Nutricionista, psicóloga y cocinillas apasionada (además de feliz superviviente de cáncer, insulinorresistente con síndrome de ovario poliquístico y ex-gorda-depresiva-polimedicada)

Gelatina de fresa (Si te hizo feliz, no cuenta como error)

7 mayo, 2020

Gelatina de fresa (Si te hizo feliz, no cuenta como error)

0 Comentarios

Si es que hay errores… y hay «no-errores». Y este no solo me hizo muy feliz, sino que sus consecuencias fueron la mar de tolerables, así que definitivamente «no cuenta» 😊

El susodicho fue caer en la tentación de comprar una irresistible terrinica de fresitas de lozanía ya discutible sabiendo que se iban a poner pochas mucho antes de que mi asignación diaria de fruta me permitiera sumergirme en el placer de comérmelas.

 

gelatina de fresas paleo keto

 

Así que (después de las obligadas catas de rigor) me propuse hacer la vista gorda al susodicho «no-error» y gelificarlas para alargar un poquito más el tiempo de disfrute.

Tampoco guardéis la gelatina una semana, que los edulcorantes (o la ausencia de ellos) no cuentan con las habilidades conservadoras del azúcar, pero un par de días en la nevera aguantará sin problema.

 

 

Y debo decir que la gelatina queda mucho mejor que las frutitas (des)congeladas per se, tal como confesé en el soberbio magret de pato con fresas (y efusiva oda al congelador).

Además, acepta cualquier fruta susceptible de triturarse. Y es facilísima de hacer.

Solo necesitáis las frutiñas pre-pochas, un poco de zumo de limón, edulcorante al gusto (o no) y unas hojas de gelatina (alegremente sustituible por agar agar para los vegetarianos y veganos).

 

 

Las cantidades, como seguro supondréis, dependerán de cuán intensa esperéis degustar la gelatina y de cuánta frutiña queráis gelificar.

Para mi terrinica de fresitas, ha bastado el zumo de medio limón, apenas un par de cucharadas de agua para suavizar un poquito el sabor, media cucharadita de xylitol (puestos a hacer la vista gorda, he decidido que hoy me daba el gustazo, que Mary Poppins solo hay Una) y dos láminas de gelatina.

 

 

Y me he limitado a poner a hidratar las hojas de gelatina en agua fría, triturar las fresitas con el agua y el zumo de limón y llevar la proto-mermelada (o casi, ved aquí la mermelada «calma-ansias» de fresas o no) a ebullición.

Una vez ha hervido, la he retirado del fuego, he disuelto en ella las láminas de gelatina hidratadas y he vertido la mezcla en su nuevo hogar.

 

gelatina de fresas paleo keto

 

Y después de dejarla enfriar y apenas un par de horas de nevera, aquellas frutiñas poco lozanas se habían convertido en una dulce y untuosa gelatina sabor fresa.

Y la verdad es que me ha hecho muy feliz, así que definitivamente mi compra frutal compulsiva ya no cuenta como error  😊

 

gelatina de fresas paleo keto



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *