Tu destino no está en las estrellas…

¡está en tus manos!

Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Roedorcitos de mazapán (a prueba de Sres. Scrooge)

23 diciembre, 2017

Roedorcitos de mazapán (a prueba de Sres. Scrooge)

0 Comentarios

Juro que nadie en su sano juicio probará estas delicias del “low-carbismo” y dedicará siquiera un segundo de su vida a sentir nostalgia por los “mazacote-mazapanes” navideños.

 

Ratoncito de mazapán de calabacín relleno de arándano escoltando al cerdito de «no-pan» de Cádiz y las marquesitas low carb

 

Ni el mismísimo Sr. Scrooge, el famoso “amargador de navidades”de la novela de Charles Dickens, podría resistirse a mostrar un amago de sonrisa al verlos, ni un murmullo de placer al probarlos.

 

 

Y es que si miráis más allá de mis limitadas habilidades escultóricas, sabed que en cuanto a textura y sabor, son de matrícula de honor. O más.

Y son ridículamente fáciles, sólo requieren un pelín de paciencia y cariño (si elegís los erizos, que los ratoncitos ni eso).

 

 

Yo he hecho por un lado ratoncitos de casi-mazapán de calabacín con jengibre y limón rellenos de arándanos y, por otro, ericitos de calabaza con canela rellenos de frambuesa, por aquello de la diversidad, pero si vuestras ganas de «roedorcitear» son limitadas, podéis elegir uno de los mazapanes y ratoncitear/ericitearlo alegremente.

Imaginaos sacando un platillo de roedorcitos de sabroso y jugoso mazapán de calabaza y/o calabacín alegremente rellenos de arándanos y/o frambuesas en la sobremesa navideña… El triunfo, os lo digo yo.

 

Si os decidís a comprobarlo, sabed que para una bandejilla generosa necesitáis:

  • 100g de calabaza y 100 de calabacín, si también abogáis por la sana diversidad, cocidos y triturados
  • dos huevos (y otro para pintar), uno para cada mazapán
  • 200g de almendra molida (¡más o menos! dependerá de lo húmeda que os quede la calabaza y/o el calabacín)
  • una cucharadita de canela molida (idealmente, que sea de la verdadera que no daña el hígado), para la calabaza
  • una cucharadita de jengibre molido y la ralladura de un limón, para el calabacín
  • edulcorante al gusto* (yo le pongo una cucharadita de xylitol a cada casi-mazapán)
  • pizquilla de sal
  • piñoncitos para las púas de los ericitos
  • almendras para las orejillas de los ratoncitos
  • arándanos y/o frambuesas

 

 

(*) Si tenéis dudas sobre la conveniencia del uso de edulcorantes en una dieta anti-inflamatoria, ved Edulcorantes: El Dilema, ¡y decidid!

Haced el casi-mazapán de calabaza mezclándola con una pizquilla de sal, la canela, el edulcorante, el huevo y la almendra molida. Debe quedar una masa manejable pero no demasiado mazacote (os dificultará la vida durante la manipulación, pero lo agradeceréis cuando los comáis). Añadidle almendra hasta que sea más o menos manipulable.

 

 

Y haced el casi-mazapán de calabacín exactamente igual: mezcándolo con la almendra, el edulcorante, el jengibre, el huevo, la pizquilla de sal y la ralladura de limón. Y también añadid almendra hasta que sea manejable (pero no un mazacote, que no queremos una piedra de almendra).

 

 

Lista la masa, coged una frutilla y cubridla felizmente con ella, dándole la formilla de gota sobre una bandeja con papel de horno. Pintad los casi-roedorcitos con yema de huevo para que se doren bellamente durante el horneado y colocadles las púas y/u orejillas.

 

 

Y  al horno con ellos. En 15 o 20 minutitos a lo sumo (dependerá del tamaño que les hayáis dado) estarán doraditos por fuera y cociditos y jugositos por dentro. Idealmente, dejadlos enfriar sobre una rejilla para que la humedad tenga por donde huir y no los ablande.

 

mazapan sin azucar keto low carb paleo

 

Aconsejo guardarlos bajo llave (o idealmente no probarlos) hasta que lleguen a la mesa… Quedan con una textura parecida al mazapán pero más jugosa y sorprende tanto el sabor como la frescura que aporta la inesperada frutilla.

 

Ex-ericito de casi-mazapán de calabaza relleno de frambuesa

 

Sabed que ejercerían a la perfección la labor de guardia pretoriana del excelso cerdito de casi-pan de Cádiz en una alegre bandeja navideña.

Están tre-men-dos, infinitamente más sabrosos que los mazapanes tradicionales… sabed que he tenido que echar mano de toda mi fuerza de voluntad para no acometer una escabechina de roedores.

 

Ex-ratoncito de casi-mazapán de calabacín relleno de arándano


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.