Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Galette «mamoncette» (de sobrasada y calabacín)

23 abril, 2020

Galette «mamoncette» (de sobrasada y calabacín)

3 Comentarios

Puede que hoy por hoy no sea aconsejable ir por ahí besando a la francesa… pero nadie nos priva de chuparnos los dedos a la francesa. Y es que nunca en la historia habíamos tenido las manos tan impolutas 😁

 

galette paleo keto calabacin sobrasada sin gluten sin harinas

 

Llegó el momento estelar de la galette «mamoncette»¹, una delicia afrancesada adictiva, sabrosa y saciante, cuyo deleite requerirá tanto paciencia, como manos limpias y con cierta habilidad.

Pero, con la mano en el corazón (y confieso que profusamente «rechupeteada»), opino que la espera y las manualidades valen la pena.

 

 

La masa queda crujiente y el relleno jugoso. Y sabe a sobrasada. Igualico que los dedos 😁

Aunque obviamente acepta mil rellenos. El único truqui es que no suelten mucha agua (y que ya estén más o menos cocinados, que la masa se hace en un plis) o le quitarán «crujientez» a la base (y según lo «mojadicos» que sean, la desmenuzarán).

 

La masa pre-bola-envuelta

 

La masa vale tanto para base de quiches (que no siempre tenemos semillas de lino molidas para apañar la masa quebrada low carb o el tesoro del «no-panadero») y conviene tener un plan B), como para tartaletas dulces (con un pelín de ralladura de limón, canela y/o edulcorante extra).

 

La bola bien envueltita y fresquita

 

Y solo requiere ser tratada con mimo, ternura y paciencia (y siempre a través de un papel film y/o sulfurizado), igualico que en los cucuruchos de nata y trufa «puesto vacante para musa» o en la empanada de atún para keto-paleo-picnic o «el encuentro».

 

La bola sobre el papel de horno y bajo el film que la envolvía

 

Por si alguien se decide a ver si es capaz de no chuparse los dedos después de probarla, la lista de ingredientes de la masa (para el mismo molde-cacerolilla de mi adorada Linzer Torte de fresa o «de esta salgo rodando, pero despacito», que mide 18cm de diámetro) se limita a:

 

El rodillo «rodilleando» la bola protegida por el film

 

  • un huevo
  • 50g de mantequilla blandita
  • 5-6 cucharadas de harina de almendra (según el tamaño del huevo)
  • 1-2 cucharadas de harina de coco (ídem)
  • una cucharadita de jengibre en polvo (opcional pero muy rico… y nunca sobra el chute de fitoquímicos)
  • sal y pimienta

 

El círculo de masa bien fresquito (con el papel de horno debajo y el film encima)

 

Y para el relleno, han bastado medio calabacín a rodajas (que he pasado unos minutos por el micro para pre-cocerlo y luego he secado un pelín con papel absorbente para quitarle el exceso de humedad) y unos pegotitos de sobrasada (apenas unos 50g han sobrado para aromatizar alegremente la tarta).

 

Las rodajas de calabacín precocidas en pleno «pelín-secado»

 

Y el proceso empieza por mezclar alegremente los ingredientes de la masa, hacerlos una bola con la ayuda de un poco de papel film y dejarla un rato en la nevera para que asiente la mantequilla y se deje manipular. Que quede bien densa.

El único secreto es mantenerla siempre fría (si se desmenuza, pues se recompone y se mete en la nevera un pelín más).

 

 

Una vez firme, solo hay que (medio)liberarla del film, colocarla sobre un papel de horno y aplanarla con el rodillo manteniendo el film encima. Si el rodillo toca la masa directamente, se pega a él y la desmenuza, ¡pero a través del film es súper fácil!

Y aquí conviene dejarla en la nevera unos minutitos más antes de aventurarnos a colocarla en el molde.

 

 

Una vez fresquita de nuevo, solo queda ponerla sobre el molde (dejando el papel de horno debajo, entre la masa y él) y darle forma con los dedos para que se adapte a él, dejando los bordes que luego doblaremos sobre el relleno.

Y aquí recomiendo de nuevo dejarla unos minutejos más en la nevera antes de quitarle el film (a menos que tengáis las manos heladas, se pegará).

 

 

Y una vez firme de nuevo, ya se le puede retirar el film, rellenarla alegremente y doblar los bordes para que caigan sobre el relleno. Si veis que se os resisten, dejadla de nuevo unos minutos en la nevera y se dejará manipular.

Esta es la gracia de las galettes francesas, que son «medio tartas cubiertas, medio quiches» o tartas medio abiertas en el centro, vamos.

 

galette paleo keto calabacin sobrasada sin gluten sin harinas

 

Podéis coronarlas con unas semillas de sésamo o no y al horno con ella, hasta que se dore la masa. A mí me ha tardado apenas 15 minutos a 180ºC.

La he dejado reposar unos 5 o 10 minutos, la he liberado del papel de horno, me he lavado las manos y la he atacado sin piedad. Y confieso que yo he acabado supra-saciada… y tanto el plato, como mis dedos, más que relucientes 😁

 

galette paleo keto calabacin sobrasada sin gluten sin harinas

 

(1) Bautizada así en honor y gracias a mi dulce Amélie, que me regaló una sonora carcajada cuando llamó «pastel mamoncete» al «A falta de cabracho, pastel (de abadejo) mamarracho». Gracias 🥰



3 pensamientos sobre “Galette «mamoncette» (de sobrasada y calabacín)”

  • Jajajja… Me parto contigo siempre, porque nunca disfruté tanto de leer una receta como cuando describes la graciosa y salerosa manera de desprenderte de los restos en los dedos al elaborar tan cariñosamente el platillo relatado. 🤣😂😂
    Creo firmemente que deberíamos escribir al gobierno para que nos de un día de plazo para cambiar la residencia de confinamiento… Seguro que se te agota el sitio porque infinidad de personas (en las cuales me incluyo) nos trasladaríamos a tu humilde morada 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *