Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y keto coach apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Baci in gondola (merengues besucones venecianos)

22 abril, 2021

Baci in gondola (merengues besucones venecianos)

0 Comments

Si también os traumatiza que no os hayan besado nunca al son del ‘O Sole Mio en un romántico paseo en góndola por los canales de Venecia, ¡estáis de suerte!

Que estos besitos de merengue venecianos con chocolate siempre están ahí cuando los necesitas 😅

 

 

Son súper fáciles, quedan brutales y encima os ahorran el chasco veneciano, que no está el horno confinado pa’ más traumas innecesarios.

 

El gondolero besucón

 

Si os apuntáis al plan merenguero besucón, contad que (para unos 10-12 besicos), apenas necesitáis:

  • 2 claras de huevo (mejor que sean viejunas y lleven un rato a temperatura ambiente),
  • un chorrillo de zumo de limón,
  • edulcorante al gusto y
  • una puntita de harina de konjac opcional (hace las veces del almidón de maíz en el merengue tradicional y le aporta algo de cuerpo, pero su ausencia no es motivo de inquietud en absoluto).

 

 

Empezad por encender el horno a unos 90 o 100º (queremos que el merengue se seque despacito). Mezclad los ingredientes alegremente (sin la harina de konjac quedará un pelín más etéreo pero besucón igual) y batidlos con energía.

Queremos un merengue bien firme, que desafíe la ley de la gravedad y no se caiga cuando pongamos el bol boca abajo.

 

 

Una vez listo, colocadlo en una manga pastelera (o no, que con una cuchara y cierta maña se pueden lograr unos semi-besitos la mar de cucos igual) y colocad semiesferas de merengue sobre una placa de horno cubierta con papel sulfurizado.

Y al horno con ellos. Podéis aprovechar para poner la lavadora o incluso reorganizar los armarios, porque sí que tardan un ratillo. Dependerá de cuán sequitos os gusten y de cuán húmeda estuviera la clara, pero calculad al menos una hora u hora y media.

 

 

Una vez decidáis que están suficientemente secos para ser besados, apagad el horno y entreabrid la puerta sin sacarlos mientras aprovecháis para derretir un poquiño de chocolate bien negro con mantequilla, al baño maría o en tandas cortas en el microondas. Para esta cantidad, apenas un par de oncitas de chocolate y una cucharadita de mantequilla bastarán.

Sacad los semi-besitos del horno y unid dos semi-besitos pintando con el chocolate derretido la base de uno de ellos.

 

 

Espolvoreadlos con un pelín de cacao puro en polvo a modo de lluvia desde un colador para mayor gloria besucona.

¡Y ya están! Besitos típicos venecianos listos para ser felizmente chuperreteados (y trauma del “no-beso en góndola” superado) 😂

 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.