarianos a no decaer en su empeño de control insulínico (y de paso sermonearles un poquiño) 😊

[Igual que ocurría con sus antecesores (el menú semanal low carb y el paleo low carb) y su digno sucesor (el menú semanal contra el cáncer), esta es una propuesta general que no contempla requerimientos específicos, cantidades o proporciones. Si queréis que os diseñe y calibre un menú personalizado según vuestras circunstancias o necesidades, con recomendaciones, recetas y listas de la compra, podéis encargármelo aquí.]

 

 

Cree el ladrón…

He asumido que, de lunes a viernes, la mayoría de vosotros no dispondrá de un par de horas para dedicarse tranquilamente a preparar el desayuno, así que mis propuestas son rapidillas de apañar. Asimismo, también me he tomado la libertad de considerar que los sábados y domingos os levantáis con ganas de echar un ratillo en la cocina para llevar a la mesa desayunos dignos de un brunch de lujo, almuerzos de celebración y cenas de postín. Si sois de los que aprovecháis los fines de semana para hacer cosas no sé si «mejores» pero sí distintas a andar trasteando en la cocina, perdonad la asunción (¡es que lo mío es pasión!)

También he dejado los caprichitos pseudo-dulces para el domingo (que por tradición es cuando me permito una copichuela de vino y algún que otro antojillo «bastante low carb»), ¡pero cada casa (y cada low-carbista) es un mundo! Adaptadlo a vuestros gustos y/o apetencias. Mi propósito es únicamente daros algunas ideas y animaros en vuestra propia epopeya, así que no hay que seguir nada a rajatabla, solo usarlo a modo de inspiración cuando la musa flaquea.

 

Y unos consejiños

Y ya que os tengo aquí reuniditos, quisiera aprovechar para recomendaros suplementar vuestra dieta con vitamina B12 (que no sea la tristemente común cianocobalamina, que es tóxica para las mitocondrias, aseguraos de que es metilcobalamina) y suplicaros que no baséis vuestra ingesta proteica en la soja (u otras legumbres). Yo misma uso harina de soja ocasionalmente, pero su contenido en antinutrientes la aleja mucho del «adalid de la salud» que nos quieren vender… ¡El veneno está en la dosis!

Y ya que son el alimento más nutritivo que consumís, por favor, aseguraos de que los huevos que compráis sean de gallinas felices que hayan comido bichejos y paseado al sol. El perfil de ácidos grasos y el contenido en micronutrientes de los huevos de gallinas tristes alimentadas con pienso barato sencillamente juegan en otra liga (rotundamente inferior).

En cuanto a la leche, la situación es similar: no es ni mucho menos el «perfecto alimento completo» de los eslóganes. La leche que compramos en tetrabrik (que es de vaca encerrada que come pienso en lugar de hierba) viene repleta de hormonas y antibióticos (que nos hacen un flaco favor). Y lo mismo atañe a los lácteos industriales (los tranchetes y el yogur de fresa light sencillamente no caben en una dieta saludable).

No os diré que no toméis leche nunca más (en especial si no os planteáis la inclusión en vuestra dieta de carne y pescado), pero sí que seáis conscientes de que no es un alimento saludable, sino un «regalico que os hacéis». Claro que, si tenéis la suerte de disponer de leche recién ordeñada de cabras de pasto, no saldrá de mi boca objeción alguna.

 

 

Más difícil, pero no imposible

La dieta low carb ovolacteovegetariana es el «más difícil todavía» porque los lácteos tienen una gran habilidad para elevar los niveles de insulina, lo que dificulta enormemente que concluya en las ventajas de otras dietas low carb. Además, las proteínas lácteas a menudo causan permeabilidad intestinal (en especial las de leche de vaca), por el mismo mecanismo enzimático que la provoca el gluten. Así que depender en gran medida de ellas para suplir vuestros requerimientos proteicos os ubica en un peldaño más alto de dificultad.

Pero más difícil no significa imposible. Hinchaos a huevos en todas sus formas y colores y optad por quesos y yogures bien grasos de oveja y/o cabra (idealmente de leche cruda y/o ecológica) siempre que os sea posible.

Ánimo, ¡que vale la pena!

 

A los luchadores contra enfermedades autoinmunes

Respeto mucho vuestra elección (sé que está basada en convicciones nobles y que a menudo requiere un ejercicio constante de renuncia consciente).

Eso sí, por favor, si sufrís una autoinmune o sois insulinorresistentes, plantearos sustituir parte de los lácteos por pequeñas cantidades de carne y pescado. A mí también me encantaría no tener que matar animales ni plantas para subsistir, pero no será una dieta ovolacteovegetariana la que optimizará vuestra salud.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.