Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Mousse de fresa (la espuma de cerveza del gnomo fresio)

29 julio, 2020

Mousse de fresa (la espuma de cerveza del gnomo fresio)

0 Comentarios

¿Cómo podría yo describir la extrema ligereza casi mágica de esta mousse? Es que «soplo de aire fresco sabor fresa» y «dulce brisa de verano comestible» no le hacen justicia…

 

mousse de fresas paleo keto sin azucar sin lacteos

 

Vale, creo que ya lo sé. Ahí va, para que os hagáis una idea de su magna suavidad:

Saborear esta mousse sería como chuperretear la espuma de la cerveza que los golosos «gnomos fresios» (también conocidos como «gnomos del fresal») hacen con las fresas que recolectan en primavera¹.

 

Las fresas «pre-mermeladización»

 

Hala, ahí queda eso.

Es que, de veras, comerla es como lamer una nube espumosa sabor fresa. Y es tan fácil de hacer que la podría hacer un gnomo (fresio o fúngico, da igual) con los ojos cerrados (y acceso a una batidora y una gallina generosa, eso sí).

 

Las fresas ya pelín «mermeladizadas»

 

Si queréis probar esta bocanada de aire sabor fresa, solo necesitáis (para un par de copas alegres):

  • una clara de huevo (podéis aprovechar la yema para una deliciosa salsa holandesa en dos minutos),
  • un puñado de fresas,
  • un toquecito de edulcorante,
  • un chorrillo de zumo de limón y
  • una lámina de gelatina.

 

El viejo truco de la lámina de gelatina

 

Y solo hay que poner las fresas a cachitos en una cacerolita con el chorrillo de zumo de limón y llevarlas a ebullición (mismamente como si hicierais una mermelada low carb).

Mientras, poned a hidratar la gelatina en un vaso de agua fría e id sacando el huevo de la nevera para que no esté tan frío.

 

Claras montadas desafiando a la gravedad y ganando)

 

Cuando las fresas empiecen a deshacerse (no necesitamos una mermelada, con que sea un coulis ligero nos vale), en apenas unos minutitos, apagad el fuego, añadid el edulcorante, trituradlo todo, disolved la hoja de gelatina y dejad templar el jarabe por ahí.

No queremos añadirlo a la clara montada hasta que esté templado (frío del todo no, que cuajará la gelatina antes de tiempo y se nos complica el plan).

 

 

Y ya podéis montar la clara a punto de nieve. Debe quedar bien firme, de manera que si le dais la vuelta al cuenco esta desafíe la ley de la gravedad y no se caiga.

Y ya podréis añadir el jarabe templado (yo me guardaría un poquito para decorar la copa por encima, que queda más cuco y colorido) y seguir batiendo hasta que se mezcle bien. Probad a ver si necesita algo más de dulce, ¡que la clara y el limón engañan!

 

 

Y ya lo podréis colocar en las copas y meterlo en la nevera. En apenas un par de horas, la gelatina habrá hecho su magia y la espuma estará firme, pero increíblemente ligera y suave.

Lo dicho… como chuperretear la espuma de una cerveza de gnomo fresio 😁

 

mousse de fresas paleo keto sin azucar sin lacteos

 

(1) He aquí la ventaja de no tener editor, que una puede publicar todas las locuras que se le ocurren  😇



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *