Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

«No-pasta» con «casi-pesto» (y una pista puesta a posta)

8 diciembre, 2017

«No-pasta» con «casi-pesto» (y una pista puesta a posta)

0 Comments

Si algún día consigo publicar un libro de recetas, lo llamaré «Oda al Calabacín»¹. Y es que no sé qué sería de mi nimia existencia desde el día feliz en el que me pasé al low carb, si no fuera por esta maravilla de hortaliza. Se merece una ovación bien efusiva y que le dediquen libros y festividades diversas.

 

pasta de calabacin

 

Así que si pertenecéis al selecto grupo de «paleo-low-carbistas» recientes que anda buscando sustitutos de la pasta, esta es vuestra receta.

Sí quisiera camuflar en ella una pequeña pista que os ayude en vuestro camino hacia la «no-pasta» paleo low carb perfecta. Y es que aunque vendan espaguetis de calabacín precortados, opino que saben a rayos. Los pobres tienen buenas intenciones, pero el tiempo no perdona… ni siquiera a los espaguetis de calabacín.

 

 

Y hacer tallarines fresquitos es tan ridículamente fácil, que creo sinceramente que vale la pena que (si no lo habéis hecho ya), releguéis los espaguetis precortados y echéis mano de un alegre pelador de patatas. En apenas 2 minutos tendréis vuestro calabacín reluciente y recientito listo para ser pasado por el micro (en apenas 1 o 2 minutos más estará a puntito para ser salseado alegremente).

 

 

Yo hoy he optado por un «casi-pesto» ultra sencillo (no es realmente pesto porque no lleva parmesano, que hoy no me tocaban lácteos – ved aquí por qué los raciono) que hago chafando en el mortero unas cuantas hojas de albahaca fresca, unos piñones, un pelín de ajo, aceite y sal.

 

pasta de calabacin

 

Y os aseguro que no echo de menos la pasta tradicional ni «miajita». Quizás es amor de cocinera hambrienta, ¡pero diría incluso que queda más bonita esta!

¡Probadla y me decís! No dejéis que un calabacín enganchoso cortado hace varias lunas os aleje del feliz camino hacia la perfecta «no-pasta», sea con «casi-pesto»… o con una pista puesta a posta 😁

 

pasta de calabacin

 

(1). Nota desde el futuro: Curiosamente, la vida me dio el tiempo para reunir algunas de mis recetas en un libro cuando me diagnosticaron cáncer. Y aunque la batalla por el oro estuvo reñida, al final ganó la coliflor 😊 Si consigo hacer una segunda parte, a poder ser gracias a una lotería y no a otro feo diagnóstico, ¡cumpliré la promesa!  



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.