Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Rollitos de foie para Marie («Félix-terapia» anti-miedos)

17 marzo, 2020

Rollitos de foie para Marie («Félix-terapia» anti-miedos)

0 Comentarios

Dicen que «la mejor manera de vencer al miedo es enfrentarse a él». Ya.

Supongo que quien se sacó de la manga la frasecita anterior nunca tuvo que «enfrentarse» sin ayuda a un «enorme» y escurridizo reptil¹ con actitud amenazante. Y es que vivir en el monte tiene su encanto, hasta que levantas una piedra y (en plena alarma nacional de reclusión domiciliaria²) descubres que convives con una serpiente.

 

 

Llevo relativamente bien mi cohabitación (más o menos) pacífica (idealmente, de lejos) con jabalíes, ratones, cucarachas, arañas y escolopendras que parecen sacadas del periodo carbonífero e incluso sapos y ratas mutantes «tamaño ternero», pero no había previsto tener que recluirme en casa (un mínimo de) 15 días… sabiéndome acechada por una víbora.

 

 

Yo aún no me he repuesto del sobresalto y sospecho que ella también se llevó un susto de aúpa, pero ya que Marie Curie decía que nada en la vida debe ser temido, sino solo comprendido (así que debemos comprender más para temer menos), he elegido «comprender» y ahorrarme «enfrentar». Confío en que mientras yo me dedico a «comprender», mi ovovivíparo³ y poco bienvenido huésped elija «desaparecer»4 😁

 

 

La «Félix-terapia anti-miedo»

En vista de que la situación actual no parece recomendar un apresurado abandono de domicilio, me he prescrito una terapia anti-miedo y pro-convivencia inter-especies. Consiste, por un lado, en distraer la mente del pánico con unos exquisitos rollitos de calabacín con pollo, alcachofas y foie.

 

 

Y por otro, en mitigar el miedo «comprendiendo» a mi inusitada huésped, a quien he bautizado «cariñosamente» como Marie (aunque desde aquí le imploro que me permita dejarlo en un «cariño» A DISTANCIA PERPETUA y que no nos «encontremos» nunca más). Porfa 😳

Dicho esto, no se me ocurre herramienta mejor para disminuir mi profunda ignorancia reptiliana que los imperdibles cuadernos de campo del enorme Félix Rodríguez de la Fuente, ahora que precisamente se cumplen 40 años que nos dejó.

Gracias, Félix, ¡para ti va! 😘

 

rollitos de foie Felix Rodriguez de la Fuente serpiente de calabacín

 

Si queréis participar en la parte 1 de mi terapia, sabed que (para un par de alegres platos de rollitos o para una serpiente mucho menos terrorífica que Marie) apenas necesitáis:

  • un par de calabacines
  • media pechuga de pollo ya cocinada (o cualquier resto que tengáis por ahí)
  • un par de alcachofas
  • un poquito de foie (o no, pero dada mi histeria post-encuentro con Marie, yo me lo he regalado), apenas unos 40g bastarán para aromatizar el relleno una barbaridad

Empezamos por preparar el exquisito relleno triturando el pollo, el foie y las alcachofas (limpias y cocidas – yo las lavo y las cuezo enteras en el microondas, en apenas 6 u 8 minutos a máxima potencia están listas para ser deshojadas alegremente). Probadlo (veréis qué delicia) y salpimentad al gusto.

 

rollitos de foie Felix Rodriguez de la Fuente serpiente de calabacín

 

Toca echar mano de los calabacines. Guardad la puntita para ejercer de carita de Marie (o no) y cortadlos en láminas finas (yo uso la mandolina con especial cuidado de no rebanarme el dedo por enésima vez).

Pasad las láminas de calabacín por la plancha con un poquito de mantequilla hasta que se doren (quedan tan melosas y cremosas, que ni siquiera necesitan salsa adicional). Salpimentadlas (que pelín soso el calabacín sí es), colocad un poquito de relleno en el centro y enrollad alegremente.

¡Y ya está! Tomad los rollitos calientes, idealmente, con el trasero bien alejado del hábitat natural de reptiles venenosos diversos 😁

 

rollitos de foie Felix Rodriguez de la Fuente serpiente de calabacín

 

(1). La verdad es que sí estoy prácticamente segura de que Marie era una víbora, pero también admito que nadie en su sano juicio la calificaría como «enorme». Apenas tenía tamaño de «lombriz grande». Por el cuaderno del gran Félix, yo diría que lo que vi fue una víbora europea o áspid (sí, una amiguita de la que ayudó a suicidarse a Cleopatra). 

(2). La epidemia de coronavirus ha obligado a decretar la alarma nacional y la reclusión domiciliaria en España.

 

rollitos de foie Felix Rodriguez de la Fuente serpiente de calabacín

 

(3). Qué curioso, no sabía que las víboras dan a luz a crías vivas. Parece que incuban sus huevos internamente hasta que eclosionan y las viboritas son «paridas». Solo espero que tanto la posible madre como las potenciales hermanitas de Marie vivan muy lejos que, aunque los rollitos están tremendos, el éxito de la presente terapia ha sido bastante «relativo» 🙄

(4). De hecho, dada su habilidad para expulsar ofidios y aprovechando que hoy es su día, estoy planteándome muy seriamente suplicarle a Saint Patrick que se eche un garbeo por aquí y que acompañe amablemente a Marie y a sus potenciales parientes a un nuevo hogar, bien lejos a poder ser. Así, desde el cariño del… «conocimiento» 😁



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *