Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Calamares a la mallorquina (por imaginar… que no quede)

20 julio, 2020

Calamares a la mallorquina (por imaginar… que no quede)

0 Comentarios

«El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo» (Gustavo Adolfo Bécquer)

 

calamares rellenos de sobrasada paleo keto

 

Imagina la estampa:

Amaneces en un lunes a media mañana, pero te sientes feliz porque tienes todas las vacaciones por delante. Has dormido como un bebé en una encantadora casita isleña con unas vistas de postal al mar mallorquín. Después de tomarte un delicioso café oteando el horizonte desde la terraza, bajas a la playa dando un paseo vigorizador y te evades del mundo sumergiéndote en aguas cristalinas.

 

Aunque nadie lo diría, son baratísimamente (des)congelados

 

Te tumbas sobre la toalla para que el sol seque ese bañador que le sienta como un guante al tipazo de escándalo que te has currao’. Te sientes completamente en paz con el universo… hasta que tu nariz detecta un aroma embriagador.

Alguien está cocinando unos suculentos calamares con sobrasada mallorquina… para ti 😁

 

Aquí la caperuza ya liberada de pieles y rellenos naturales pero poco apetitosos diversos

 

Lo dicho, por imaginar… que no quede.

Puede que las vacaciones de ensueño en la pintoresca casita mallorquina con vistas al mar y el tipazo de escándalo se hagan de rogar, pero los calamares con sobrasada sí son alegremente invocables a voluntad.

 

Y el pico (que sí recomiendo encarecidamente retirar, si es que también utilizáis calamares congelados enteros o vuestro pescadero no os tiene especial estima)

 

Y además son muy fáciles de hacer y están absolutamente tremendos.

Si no os ha afectado demasiado la crisis y vuestro pescadero os tiene cariño, seguro que os podréis ahorrar el proceso de limpiar los calamares. Si no, sabed que los congelados enteros quedan de lujo y que dejarlos niquelados es súper distraído.

 

 

Solo hay que descongelarlos en la nevera de un día para otro, separar la caperuza, sacar la piel y vaciarla de rellenos poco apetitosos diversos, retirar el pico de entre las patitas y lavarlo todo bien.

 

 

Si os decidís a probar esta delicia de inspiración mallorquina, calculad que necesitáis, para dos comensales bien avenidos (o uno de buen yantar):

  • 6-8 calamares medianos limpitos
  • una cebollica picada
  • un par de cucharadas de sobrasada
  • chorrillo de aceite, sal y pimienta

 

 

Empezad por poner la cebollita a pochar en el chorrillo de aceite y seguid por picar las patitas de los calamares, que los añadiremos al relleno. Cuando la cebolla empiece a transparentar, añadid las patitas picaditas. Veréis que en apenas segundos se cocinan.

Cuando la cocina huela a delicioso calamar encebollado, apagad el fuego, añadid la sobrasada, salpimentad y mezcladlo todo bien.

 

Los calamares rellenos pre-horno (con el chivato a cachos)

 

Dejadlo templar un poco o el proceso de rellenado será arduo y caluroso.

Y ya podréis coger las caperuzas y embucharlas con el relleno. Con manga pastelera se hace en un plis y más elegancia, aunque la cucharita de toda la vida también ejerce la labor a la perfección. Asegurad las caperuzas embuchadas con un palillo y colocadlas en una fuente para horno.

 

Los calamares ya cocidos (con el chivato firme y suculento)

 

Yo suelo guardar un calamar a modo de chivato. Lo corto en tiras y lo utilizo para saber si ya están cocidos los demás sin desmontarlos.

Igualmente, se hacen muy rápido. Dependerá del tamaño del cefalópodo en cuestión, pero apenas tardarán entre 10 y 15 minutos a 180º. El olor, junto con la firmeza y suculencia del chivato, os guiarán.

 

calamares rellenos de sobrasada paleo keto

 

Otra ventaja de esta receta es que no necesita salsa ni aderezo adicional alguno. La sobrasada se derrite, inundando los calamares en un bello y aromático aceite de color rojo anaranjado. Tremendos.

Y es que puestos a imaginarse de vacaciones en Mallorca, mejor que sea con la barriga llena… y con un acceso ilimitado a enormes ensaimadas que no engordan 😁

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *