Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

«No-tagliatelle» ai funghi (es que ni un paseo en góndola)

30 julio, 2020

«No-tagliatelle» ai funghi (es que ni un paseo en góndola)

0 Comentarios

¡Aleluya! Por fin, después de más años de los que quiero admitir, hoy me siento liberada de mi obsesivo «mono» de italiano.

Ni el risotto, ni la pizza, ni los spaghetti, ni los ravioli, ni la focaccia, ni siquiera el obsceno tiramisú. Es que ni un paseo en góndola saboreando un Prosecco al son del «O Sole Mio» me tentaría.

 

El tarro de boletus felizmente deshidratados y las setitas elegidas en cuestión en remojo

 

Ya no los ansío en absoluto. Al menos, en su versión original abarrotada de trigo, azúcar e «italianidad» 😁

He aquí otro apaño más que capaz de aniquilar el «mono» de italiano más testarudo. Y resulta tan sabroso y fácil de hacer, que ni siquiera necesita ese toque mágico del parmesano (si tampoco es el día feliz en el que os permitís un garbeo por el mundo de los lácteos).

 

El sofrito de cebolla y los boletus ya remojadicos

 

Para este hermoso platico anti-«mono», solo he recurrido a unos poquititos tallarines de konjac (o el rizoma del no-ser), que he enjuagado y escurrido alegremente, antes de mezclarlos con la aromática salsa de boletus felizmente baratos gracias a su «deshidratez».

Apenas he utilizado una cebollica y un diente de ajo picados, un chorrillo de vino blanco, un puñado de setas deshidratadas (que he puesto en remojo un buen rato antes) y un toquecillo final de perejil picado.

 

La salsita a puntito de caramelo

 

Y resulta tan sencillo como poner la cebollica y el ajo a sofreír en un chorrillo de aceite de oliva hasta que empiece a dorarse. Luego hay que añadir las setas, darles un garbeíllo alegre y verter el vino blanco y/o el agua en la que se han hidratado las setas. En apenas unos minutos de chup-chup, la salsa estará alegremente lista para ser salpimentada y abarrotada de «no-tallarines».

Si os gusta espesita, un poquito de harina de almendra hace milagros y no afecta apenas al sabor.

 

tagliatelle ai funghi porcini keto sin gluten paleo low carb
Es que ni «miajita» de «mono» me queda ya

 

El último toque de perejil picado ayuda a obviar el hecho de que no lleva queso. Aunque si resulta que sí es el día feliz… un poquitito le queda absolutamente soberbio, mal que me pese.

Y obsesivo «mono» de italiano finiquitado. Es que ni un paseo a caballo por un viñedo toscano lamiendo un gelato de stracciatella con el barítono más encantador del universo me tentaría… ¡soy libre por fin! 😅

 

tagliatelle ai funghi porcini keto sin gluten paleo low carb



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *