Blog de nutrición y recetas bajas en carbohidratos

PORQUE LOS GENES NO SON UNA CONDENA VITALICIA

Nutricionista, psicóloga y química en proceso (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y EX-gorda-depresiva-polimedicada)

Calabacines rellenos (impúdicos y afrodisíacos)

4 enero, 2019

Calabacines rellenos (impúdicos y afrodisíacos)

0 Comentarios

En esta ocasión, la insinuante pinta de la receta no ha sido fruto de un subconsciente frustrado (como sospecho que sí fue el caso de las galletas “pingüinos freudianos”), no. Es que no es físicamente posible presentar dos bellos calabacines rellenos (en especial si son amarillos y redondos) sin que arranquen una media sonrisa.

 

 

Así que el apodo “afrodisíaco” no se debe a que estén rellenos de ostras, no, sino a que creo firmemente que su mera disposición tiene el poder de despertar (subconscientemente o no) la libido más amodorrada.

 

 

La ventaja añadida, tanto si son redondos, amarillos, verdes o blancos, es que comparten un exiguo sabor, así que pueden rellenarse de lo que fuere que tengáis en la nevera. Maridan de maravilla tanto con restos de carne, como de pescado, como de tortilla, como de verduras diversas. Sospecho que incluso con chocolate quedarían estupendamente*.

 

 

(*) Auto-nota para el futuro: Lograr una deliciosa tarta paleo de calabacín y chocolate.

Eso sí, mejor que el relleno que elijáis esté ya cocinado, que si no el calabacín se desmenuzará antes de que se cueza su contenido y se nos fastidia el plan.

 

 

¡Y son facilísimos! Solo hay que decapitarlos, cocerlos un cuarto de hora en el horno a 180ºC, vaciarlos, salpimentarlos, rellenarlos y darles un cuarto de hora de horno más. Hoy los he rellenado con pollo, unos champiñones salteados con ajos tiernos y la propia carne del calabacín.

 

 

Y han quedado buenísimos, además de ciertamente insinuantes. Eso sí, los he presentado en platos individuales, que poner los dos en una misma bandeja iba a ser demasiado obvio 😀

 



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *